Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 12 de octubre de 2016

Cornejo podrá proponer a su primer juez en la Corte y la polémica gira sobre si será una mujer la elegida

Tras aceptar la renuncia del supremo Herman Salvini tras 32 años en el cargo, el mandatario y los radicales podrán volver a poner un juez en el máximo tribunal luego de 14 años.

El juez más antiguo de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Herman Salvini, no pensaba ni por asomo dejar el máximo tribunal al que había llegado poco después del regreso de la democracia, en 1984.

Prueba de ello es que nunca inició el trámite jubilatorio, a pesar de sus 83 años. Además, a una periodista de Diario UNO le comentó sin rodeos hace poco tiempo: "De la Corte me sacan con los pies para adelante".

Pero la salud le jugó una inesperada y muy mala pasada durante la feria judicial de julio. Dos cuadros severos de hemorragias digestivas lo tuvieron 20 días en terapia intensiva, al borde de la muerte.

Salvini vivió para contarlo, pero no le han quedado fuerzas para seguir en el tribunal. Por eso, este fin de semana le envió su renuncia al gobernador Alfredo Cornejo y éste la aceptó, tras firmar el decreto Nº1.350. Herman Salvini, deja así la Corte luego de 32 años en el cargo.

Sin embargo, la dimisión del supremo más anciano no se efectivizará de inmediato porque aún debe iniciar el trámite jubilatorio que jamás había empezado, a diferencia de algunos de sus pares, que ya lo tienen hecho y sólo basta la renuncia para activar el cobro.

Aseguraron altas fuentes tribunalicias que un funcionario local del Poder Ejecutivo partió a Buenos Aires con todos los papeles del juez Salvini para que la jubilación salga en tiempo récord.

Cuando esto se concrete, el cargo quedará formalmente vacante y recién allí, el Poder Ejecutivo podrá iniciar el proceso de sucesión del magistrado.

Chance histórica para la UCR
La Unión Cívica Radical tendrá la oportunidad de volver a colocar a un juez en la Suprema Corte de Justicia luego de 14 años.

A los ministros de la Corte los propone el gobernador de turno, con acuerdo del Senado, en el que habitualmente el mandatario en funciones tiene mayoría. Por lo tanto, para los partidos es crucial estar gobernando cuando se produce una vacante.

La última vez que la UCR pudo hacerlo fue en el gobierno de Julio Cobos, en 2004. En esa ocasión, el elegido por Cleto fue Alejandro Pérez Hualde, quien pasó el Senado con los votos radicales.

Desde entonces, tres jueces ingresaron en la Suprema Corte y a todos los puso el peronismo, que gobernó entre 2008 y 2015: Mario Adaro, Omar Palermo y Julio Gómez.

En esa seguidilla, el PJ logró ganar una silla más en el máximo tribunal, quedando en minoría en la Suprema Corte por cuatro jueces a tres.

Es la mejor equiparación de fuerzas para el PJ desde el regreso de la democracia, ya que en la década del '80 la Corte mendocina tenía seis jueces afines y colocados por el radicalismo y apenas uno del peronismo.

Esta cuenta no pasa desapercibida en los círculos políticos. Es una cuenta de poder, sobre todo en la Corte, donde la renovación demora años.

Por eso, el gobernador Alfredo Cornejo y la Unión Cívica Radical se enfrentan a una oportunidad histórica.

El recambio del juez Salvini es el primero de una renovación a fondo que el mandatario podría poner en práctica en los tres años de gestión que le quedan para asegurar, con miembros más jóvenes, la mayoría radical en la Corte.

La terna de sucesores
Por ahora, sólo está disponible la silla de Hérman Salvini, para la cual el gobernador Cornejo ya tiene tres candidatos en su escritorio.

Se trata del doctor en Derecho Constitucional Gustavo Castiñeira de Dios, quien fue subsecretario de Justicia del gobierno de Julio Cobos, director de la carrera de Derecho de la Universidad del Aconcagua hasta el año pasado y actualmente es auditor de Seguridad de la UNCuyo.

La opción femenina, en un momento crítico en el que hay una fuerte demanda de la presencia de una mujer en la Suprema Corte, es la jueza penal de Garantías, Alejandra Mauricio, de larga trayectoria en la Justicia, quien también se desempeñó como jueza de Instrucción y defensora oficial de Pobres y Ausentes.

El candidato restante es el juez camarista José Valerio, hoy magistrado a cargo de dictar sentencia en juicios orales y públicos, pero histórico miembro de la UCR, de la que fue diputado provincial.
Estos tres candidatos corren hoy la carrera para suceder a Salvini.

¿Hombre o mujer? La polémica que viene
La única mujer que tuvo la Suprema Corte de Justicia de Mendoza fue contemporánea y renunció al máximo tribunal local en 2010 tras haber llegado a este a fines de los '80. Fue Aída Kemelmajer de Carlucci, eterna candidata a la Corte nacional y considerada la mayor especialista en Derecho Civil y de Familia en todo el país. Desde que se fue Kemelmajer no hubo otra mujer en la Corte. La vicegobernadora Laura Montero ya reclamó hace meses la equiparación de la presencia femenina con la masculina. Esa idea no es sólo de ella, sino que cuaja fuerte en la Legislatura. La vuelta de una mujer será uno de los ejes del debate que viene.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas