Mendoza Mendoza
miércoles 06 de julio de 2016

Con $64 millones buscan mejorar el rendimiento escolar

El programa Mendoza Educa destinará esos fondos nacionales a financiar proyectos educativos de todos los niveles. Las escuelas recibirán entre $30.000 y $150.000.

"El Mendoza Educa viene a tranquilizar la angustia que había generado saber que se terminaban algunos programas nacionales que eran fundamentales para apuntalar el rendimiento escolar.
Nosotros presentamos proyectos que ya implementamos y nos dieron muy buen resultado", dice, como respirando ante la novedad de un nuevo financiamiento, Paula Corazza, directora de la escuela secundaria Molinero Tejeda, de Las Heras.

Ella y la mayoría de los directivos de escuelas (de todos los niveles) de la provincia conocieron este programa la última semana de junio y tendrán hasta fines de este mes para presentar las propuestas que pretenden financiar con esos fondos.

Hasta el año pasado, a las escuelas mendocinas llegaban programas de financiamiento nacional, entre ellos, el Centro de Actividades Juveniles (CAJ) y el Programa de Mejora Institucional (PMI), que desaparecieron y ahora se unificaron en el Mendoza Educa. Para ello, se descentralizaron fondos y el Gobierno provincial recibió para este semestre $64 millones que repartirá en partidas de hasta $150.000 para proyectos de escuelas secundarias, $65.000 para las secundarias técnicas y CENS, y $30.000 para las primarias y Nivel Inicial.

Con ese dinero, los directivos podrán contratar talleristas y docentes de apoyo, y pagarles horas institucionales hasta el 65% del monto total que reciban, pagar servicios de asistencias técnicas –hasta el 25%–, comprar bienes materiales necesarios para implementar el proyecto, elementos de laboratorio o equipamiento de apoyo al aprendizaje –hasta el 40% del total–, y de considerarlo necesario, hasta podrían destinar el 25% para solventar el transporte y refrigerio para sus alumnos.
Para conseguir el dinero, esos proyectos deberán pasar una primera evaluación de los supervisores y luego contar con la aprobación de la dirección del nivel que corresponda.

"Lo que buscamos es que haya coherencia entre la problemática de cada escuela y los proyectos que plantea. Por ejemplo, hay una escuela que viene con el proyecto de huerta orgánica y no proponía articular con Lengua y Matemática, en donde tenía su mayor problema", cuenta Silvia Salina, supervisora de la Sección 3 de Guaymallén, que tiene 12 colegios a cargo.

Una vez aprobados los proyectos, cada establecimiento tendrá a disposición el total del monto que le corresponde, que variará según la matrícula con la que cuenta.

"Cada escuela sabe dónde le aprieta el zapato y los proyectos deben ir en ese sentido. La idea no es que acá haya una traba, sino que la escuela tenga la disponibilidad que necesita para resolver sus demandas y que sean ellas quienes nos digan a nosotros qué requieren y no que eso salga de atrás de un escritorio de la DGE", definió el director general de Escuelas, Jaime Correas, quien dio por descartado que este tipo de programas repercutirá en el rendimiento escolar de los alumnos mendocinos. "Llega para apuntalar ese rendimiento y contribuir con la propuesta pedagógica de cada colegio", remarcó.

A diferencia de los anteriores programas nacionales, para los que se enviaba el dinero y cada directivo decidía a qué destinarlo y rendía los gastos semestralmente, ahora una vez que se aprueben los proyectos, esa autoridad escolar deberá rendir mensualmente los gastos, para poder acceder a más financiamiento.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas