Mendoza Mendoza
domingo 03 de abril de 2016

Colapso: la playa San Agustín acumula más de 19 mil vehículos

Hay motos, autos y camionetas que esperan a sus dueños. Es la consecuencia de que no se estén haciendo remates ni compactaciones para dejar espacios libres

Parece que siete hectáreas ya no son suficientes. La playa San Agustín, adonde van a parar los vehículos secuestrados del área metropolitana, está nuevamente colapsada y no se avizoran posibles soluciones a corto plazo. Actualmente hay 19.055 rodados que no están siendo ni compactados ni rematados, y se siguen acumulando.

Son tres tipos de vehículos los que allí esperan, a veces eternamente, a sus dueños.

Primero están los judicializados, es decir todos aquellos que son "requeridos" por la Justicia, sea por embargos o deudas tributarias o bien por haber participado en algún hecho como accidentes o delitos (robos, secuestros y/o asaltos).

Luego están los que entran por la Ley 6.082 de Tránsito, que representan al grueso de los vehículos

Y por último, los que retira la Secretaría de Transporte generalmente por no cumplir las verificaciones técnicas o documentaciones correspondientes.

En San Agustín hay 8.247 vehículos retenidos por ley, 10.788 judicializados y apenas 20 de Transporte, que generalmente solucionan rápidamente el problema.

El total arroja 19.055 rodados, una cifra que de todas formas es fluctuante porque diariamente entran en promedio entre 20 y 40 y salen otros tantos.

La playa ubicada en el piedemonte a pocos metros del Zoológico funciona desde 1972 y al día de hoy cuenta con autos y motos que esperan su remoción desde aquella época. Para tener un mejor ordenamiento se realizó una sectorización que dividió el espacio en 47 zonas.

"Los vehículos se acumulan porque las personas no los buscan. Por ejemplo, los autos que protagonizan accidentes importantes no los recuperás más, porque si lo tenés que sacar y poner en condiciones te sale más caro que el mismo valor del coche", explicó Oscar Hómola, director de Seguridad Vial.

Liberar espacios

La entrega del rodado es la mejor opción a la hora de liberar espacios, pero Hómola opina que hay casos en los que se debería anexar una prohibición de circulación para el vehículo.

Para devolverlos a sus dueños primero el personal debe chequear que la placa coincida y en el caso de los autos que el número de chasis y de motor sean los mismos.

La mayor parte de las entregas se da con las motos de baja cilindrada, que quedan retenidas por detalles fáciles de solucionar para el dueño, como la falta de un espejo o un foco.

"Es lo ideal porque no queda el Estado a cargo de la custodia. Retenerlo significa la guarda y la seguridad, que es donde aparece la mayor cantidad de problemas para el personal que trabaja ahí".

Otra buena forma de ganar lugar es a través de la compactación, pero hoy no es posible el proceso ya que la provincia no dispone de una máquina para tal fin.

Entre 2013 y 2014, la Nación prestó una con la que se convirtió a 2.500 autos en más de 1,5 millones de kilos de chatarra.

"Antes de comprar una compactadora prefiero un manipulador hidráulico, que se usa para mover las piezas y separarlas. Y cuando llegue la hora de compactar, alquilar o conseguir un préstamo. De todas formas, el ideal sería contar con ambas cosas, ya que estaríamos en ejecución de forma permanente y se aliviaría la situación".

Dentro de la declaración de la emergencia en seguridad el Ejecutivo pidió manipuladores hidráulicos, que Hómola espera ansioso.

El aspecto negativo que tiene la compactación es que requiere de un largo proceso que incluye la identificación de cada vehículo, la declaración de los mismos como bienes mostrencos (sin dueño conocido) para que el Estado pueda expropiarlos, para lo que hace falta que pasen mínimo 24 meses sin que haya ninguna ejecución de voluntad de parte del titular.

La tercera alternativa es el remate, que también conlleva un proceso burocrático de identificar a qué juzgado pertenece cada uno de los bienes, para que ese juez lo declare bien mostrenco y recién entonces proceder a la subasta pública.

"El último remate que se hizo es irrisorio, porque fueron 16 motos. Estamos en proceso de agilizar, primero auditando lo que hay porque no es fácil corroborar que estén los 19 mil vehículos y que no falte nada".

La última posibilidad es la de habilitar nuevas playas, teniendo en cuenta que la de San Agustín ya no puede ser ampliada porque está rodeada de barrios. Hómola asegura que sólo con los vehículos estacionados en las puertas de las comisarías se llenarían otras dos hectáreas.

Más para sacar de circulación

Mendoza tiene registrados más de 700 mil vehículos entre autos y motos. El número arroja que prácticamente cada familia cuenta con dos rodados.

"De esa cifra hay un gran porcentaje que ya es viejo y que indudablemente no pasaría las verificaciones técnicas. Por eso se están revisando los pliegos de la licitación para establecer y cumplir con lo que dice la ley de que hay que tener la verificación técnica obligatoria para poder circular", confió el director.

Aunque en el área metropolitana puede confirmarse que una parte del parque automotor no debería transitar, la situación es más elocuente en las zonas rurales.

Fuente:

Más Leídas