Mendoza - Rivadavia Rivadavia
viernes 02 de septiembre de 2016

Cierre del aeropuerto de Mendoza: ya está lista la nueva pista del aeroclub de San Martín

Con una inversión cercana a los $14 millones fue reasfaltada en su totalidad. Aún no se inicia el balizamiento.

Ya está. El aeroclub de San Martín tiene pista nueva y se encamina a ser base de los vuelos sanitarios y de la lucha antigranizo. A la empresa encargada del asfaltado sólo le queda dar algunos retoques, que apenas demandarán uno o dos días más, a lo sumo. Lo que aún no se ha iniciado es el balizamiento de la pista, que le corresponde a otra empresa y que debe estar homologada por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

La constructora Ceosa, que ganó la licitación y presupuestó $13.897.445 para el asfaltado de la pista, cumplió con el plazo fijado y culminó con los trabajos. Ahora está efectuando las últimas tareas complementarias frente a los hangares y algunas labores de demarcación.

"Lo hicimos en tiempo record", dijo uno de los ingenieros que supervisa la construcción.

La obra consistió en la remoción de la carpeta asfáltica original y la colocación de una nueva, de 5 centímetros de espesor, a lo largo de los 1.500 metros de la pista y que van desde la ruta 50 a la ruta 7.

El gobernador Alfredo Cornejo aprovechó el acto de asunción de Alejandro Gullé como procurador general para anunciar la finalización del asfaltado de la pista.

Pero todavía falta. Aún no se iniciaron los trabajos de balizamiento. En su momento el subsecretario de Obras Públicas, Daniel Chicahuala, explicó que "en cuanto a la iluminación nocturna o balizamiento, la ANAC es la encargada de gestionar su contratación ya que el trabajo sólo pueden realizarlo empresas homologadas. La inversión es de $1.900.000". Entonces el funcionario anunció que el asfaltado y la iluminación serían "obras que se realizarán en paralelo", pero eso no ocurrió así. Está asfaltada, pero sin luces.

"La empresa que debe hacer esa parte de la obra está demorada, pero no sabemos por qué", contaron ayer en el aeroclub de San Martín.

Si bien nadie lo confirmó oficialmente, es posible que para colocar el balizamiento, sea necesario que la maquinaria pesada que hizo el asfaltado, sea retirada del lugar para evitar daños en el futuro sistema de iluminación.

Por más rápido que se haga esta última etapa de la obra de adaptación del aeroclub, es difícil que esté completa el próximo miércoles 7, día en que está fijado el cierre del aeropuerto de El Plumerillo y también la inauguración de la pista en San Martín, según anunció ayer el propio Cornejo.

Más allá de que la pista sería operativa durante las horas del día, no puede serlo durante la noche sin iluminación que la demarque.

Y es clave que esté balizada ya que, esencialmente, el plan es que sea utilizada para los vuelos de la lucha antigranizo y los de emergencia sanitaria, que incluyen los de los operativos de ablación y trasplante de órganos.

Cuando se decidió el cierre de El Plumerillo para su refacción, la ANAC evaluó los 4 aeródromos que se presentaron como posibles: La Puntilla, El Challao, San Martín y Rivadavia. Se analizaron ventajas y contras de cada uno y finalmente se resolvió que el Aeroclub de San Martín era el más adecuado. A partir de ahí el Gobierno de Mendoza llamó a licitación para refaccionarlo.

Los trabajos se iniciaron el 9 de agosto y duraron menos de un mes
El 9 de agosto se inició la obra de asfaltado de la pista del Aeroclub San Martín. Con los detalles que quedan por realizar se cumplirá el plazo estipulado, que fue de 30 días.

Por ahora sólo podrá operar de día y ante determinadas condiciones climáticas, porque no contará con elementos necesarios para recibir vuelos nocturnos.

Aún así podría llegar a recibir unos 10 vuelos diarios de aviones de mediano porte, además de los privados o aquellos que pueden transportar hasta 20 pasajeros.

La pista del aeroclub permitirá el ahorro de tiempo en el traslado de órganos y en el sistema de lucha antigranizo, que reducirá su tiempo de vuelo en 45 minutos.

Más de 7 décadas de historia
El Aeroclub San Martín se fundó hace 71 años. Es el tercero más importante en el país y el primero si se cuentan la cantidad de planeadores propios. Además tiene algunas joyas en su flota. Una de las más preciadas es un Miles Magister, fabricado en Inglaterra en 1938 que perteneció a la Real Fuerza Aérea y era utilizado para instruir a los pilotos de combate. Todavía está pintado con los colores originales, por respeto a su historia. Con dos habitáculos en tándem y descubiertos, el diseño de la aeronave es imponente.

En aquellos años de guerra el aprendiz iba en el asiento de adelante, para sentir plenamente la sensación de estar dirigiendo el avión. Su instructor iba detrás, para cubrir cualquier error.

Una vez que el alumno alcanzaba la pericia necesaria se lo destinaba a los aviones.

El Miles Magister sanmartiniano llegó a la Argentina en 1946, a poco de finalizada la guerra, junto a otros 149 iguales, adquiridos a Gran Bretaña por el presidente Juan Domingo Perón. La idea era que esa flota cumpliera el mismo fin que tenía en Europa: instruir pilotos. Por eso se decidió que fueran distribuidos entre los distintos aeroclubes del país y que esos hombres, llegado el momento, fueran capaces de sumarse a la Fuerza Aérea nacional.

El único sobreviviente de estos aviones, que terminó siendo propiedad de uno de los socios del aeroclub, llegó a San Martín recién en 1962, después de haber cumplido otras misiones en diversos puntos del país.
Fuente:

Más Leídas