Mendoza - combustibles combustibles
viernes 13 de enero de 2017

Cómo la gente se defiende frente a los aumentos de la nafta

Algunos clientes destinan a la compra el mismo monto en pesos de siempre, aunque implique cargar menos litros. La súper ya tiene un valor de $19,06 en las estaciones YPF

Año nuevo, precios nuevos. El 2017 arrancó con un incremento en el precio de las naftas y el diésel (8%). Además, todo indica que los valores continuarán subiendo a la par del dólar y de la cotización del precio internacional del barril de petróleo. En este escenario, mientras en las estaciones de servicio aseguran que, como ocurre luego de cada incremento, hay menos ventas hasta que los clientes se acostumbran a los nuevos precios, los consumidores ya comenzaron a establecer distintas estrategias para defenderse antes las subas.

"La nafta me tiene que durar una semana, por lo menos, y no estoy dispuesta a dejar de usar el auto. Entonces recorro distintas estaciones de servicio en busca del precio más bajo, por mínima que sea la diferencia", dijo Gabriela mientras realizaba una carga de $400 en su Renault Clío en una estación de servicio de Las Heras.

Carlos Valauci, de vacaciones en Mendoza, mientras cargaba $500 en una estación de servicio YPF de Ciudad, le contó a Diario UNO que no está "para nada de acuerdo" con el aumento de precio de los combustibles.

"La clase media es la más golpeada con las medidas que está tomando este gobierno. ¿Qué voy a hacer? El auto no lo puedo dejar de usar", reflexionó.

Mientras cargaba combustible en una Fiat Strada que utiliza para trabajar, Emilio Marcuzzi dijo "no saber" cómo hace la gente hace para seguir cargando nafta.

"El combustible sigue aumentando, pero uno recorre la ciudad y ve circulando la misma cantidad de vehículos. Sí es cierto que en la ruta, a diferencia de lo que ocurre con los camiones, se nota un poco más la ausencia de vehículos particulares", relató.

Oscar Valverdi, otro usuario que carga habitualmente en la YPF del Área Fundacional, confesó que "mucho no puede hacer" para defenderse de los aumentos. "Trabajo con el vehículo, es una necesidad, no puedo dejar de cargar combustible más allá de los incrementos de precios".

¿El gas es una opción?
Algunos entendidos en el tema sostienen que con el ahorro que genera el uso del gas (entre el 50 y 60% en términos de consumo) comparado con un auto que funciona a nafta, recorriendo unos 20.000 kilómetros por mes, se recupera el costo de compra e instalación del equipo en poco más de un año.
Víctor Derlich, de ESI Gas, asegura que realizar la conversión es un buen negocio. Lo explica así: "En la actualidad el precio de un equipo de GNC ronda los $20.000 y si a eso le sumamos que se puede financiar hasta en 12 cuotas con tarjeta de crédito, podemos decir que prácticamente el equipo se paga solo".

Derlich destaca que otro factor importante a tener en cuenta al momento de tomar una decisión de pasarse al gas es que, según estima, el precio del GNC ya alcanzó su techo durante el año pasado, mientras el de los combustibles líquidos todavía se encuentra retrasado en relación con el valor del dólar, por lo que continuarán los aumentos. Hoy el metro cúbico de GNC ronda los $9,90 mientras un litro de nafta súper hoy cuesta $19,04.

Así, el empresario es optimista con relación al futuro ya que, según considera, el GNC es un producto que se utiliza mucho más en épocas de dificultades económicas y caída del consumo, como ocurre actualmente en la Argentina. "El GNC es un producto de las crisis. Con el GNC a $9 y el diésel a casi $20, y con posibilidades de seguir aumentando, la ecuación de qué conviene más es muy sencilla", asegura.

Fuente:

Más Leídas