Mendoza Mendoza
jueves 12 de mayo de 2016

Cautela tras los estudios al oso Arturo

Fue analizado por más de 20 profesionales locales e internacionales. Ahora evalúan qué tratamientos conviene aplicarle

Según la página oficial del grupo no gubernamental que trabaja por el bienestar del oso polar Arturo y otros ejemplares del Zoo de Mendoza, el animal superó bien el procedimiento de diagnóstico y tratamiento que involucró a más de 20 profesionales.

Ahora se están evaluando los resultados de los estudios para encaran los posibles tratamientos.
Tras los signos de decaimiento y falta de apetito que venía manifestando el oso en los últimos días, se lo había sedado para realizarle estudios complementarios que posibiliten un diagnóstico.

Para ello se trasladó desde Buenos Aires el equipo de Temaiken, ya que debido a su experiencia y entrenamiento fueron considerados los más idóneos para realizar este tipo de procedimientos.
También se hicieron consultas al equipo veterinario del zoológico de Oregon (Estados Unidos), con el especialista en osos polares Donald Moore a la cabeza, profesionales mendocinos y de otras instituciones del exterior.

La Asociación Amigos de Arturo colaboró para el trabajo de coordinación con las otras entidades vinculadas con el análisis de la salud animal.

Fue el citado Moore quien, en junio del año pasado, a pedido de esta ONG, analizó las condiciones de hábitat del oso Arturo en el Zoológico de Mendoza y su estado de salud.

El experto arribó a la conclusión de que en ese momento se encontraba en "excelente situación física y mental", por lo que no recomendaba trasladarlo, ya que se podría poner en riesgo la vida de este ejemplar que ya tiene 30 años.

Ya fuera de discusión si debía o no seguir en el Zoo provincial, la salud del oso comenzó a deteriorarse la semana pasada.

Según el parte oficial emitido por el Gobierno, Arturo empezó a mostrar "claros signos de decaimiento, manifestando disminución en su actividad física y apetito".

Desde ese momento, el equipo médico veterinario y de cuidadores lo monitorea constantemente para evaluar su estado, evolución y posibles causantes de su actual situación clínica.

Además, se tomaron todas las medidas terapéuticas necesarias para avanzar en su recuperación.

No es un dato menor que Arturo es un animal geronte para su especie y como tal cualquier alteración que se presente requiere de máxima atención.

Fuente:

Más Leídas