Mendoza - Mendoza Mendoza
viernes 25 de noviembre de 2016

Confirmaron que la fiscal viajera estaba en Brasil cuando estiró su licencia médica y estalló de ira el Gobierno de Mendoza

En el Poder Ejecutivo esperan ávidos que aproveche que está en edad jubilatoria, complete el trámite de retiro y renuncie.

"La fiscal Anabel Orozco ya está en edad de pedir el beneficio jubilatorio, por lo que tiene dos opciones: tramita el retiro y renuncia o se atiene a una segura destitución, tarde o temprano, en el Jury de Enjuiciamiento".

Esas fueron las palabras de un alto funcionario del Gobierno de Mendoza que dejaba trascender el profundo malestar del Poder Ejecutivo con la magistrada que presentó un parte de enferma por 10 días, extendido por otros 10 por un agravamiento del cuadro para finalmente aparecer de vacaciones en las playas de Brasil.

Unos días de descanso en las paradisíacas costas de Florianópolis deben de tener propiedades curativas, aunque no figuran en ningún vademécum ni tampoco como prescripción terapéutica para combatir la lumbalgia.

Migraciones la complica
La impune manipulación de los certificados médicos y la desaparición repentina de las fotos del paseo en su muro de Facebook, que los medios y la Justicia alcanzaron a recolectar como prueba, fueron lo que endureció más la postura desde Casa de Gobierno.

Sobre todo después de comprobar se a través de la Dirección de Migraciones que la fiscal Anabel Orozco volvió a la Argentina desde Brasil el 20 de noviembre, cuando ya había presentado el segundo tramo de su licencia (por 10 días), que había vencido el día 18 con un nuevo certificado médico que señalaba que se la siempre pérfida lumbalgia se había agravado.

"Es un escándalo", bramaron en el Ejecutivo, recalcando que el segundo certificado médico de Orozco se confeccionó y firmó a 3.000 kilómetros de distancia.

"Me gustaría saber cómo se hizo esa segunda consulta con el médico en Mendoza", aseveró con fastidiada ironía el procurador general de la Corte y jefe de los fiscales, Alejandro Gullé.

La cuenta es sencilla e impactante: ¿cómo confiar en un magistrado de la Justicia si éste no tiene empacho alguno en acreditar un cuadro de salud falso para irse de vacaciones?

El procurador no ocultó su ofuscación por el caso y respondió contundente cuando le preguntaron si iba a interrogarla cuando ella regresara: "No tengo nada que hablar con la señora magistrada, hay un sumario administrativo que le hemos abierto y tendrá que dar las explicaciones del caso en esa pieza como impone la ley, como también en la causa penal que se inició contra ella en la fiscalía de Capital".

El médico, también investigado
Apenas estalló el escandalete, no tardó en abrirse una causa penal en la Fiscalía de Instrucción de Capital, a instancias del procurador Alejandro Gullé, contra la fiscal viajera.

Pero la investigación va por partida doble, porque la fiscal de Capital Mercedes Moya también abrió una causa contra el galeno que firmó los certificados con los que se pretendió ocultar el viaje.

Se trata del médico Jorge Leiva, cuyo sello y firma están en el certificado médico.

La tarea de la fiscal será ahora determinar que la rúbrica puesta allí sea efectivamente la del profesional de la salud y que él extendió el documento.

Es por eso que ya dictó el avoque (primer acto judicial de un expediente penal) contra la fiscal Anabel Orozco y el médico por los delitos de fraude a la Administración Pública y falsedad ideológica.

Oportunamente el médico será citado a indagatoria para que se le formalice la imputación y vendrán luego los peritajes de rigor, fundamentales para la fiscalía ya que antes de avanzar a un juicio oral y público contra Orozco necesitará que el Jury de Enjuiciamiento le quite los fueros y la suspenda en el cargo.

Por ahora seguirá trabajando
Como la fiscal tiene los fueros que todo magistrado, legislador y miembro del Poder Ejecutivo gozan por mandato de la Constitución, mientras no sean desactivados por el tribunal de destitución, la fiscal Orozco continuará al frente de su fiscalía correccional.

Ni siquiera el procurador Gullé tiene poder para suspenderla o desplazarla del cargo. Esa potestad la tiene sólo el Jury de Enjuiciamiento.

Por lo tanto, cuando se reincorpore el 29 de noviembre Orozco volverá a su puesto como si nada hubiese pasado, aunque ya no será lo mismo.

Unos días en las playas de Jurere
Aunque el informe de la Dirección de Migraciones da cuenta de que la fiscal Anabel Orozco regresó el 20 de noviembre a nuestro país, a la magistrada no se la vio por Mendoza o al menos estaba inubicable.

Diario UNO trató de contactarla, sin éxito alguno, para escuchar su versión.

Su domicilio en un barrio privado estaba cerrado y el automóvil tapado con una funda como si hiciera varios días que no hay nadie en la vivienda.

Incluso algunas versiones dan cuenta de que podría estar en la provincia de San Luis, donde tenía previsto pasar unos días antes de reincorporarse.

Previo a ello, Orozco permaneció durante su licencia médica un par de días en la ciudad de Buenos Aires y luego 10 días más en la isla brasileña de Florianópolis.

Aseguran que pasó esas jornadas en la casa de una amiga en la glamorosa playa de Jurere, donde las mansiones están prácticamente sobre la costa.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas