Mendoza - Judiciales Judiciales
jueves 06 de octubre de 2016

Compraron una gasesosa, tenía una tarjeta de teléfono en su interior y demandaron al Estado

El litigio civil comenzó en 2010. Las víctimas aseguran que Defensa al Consumidor perdió la botella y no pudieron demandar a la empresa.

En una curiosa resolución judicial de segunda instancia que se ventiló en los últimos días, el fuero civil rechazó una demanda que dos personas iniciaron contra el Gobierno provincial cuando compraron una gaseosa y se encontraron con una tarjeta en su interior.

La demanda se inició cuando la pareja –se reserva su identidad- compró una botella de Coca Cola de dos litros y medio, en febrero de 2010. Según relataron en la denuncia, el envase tenía en su interior una tarjeta telefónica de recarga de la empresa Claro.

Ante la insólita situación, iniciaron un reclamo en la Dirección de Fiscalización, Control y Defensa del Consumidor ubicada en el departamento de Rivadavia. Se inició un expediente que fijó una fecha para una audiencia de conciliación con la empresa embotelladora.

La reunión fracasó. No hubo acuerdo ya que la sociedad anónima aseguró que no era posible verificar si efectivamente había ocurrido el incidente. El 13 de enero del año siguiente, ante la solicitud de los fiscalizadores, la pareja depositó la botella para que sea remitida al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y verificar la veracidad de la denuncia.

Días después, la botella en cuestión se perdió y no pudieron continuar con la investigación en busca de una indemnización económica por parte de Coca Cola. Es por eso que ahora solicitaron $25 mil pesos de compensación por daño moral al Gobierno provincial, encargado de la Dirección de Defensa del Consumidor. "La pérdida de la botella les provoca zozobra y perturbación del sosiego espiritual", argumentaron.

Desde el Ejecutivo rechazaron la demanda por entender que no tienen responsabilidad civil en el hecho y, en todo caso, que no existe daño ya que son todos supuestos.

El Tercer Juzgado Civil de la Tercera Circunscripción Judicial fue el que resolvió el litigio en primera instancia. Si bien entendieron que estaba probado que Defensa al Consumidor había perdido la botella –una escribana había realizado un acta cuando la entregaron-, no quedó acreditado que esto generó un daño moral para las víctimas tales como angustias o perturbaciones. "Tampoco puedo merituar si existe o no relación causal entre el daño denunciado y el hecho de la pérdida de la botella", consideró la jueza Claudia Ambrosini.

Ante el rechazo de la demanda, la pareja insistió en la Segunda Cámara de Apelaciones en lo Civil asegurando que el daño moral consistía en que "la pérdida de la botella les provocaba zozobra y perturbación del sosiego espiritual" ya que no pudieron concretar el resarcimiento económico por parte de Coca Cola.

En esta ocasión, desde el Gobierno aseguraron que una demanda contra la multinacional de la gaseosa no habría prosperado ya que los consumidores nunca ingirieron el líquido, por lo que no había daño acreditado.

La respuesta de en segunda instancia fue similar: "De las constancias de la causa se advierte que no está probado que hayan sufrido menoscabo o deterioro espiritual en su faz espiritual. No se han aportado ni pruebas ni indicios que corroboren o avalen el estado de temor, angustia y zozobra invocado".

Fuente:

Más Leídas