Mendoza Mendoza
domingo 02 de octubre de 2016

Cae la cantidad de viajeros foráneos en el Valle de Uco

Es otro de los coletazos que dejó el cierre del aeropuerto El Plumerillo. Se frena así un buen posicionamiento. Para contrarrestar apuestan al movimiento interno con programas especiales y tarifas de temporada baja

Desde el anuncio del cierre del aeropuerto El Plumerillo por remodelaciones, los referentes del sector turístico pronosticaron un panorama desalentador para el rubro. Hasta el 7 de setiembre fueron sólo especulaciones, pero hoy, después de 26 días sin vuelos a la Aeroestación, los coletazos de esta medida ya se notan, sobre todo en las zonas que venían posicionándose como destino predilecto para los pasajeros, por ejemplo, el Valle de Uco. Hubo una merma en la ocupación de alojamientos y en la llegada de turistas extranjeros. Ante esto, los locales buscan atraer al turista mendocino y nacional con promociones, y potenciando sus atractivos, como el enoturismo.

Según datos aportados por la Dirección de Turismo de Tunuyán, en comparación con el 2015, hubo en este lapso de tiempo una gran caída en la cantidad de contingentes –se habla de una persona o más– pernoctantes (de 36 a 21) y en relación con los excursionistas, cayó el valor porcentual a 6%, cuando fue del 22% el año pasado.

"Hubo una merma notable de pernoctes, prefiriendo la gente quizás gastar menos y excursionar más en actividades de la zona que se han diversificado", detallaron desde esta área, destacando que, a pesar de esto, hubo un aumento en la cantidad de visitantes que llegaron al departamento, con el 41,9% de crecimiento de pasajeros de paso. El Manzano Histórico es la zona que acaparó gran parte de este volumen de gente, lo que dicen estuvo alentado por los asuetos (como el escolar, del 21 de setiembre) y por las mejoras en las vías de conectividad.

Más allá de que estas estadísticas fueron relevadas oficialmente sólo por una de las tres comunas de esta región, la situación fue similar en Tupungato y en San Carlos, y los mismos prestadores turísticos dan cuenta de ello. "Sí, se ha notado una merma en los hospedajes. Si vemos las reservas que tenemos para octubre, estamos en el 30% del nivel óptimo que ya teníamos para la época en otros años", comentó Pablo Cerutti, uno de los dueños de un reconocido wine hotel ubicado en Tupungato, a donde llegan muchos extranjeros atraídos por la estadía en habitaciones rodeadas de viñedos y con ventanales con vista hacia la cordillera de los Andes.

"Igualmente, la merma de llegada de turistas provenientes de Canadá, del norte de Europa o Estados Unidos ya se notaba desde el año pasado, en comparación al 2013 y el 2014", agregó Cerutti. Respecto del restorán que manejan, detalló que durante los fines de semana casi no han percibido la disminución de visitas, porque es muy elegido por los mendocinos.

Sea o no el turismo interno el fuerte de cada emprendimiento, es hoy el público hacia el que apunta la mayoría de los empresarios del rubro para menguar el impacto de las dificultades de traslados y la cantidad de horas de viaje de más que tendrán que afrontar los turistas que, hasta el 7 de diciembre, deberán optar por volar hacia San Rafael o San Juan.

"Apuntamos, sobre todo, a la gente de Mendoza y de otras provincias con promociones tentadoras y con tarifas convenientes", comentó Miguela Pontoni, gerente de un hotel 4 estrellas de Vista Flores. Como estrategias, ellos han desarrollado promociones de 3x2 noches, ofertas para grupos de amigos o tarifas promocionales permitiendo que el horario de salida sea unas horas más tardes de lo habitual.

En este mismo hotel, que suele albergar reuniones empresariales de concurrencia nacional e internacional, se realizó hace una semana el V Congreso de Coloproctología, con éxito de convocatoria, desmitificando un poco la idea de la pérdida de este tipo de eventos para Mendoza, ante el cierre del Aeropuerto. "Podemos decir que se realizó con normalidad y hasta con un plus que fue la buena experiencia que tuvieron en el aeropuerto de San Rafael desde donde se trasladaron inconvenientes, ni demoras", cerraron.

"Si sos mendocino, te esperamos con grandes descuentos". Es uno de los eslóganes que instauró, por ejemplo, una reconocida bodega ubicada en el paraje tunuyanino Los Sauces, que ofrece gastronomía y "programas de experiencias" y que ahora tuvo que apuntar a las fechas especiales y a menús ejecutivos para atraer a los pasajeros de paso. También los alojamientos top que solían enfocarse en un turista de alto poder adquisitivo o en los extranjeros, mantendrán las tarifas de la temporada baja hasta noviembre.

Las bodegas quieren abrirse a distintos públicos
En este plan de querer que el mendocino o el turista proveniente de otras provincias elija para la primavera la oferta valletana, las bodegas regionales también están aplicando distintas estrategias para que no sea abrupto el impacto del cierre de El Plumerillo, sobre todo entre semana. Es que –afirman– de lunes a jueves es cuando más se ha notado la disminución de visitas, ya que muchos provenían de fuera del país, sobre todo, de Brasil.

Para ello, están aprovechando la implementación a nivel provincial de algunos programas como Maridaje de Bodegas o Descorchados, promovido este último desde Bodegas de Argentina en conjunto con el Ente de Turismo de Mendoza y la Asociación Empresaria Hotelero-Gastronómica y Afines de Mendoza, y que ofrece hasta principios de diciembre la oportunidad de conocer tres bodegas con un mismo pase, a sólo $250.

"Hay una baja que se siente, se ve resentido el nivel de venta. Igualmente de viernes a domingo, incluso, se ha mantenido la cantidad de visitas promedio gracias a las promociones con las que se está buscando captar al mendocino, a priori, y al público nacional", contó Mariana Cerutti, asesora y encargada de Hospitality y Marketing de una reconocida bodega ubicada en el kilómetro 11 de la ruta 89, agregando que se apunta también a desmitificar que al disfrute de la actividades asociadas al vino sólo pueden acceder aquellos con un poder adquisitivo alto, abriendo el abanico a más público. Allí también cuentan con la oferta gastronómica de uno de los restoranes más reconocidos de Mendoza, donde también han pensado en tarifas promocionales abocadas al bolsillo del mendocino.
Los precios hoy oscilan entre $300 y $700, con propuestas que van de las tablas o picnics hasta el menú de 5 o 6 pasos, que es lo más completo de la carta.
Fuente:

Más Leídas