Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 15 de junio de 2017

Conflicto del Atuel: Mendoza enfatizó en el uso eficiente y racional del agua

Para diferenciarse de La Pampa, el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo destacó las obras e inversiones hechas en el sistema de riego mendocino.

Con fuerte énfasis en el uso racional del agua, la eficiencia en los sistemas de riego y los cambios climáticos instalados, Mendoza sentó su postura en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el marco de la audiencia de conciliación por el conflicto con La Pampa en torno del río Atuel.

El gobernador Alfredo Cornejo encabezó la comitiva de Mendoza en Buenos Aires y fue acompañado por la vicegobernadora, Laura Montero; el ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia, Dalmiro Garay; el asesor de Gobierno, César Mosso Giannini,y el fiscal de Estado, Fernando Simón.

El mandatario fue el principal expositor, mientras que el fiscal Simón y el abogado constitucionalista Alberto Bianchi fueron los que completaron la nómina de oradores por Mendoza. Entre los amigos del Tribunal -amicus curiae- estuvieron el superintendente de Irrigación, Sergio Marinelli, miembros de la Universidad de Mendoza y la Federación Agraria Argentina, filial General Alvear.

Tras la audiencia, Cornejo fue puntual a la hora del explicar los argumentos que desarrollaron en la sala. "Nosotros hemos defendido con mucho orgullo el sistema de riego que tenemos los mendocinos y resaltamos que hemos logrado mejorar y ser más eficientes a lo largo de las últimas décadas con el uso del agua. Además, se han invertido 120 millones de dólares que han aportado los regantes y que han salido del presupuesto provincial a través del pago de los impuestos de todos los mendocinos. También estamos haciendo campañas para mejorar el uso de riego y que no se haga más por surcos", sostuvo el mandatario.

En cuanto al tono conciliatorio de la audiencia, Cornejo dijo: "Mendoza está siempre abierta a los acuerdos. La Pampa ha construido un mito acerca de un río robado que perjudica al noroeste de La Pampa, pero ellos no han hecho nada para que ese sector de su provincia no sea árido. Podrían haber reconducido el Río Colorado o haber hecho un dique para el agua que sí llega del Atuel de forma esporádica, embalsarla y luego distribuirla. No es razonable pedirle al desierto que entregue agua".

Excepción de cosa juzgada
Esta fue otra de las estrategias que puso en juego ayer la Provincia, entendiendo que el reclamo de La Pampa no es más que una insistencia de lo indicado ya por la Corte en 1987 sobre las obligaciones que debían sumir las partes. "El criterio de Mendoza y de mi gobierno es que este es un tema que ya está resuelto desde el año 1987, cuando la Corte habilitó a Mendoza a regar 75.000 hectáreas y el agua se ha ido agotando al igual que el caudal del río Atuel, además hay un cambio climático feroz que ha afectado en estos últimos 40 años a la montaña y los glaciares. A pesar de esto, Mendoza nunca se retiró de la mesa, dejando a funcionarios pampeanos frente a una silla vacía", explicó Cornejo.

La audiencia se completó con la exposición de La Pampa, que se mantuvo en la postura de reclamo e hizo referencia al Atuel como el "río robado", tal cual se expresó su gobernador Carlos Verna. Los funcionarios de la Nación hicieron un mínimo aporte y los "amicus curie" neutrales, representados por la Universidad de Buenos Aires, quienes esbozaron un análisis económico de las posibles alternativas de solución.

Por su parte, la Corte interrogó en detalle a las provincias sobre la eficiencia de cada una y las interpretaciones del fallo ya existente. Ahora el máximo tribunal podrá llamar a otra audiencia de conciliación en busca de acuerdos o abrir una causa a prueba con la intervención de peritos. Para cualquier decisión, la Corte no tiene plazos.

Audiencia positiva para Mendoza
Varios de los integrantes de la comitiva que ayer estuvieron en Buenos Aires manifestaron que se fueron con buenas sensaciones y que la audiencia los dejó bien parados.

"Creemos que fue positiva para Mendoza. Nos fuimos con esa impresión", explicó el fiscal de Estado, Fernando Simón.

"La provincia no tiene alternativas de riego más allá del río Atuel. La Pampa sí tiene otras posibilidades, pero se centra en continuar con este reclamo", agregó Simón, quien fue contundente: "Dar aguas del Atuel implicaría un daño importante para Mendoza".

"Mendoza realiza un uso eficiente y equitativo del agua de acuerdo a todo lo que establece el derecho internacional, 98% de población, 80% de la cuenca, 100% de aporte hídrico y 43% de eficientización del uso", finalizó el fiscal.

El recurso de las lluvias. El promedio anual de precipitaciones en Mendoza es de 200 milímetros, mientras que en La Pampa es el doble, de 400 milímetros. Esto representa una ventaja importante que es utilizada por La Pampa.

100% de la superficie de Mendoza es irrigada y cultivada. La totalidad de la extensión de nuestra provincia necesita ser asistida para el riego, por lo que se hacen indispensables los ríos.

0,85% del suelo de La Pampa es irrigado, lo que marca que es muy pequeña la porción que necesita de este medio. El resto se alimenta de las precipitaciones en la zona.

Fuente:

Más Leídas