Cuarenta eucaliptos dan vida al Paseo de la Memoria

Sumó ocho nuevos árboles a su Paseo en honor a egresados de los Colegios Secundarios que desaparecieron durante la última dictadura. Así renovó su compromiso por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

La Universidad Nacional de Cuyo sumó ocho nuevos árboles a su Paseo en honor a egresados de los Colegios Secundarios que desaparecieron durante la última dictadura. Así renovó su compromiso por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

El acto de conmemoración de la UNCuyo por la Memoria la Verdad y la Justicia se realizó en el corazón del Campus Universitario donde el año pasado se inauguró un Paseo para perpetuar la memoria de 32 profesores, estudiantes y trabajadores desaparecidos. En esta ocasión renovó su compromiso con la colocación de nuevos eucaliptos en homenaje a 8 egresados de los colegios universitarios desaparecidos durante la dictadura.

Los árboles recuerdan a Jorge Daniel Collado (Liceo Agrícola), Walter Hernán Domínguez Assof, Lidia Beatriz De Marinis, María del Carmen Marín (Escuela Martín Zapata), Sara Palacio (Colegio Universitario Central), Laura Noemí Terrera, Virginia Adela Suárez y María Stella Zanocco (Escuela del Magisterio).

También se descubrió una placa en alusión a los 40 años del Golpe de Estado cívico-militar en la que figuran los nombres de los egresados secundarios y al final una frase de Adolfo Pérez Esquivel: "La memoria nos ayuda a iluminar el presente y a generar el futuro en la vida de los pueblos y en nuestras propias vidas".

Durante el homenaje el rector Daniel Pizzi resaltó que históricamente la Universidad ha estado preocupada por recordar y no olvidar, y que el tema se ha traducido en varias producciones culturales como el Paseo de la Memoria, la construcción de murales en la Biblioteca Central y en el Bloque de Aulas Comunes y Tecnológicas (BACT), como también varias publicaciones de la Editorial Universitaria (Ediunc), audiovisuales y documentales, en los que intervinieron investigadores de la UNCUYO.

Asimismo resaltó que la especie de árbol elegido significa "bien protegido y contenido", al tiempo que explicó que "la búsqueda de verdad y la justicia viene con trabajo, esfuerzo, diálogo y con la aceptación de pluralidad y diversidad que se manifiesta en la comunidad. Son tiempos de negociación, diálogo y participación para que juntos podamos encontrar caminos que permitan contribuir a una patria mejor".

Por su parte Gustavo Zanocco, hermano de la estudiante desaparecida María Stella Zanocco, valoró la institucionalización de este tipo de actos que permiten mantener viva la memoria y que sirven de ejemplo "a los jóvenes que tienen que aprender y entender lo que sucedió en nuestra historia para no repetir los errores de aquella época". Rescató además que "con estos árboles se está plantando vida, una continuidad de esas vidas que fueron cegadas. Son símbolo de nuestro compromiso para seguir con la lucha de nuestros hermanos desaparecidos".

Las voces del Coro del Martín Zapata cerraron el acto con un repertorio musical. Participaron autoridades de la UNCUYO, del Gobierno provincial y de organismos de Derechos Humanos de Mendoza.

Fuente: Prensa UNCuyo.

Fuente:

Más Leídas