Mendoza - Tunuyán Tunuyán
jueves 23 de junio de 2016

Como muchas cosas en Mendoza, se cae a pedazos la casona en la que habría estado San Martín

A pesar de ser declarada Patrimonio de Mendoza, nunca se concretó nada para su preservación o restauración.

Su fachada de adobe permanece erguida sólo porque las paredes están apuntaladas. Detrás, sólo hay vestigios del derrumbe de gran parte de la edificación, desdibujando un piso que supo ser de pinotea.

El techo de paja sólo cubre parte de una galería que hoy funciona como depósito de maquinarias. Si no fuera porque en el portón de hierro que da ingreso a la estancia aún se leen las palabras "Villanueva - El Totoral", nadie creería que esa casona derruida y a punto de caerse es parte del casco donde se forjó la ciudad de Tunuyán y por donde habría pasado el general José de San Martín al menos en dos oportunidades.

Una de ellas fue antes de dirigirse a entablar el parlamento con los Pehuenches en el Fuerte San Carlos, en setiembre de 1816, y para conseguir el paso libre hacia Chile por el Sur del Ejército de los Andes, en vísperas de la Campaña Libertadora.

Según la tradición oral, también el General habría dormido en una de sus habitaciones durante una estadía de tres días, pero hubo profesionales que hace 10 años lo cuestionaron, afirmando que la construcción que permaneció es posterior a esa época. Sí hay evidencias de que estuvo en la estancia porque allí residía Juan Francisco Delgado, su amigo y el esposo de María Álvarez, madrina de su hija Merceditas.

Estos son algunos de los hitos que fomentaron que la casa de los Villanueva fuera declarada patrimonio histórico de Tunuyán en 1989, de Interés Cultural para la Provincia en 1993 y que, hace un año , Diputados por ley la incluyera como Patrimonio de Mendoza. Sin embargo, la desidia ha llevado a que, de no tomarse medidas, se derrumbe toda.

"Ya está casi destruida y esto que se ve puede caerse en cualquier momento", señala Miguel Astorga (66), quien vive y trabaja con animales en la ex Estancia El Totoral y que tiene a su cargo las instalaciones de la vieja casona donde vivieron los progenitores de Elías Villanueva, tres veces gobernador de Mendoza y quien en 1880 donó parte de la propiedad para que se fundara allí el departamento.

Astorga es testigo desde hace 34 años de cómo empezó a destruirse, sobre todo después del terremoto de 1985 donde se agrietó.

El Totoral tuvo como último dueño al alemán Alberto Seher –ya fallecido– que habría hecho algunos ofrecimientos del establecimiento para que las autoridades locales pudieran usarlo. Según detalló el actual encargado del predio, el extranjero pidió a cambio de la casa y de 3 mil metros más que le hicieran un tinglado donde colocar sus herramientas y que, en una tratativa posterior sólo pidió a cambio un surgente. Pero las negociaciones no avanzaron y ninguna gestión se hizo cargo de esta edificación que está ya inscripta en la historia sanmartiniana.

"El 30 de enero de 1823, la pequeña caravana reinicia su marcha, al mediodía. Al pasar por la Estancia El Totoral, el General visita a su dueño y amigo don Juan Francisco Delgado, allí es recibido con la hospitalidad de siempre y degustan juntos un exquisito almuerzo", recreó el historiador Alberto Piatelli en su libro San Martín en el Valle de Uco, sobre el regreso de San Martín de la entrevista con Bolívar en Guayaquil por el Paso del Portillo.

"Acá sólo hemos visto un desfile de arquitectos, de técnicos, de gente que saca fotos pero la casa se sigue destruyendo", aseguró quien hoy la cuida, detallando los acercamientos que hubo de distintas autoridades que sólo fueron formalidades, aunque desencadenaron, también, que en el 2004 el Consejo Provincial de Patrimonio Cultura la estudiara y no diera el visto favorable para que se considerara de la época de la Gesta, pero sí reconoció como patrimonio de ese entonces a la Estancia.

"Independientemente de cuándo date la casa, el sitio de por sí tiene su importancia histórica. Y acá en Tunuyán no hay otro hito más que el Manzano Histórico", afirmó Daniel Ortiz, ex diputado radical y autor del proyecto de ley que se aprobó en mayo de 2015, declarando patrimonio cultural de la provincia (Ley 8.797) a esta casa, por ser testigo de la hazaña libertadora y el lugar donde se crea el departamento.

Luego, fue el hijo de este funcionario, el abogado Pablo Ortiz –hoy concejal por la UCR– quien en su condición de ciudadano de Tunuyán inició una acción de amparo contra el Gobierno. En ella los instó a que tomaran las medidas idóneas para detener el deterioro del inmueble, y su conservación y restauración. Según informó el mismo letrado, el proceso continuó gracias a la pericia de una arquitecta que aconsejó que se diera lugar a su pedido y por el que estaría en condiciones de pedir sentencia. Lo que ha suspendido ante la respuesta de la actual gestión de Patrimonio y Museos.

"La idea es poder avanzar en lo que han pedido. Pero armar algún proyecto cultural de acuerdo a su historia. Hemos puesto a disposición el apoyo técnico de nuestros profesionales. Después veremos la gestión de recursos que hagan falta y cómo podemos generarlos", aseguró su titular Marcelo Nardechia, adelantando obras para esta propiedad.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas