Mendoza Mendoza
domingo 20 de marzo de 2016

Crece el mal estado de la red de semáforos de la provincia

Equipos que no funcionan, falta de ondas verdes y problemas ante cada tormenta son los principales inconvenientes que se deben resolver pronto

El estado de la red semafórica en Mendoza es evidentemente malo, con numerosos equipos que no funcionan, sin ondas verdes y con problemas serios cada vez que una tormenta azota a la provincia. Tanto es así que el mismo gobernador Alfredo Cornejo expresó su malestar luego de llegar tarde al aeropuerto para la inauguración del nuevo helicóptero el pasado 11 de marzo, asegurando que la demora se debía al "catastrófico estado" en el que la gestión de Pérez dejó los semáforos.

La provincia en su totalidad cuenta con 1.100 semáforos, de los cuales 900 están ubicados dentro del Gran Mendoza. Uno de los mayores inconvenientes es que en los últimos años, la instalación de los equipos no tuvo un ordenamiento, por lo que casi 350 equipos tienen controladores mecánicos con 35 años de antigüedad, otros 750 tienen controladores electrónicos, y todavía quedan algunos con lámparas halógenas que no fueron reconvertidos con tecnología LED.

Carlos Matilla, director de Transporte de la Provincia, informó: "Entre 2009 y 2011 se le giró dinero a los municipios exclusivamente para semáforos. Cada departamento los utilizó según su conveniencia, es decir, algunos se dedicaron a reconvertir todo a LED y otros optaron por colocar equipos nuevos, como la Capital, que instaló más de 100".

Eso generó una mezcla de controladores mecánicos y electrónicos, de lámparas halógenas o de LED y también un rejunte de marcas que, según Matilla, complica a la hora de realizar el mantenimiento.

El aspecto a destacar es que el 80% de los semáforos del Gran Mendoza ya cuenta con la tecnología LED, que consume un 80% menos de energía y tiene una vida útil mayor a 60.000 horas continuas encendidas. Además, tienen mejor visibilidad, mayor seguridad, alto contraste con el ambiente que lo rodea y un mínimo mantenimiento.

El problema de las tormentas

Otro de los factores que impacta y afecta el normal funcionamiento de los semáforos son las lluvias, tan repetidas durante este verano en Mendoza. Las más violentas causaron serios inconvenientes en los equipos, sobre todo en aquellos que tienen controladores mecánicos.

"Cuando llueve quedan fuera de servicio, les entra agua, hacen corto y no funcionan", aseguró Matilla.

Aquellos que tienen controladores electrónicos también pueden quedar fuera de servicio pero no porque se rompan, sino porque tienen protecciones automáticas que evitan que el equipo se arruine. "Ahí solo hace falta ir a levantar una palanca para que vuelva a funcionar".

Trabajo mancomunado

A mediados de la semana, Matilla se reunió con todos los secretarios de Obras Públicas de los municipios del Gran Mendoza, con el objetivo de establecer una serie de trabajos para realizar en conjunto

La primera medida que se tomó fue establecer un cronograma de trabajo para cada departamento, que comenzó el jueves en Las Heras, siguió el viernes y ayer en Guaymallén, mañana continúa en Luján de Cuyo, el martes será en Maipú y el miércoles será el turno de Godoy Cruz. Para la Ciudad se destinó una cuadrilla aparte dada la gran cantidad de semáforos que existen.

Además, se acordó que en la última semana del mes realizarán otro relevamiento para ver qué resultados hubo con esa forma de trabajo.

"Nos enfocamos principalmente en los semáforos que están fuera de servicio pero, también queremos establecer con las comunas unas 10 esquinas principales en caso de tormenta para que tengan prioridad", informó Matilla.

El tercer tema es que en algunos semáforos hubo robos, choques o vandalismo, y lo que se priorizó en ese caso es la realización de obras civiles que los vuelvan a poner en funcionamiento. Los trabajos comenzaron con pintura, verticalización de columnas, cambio de lámparas, o de placas quemadas, que no requieren una gran inversión.

"Lo que más puede costar es el controlador, que está en el orden de los $24 mil, a lo que se le agrega la instalación y aumenta a $35 mil. No es la idea hoy colocar semáforos nuevos, lo que no quiere decir que no pensemos en el tema", explicó el director.

Desde ahora, la recomendación para las comunas es que si adquieren nuevos equipos sean con tecnología LED y controlador electrónico.

Onda verde

Agilizar el tránsito. Además de las calles o los semáforos rotos, uno de los inconvenientes que más irrita a los automovilistas es la falta de ondas verdes, teniendo en cuenta que hay zonas donde no se puede hacer dos cuadras sin frenar.

En esta Capital hay 140 equipos que están centralizados con el centro de control de tránsito ubicado en la Terminal, y que todos ellos tienen cámara de censado, video en tiempo real, comunicación por tendido de fibra óptica y GPS.

Pero ahora no está funcionando, ya que ahí hubo vandalismo, robaron tendido de fibra óptica y, además, algunos semáforos están chocados o con diversos daños. Además, al hacer la reconversión, muchos semáforos quedaron dentro de la onda verde con equipos nuevos pero otros no.

La idea de la Dirección de Transporte es hacer un relevamiento por cada lugar para ver cuál es la situación, pero por el momento están abocados a las reparaciones que es el tema más urgente.

Una vez que el centro de control de tránsito funcione óptimamente, podrán ver por las cámaras cuáles son los equipos que están fallando y donde es necesario intervenir.

Transporte dice que entiende el reclamo de los usuarios sobre la falta de onda verde, y que es un trabajo prioritario para el mediano plazo. El objetivo es conectar San Martín Sur, Arístides Villanueva hasta Boulogne Sur Mer, y Emilio Civit, Paso de Los Andes y el Corredor del Oeste completos.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas