Mendoza - Santa Rosa Santa Rosa
domingo 20 de agosto de 2017

Cargos hereditarios: ediles de Santa Rosa insisten en su idea

La intendenta Norma Trigo (UCR) vetó la ordenanza que aprobó el Concejo y ahora el cuerpo quiere reglamentarla. Podría asistir a la Justicia

Analizar la realidad de Tombuctú sin haber pisado jamás África Occidental seguramente arrojará un resultado sesgado, parcial y muy posiblemente erróneo. Ocurrirá lo mismo si se hace esto con la realidad de la mendocina Santa Rosa, un departamento en donde algunos aseguran que el 80% de la población depende del empleo público.

La mayor empleadora es la Municipalidad. Quien empieza a trabajar allí cobra un sueldo que se acerca a los $4.800 y el ingreso promedio de los trabajadores de la Comuna, que rondan los 1.300, es de unos $8.000, muy por debajo de la canasta básica. Incluso allí el salario por hijo es de unos $380, contra los cerca de $1.000 que se pagan en la mayoría de las municipalidades mendocinas.

"Seamos francos: si un santarrosino tuviera otras fuentes de trabajo y pudiera elegir, la mayoría no elegiría ser municipal", dijo Flor Destéfanis, la candidata a concejal más votada en las PASO del domingo pasado y único lugar en donde ganó la lista interna del PJ que encabezaba Jorge Tanús, que quedó tercero en la interna del PJ como diputado nacional.

El empleo municipal en este departamento, uno de los menos poblados de la provincia, fue noticia esta semana y llegó a tener repercusión hasta en algunos medios internacionales, pese a que el motivo que la generó venía tratándose desde marzo. Fue una ordenanza que establece que la Comuna puede otorgarle un puesto de trabajo al hijo de un empleado municipal jubilado o fallecido.

El proyecto fue presentado en marzo por el edil justicialista Marcial Ibarra y aprobado por mayoría en julio, con 5 votos del PJ, uno del demócrata Antonio Ponce y el restante del concejal de la UCR Adrián González. Pero hace unos días la intendenta Norma Trigo vetó esa ordenanza y el expediente pasó nuevamente a comisión en el Concejo, que ahora quiere reglamentarla y volver a aprobarla con los dos tercios necesarios, para que quede firme. Si lo logran, Trigo, sin la posibilidad de volver a vetarla, adelantó ayer a UNO que "recurriré a la Justicia, ya que es inconstitucional".

Cubrir una "carencia"
La ordenanza que generó la polémica establece que la Comuna de Santa Rosa, ante la jubilación o fallecimiento de un empleado municipal, debe ofrecer que un familiar directo ingrese a la planta "al cargo vacante de menor categoría y acorde a la especialidad y aptitudes" y que la familia pueda "afrontar el estado de crisis que se genera en el hogar", previo a un análisis que deberán realizar los asistentes sociales de la misma municipalidad.

Marcial Ibarra, el autor de la ordenanza, remarcó que el espíritu del proyecto es "poder cubrir la carencia que sufre un hogar cuando se queda sin el ingreso del sostén de la familia" y aclaró que "está claro en la ordenanza que no es algo automático, sino que debe ser analizado antes por los asistentes sociales, que deberán establecer el grado de necesidad del grupo familiar".

También Ibarra remarcó que "esto es algo que han hecho históricamente los intendentes de Santa Rosa, con la diferencia de que ellos lo hacían de acuerdo a la simpatía o la afinidad que tenían con el ex empleado o su familia. De esta forma, el proceso es transparente y justo para todos".

La ordenanza también aclara que el ingreso será para "hijo/a, esposo/a, concubino/a" de quien haya dejado el cargo vacante y que ingresará a un puesto "de menor categoría y acorde a la especialidad y aptitudes".

Fuente:

Más Leídas