Mendoza - ciberacoso ciberacoso
miércoles 10 de agosto de 2016

Ciberacoso: sugieren que los padres hablen con sus hijos de forma directa

El especialista en temas de convivencia escolar Alejandro Castro Santander dijo que hay que hacer que los chicos tomen conciencia de que pueden llegar a caer en redes de pornografía.

Parece un juego inocente, pícaro, de moda. Se provocan, porque los adolescentes son así, rompen las reglas, desafían. Es la etapa de su vida en la que quieren transgredir. Se mandan una foto, prácticamente todos tienen acceso a un celular inteligente, en medio de un juego sexual en el que se muestran, en principio, en privado sus cuerpos o partes de ellos, desnudos. Ellas se fotografían los pechos y la cola. Ellos, el miembro.

Pero esa privacidad e intimidad es tan efímera como la vida de algunas mariposas. El receptor de la foto la envía a un amigo, ese tal vez a otro y quizás ese otro a una cuenta de Twitter dedicada específicamente a esparcir rumores y chusmerío sobre la vida de los adolescentes.

Son muchos los chicos que han caído o han sido víctimas en Mendoza de cuentas de la red social del pajarito con el nombre de "bardo" en distintas acepciones: @2016_mendobardo (la que más seguidores tiene), o @chacrascomenta, o @BardoMendo. Allí los adolescentes publican comentarios que reciben por mensajes directos. Es el acoso del aula llevado a las redes sociales, a lo público.

El especialista y director del Observatorio de la Convivencia Escolar de la Universidad Católica Argentina, Alejandro Castro Santander, fue tajante al explicar qué se debe hacer ante casos de ciberacoso o, si es específicamente de asuntos sexuales, el sexting. "Hay que sacar a los chicos de la ingenuidad", sostuvo. "El tema es que frente a una foto que ya fue publicada el daño queda hecho", afirmó.

Eliminar una foto de internet una vez que entró a la red es una tarea prácticamente imposible y esto es uno de los puntos sobre los que padres, adolescentes y educadores deben tomar conciencia. "Esta es una realidad que venimos diciendo desde mucho antes de que salieran las redes, hay cosas peores que las del colegio. Hay un caso de una chica que tenía fotos en Instagram y la terminaron violando y asesinando, siempre hay un perpetrador sexual que usa estas herramientas para encontrar a sus víctimas", comentó.

Castro Santander afirmó que, incluso, las fotos corren el riesgo de entrar en el circuito de la pornografía. "La gente desconoce que lo que vemos es la mínima parte de lo que es internet, está toda la dark web, que es más del 90%, pedofilia, prostitución, que puede estar más encriptado pero que está ahí. Internet puede ser muy bueno pero muy peligroso", explicó.

En Mendoza, los casos de acoso escolar están bajo la supervisión de la Dirección de Orientación y Apoyo Interdisciplinario a las trayectorias Escolares (Doaite). Sin embargo, ante la consulta de Diario UNO ningún profesional de esta dependencia estuvo disponible para esta nota.

El abogado especialista en delitos informáticos y asesor en ciberseguridad Daniel Monastersky dijo que si se trata de menores, no se puede hacer nada, porque son inimputables. "El sexting no está tipificado como delito en ningún lugar del mundo. Lo que se tiene que hacer en Twitter es denunciar la cuenta", recomendó.

Los padres, según Castro Santander, no pueden hacer más –ni menos– que estar presentes y mantener un buen diálogo con sus hijos y hablarles de forma clara. "Tienen que estar cerca y dando mensajes muy concretos. La escuela puede hablar de delitos informáticos. Es un tema muy serio", agregó.

El especialista dijo que es muy difícil controlar y entonces lo que queda es dialogar con los hijos desde que son chiquitos. "Los padres no tienen que ser policías, crear desconfianza, tienen que estar cercanos en el sentido del diálogo, charlar con él. Tiene que estar relacionado con la confianza; si el chico se da cuenta de que es para controlarlo, perdió. Hay que trabajar mucho con ellos para crear ciberciudadanos", agregó.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas