Mendoza Mendoza
domingo 20 de marzo de 2016

Cada vez son menos los locales que aceptan tarjeta

Los comerciantes argumentan que les cobran comisiones muy altas y que el dinero lo reciben muchos días después. Las estaciones de servicio y los restoranes son los rubros donde más se detecta esta situación en Mendoza

En el medio de una coyuntura económica que lastima el bolsillo, donde un billete de $100 alcanza –con suerte– para dos docenas y medias de tortitas, es lógico que el plástico se posicione como la opción más favorable a la hora de pagar: permite amortizar los gastos en cuotas y evitar el efectivo, que dicho sea de paso dura poco en la billetera.

Sin embargo, la realidad es inversa: cada vez son menos los locales que aceptan tarjetas, so pretexto de que las comisiones que les cobran por este servicio son muy altas y la plata la ven muchos días después.

Esto configura una situación que se puede apreciar a diario en estaciones de servicio que sólo aceptan una tarjeta determinada o restoranes que no tienen posnet y únicamente admiten billetes, por citar dos rubros en donde uno descuenta que este beneficio debería brindarse.

La situación la reconocen las misma cámaras que agrupan a esta clase de negocios. Los expendedores de combustible no ocultan el franco retroceso en esta modalidad de pago y más bien se encargan de explicar que el mismo se produjo por el cambio de las reglas de juego que impusieron los bancos y las petroleras.

Cash: el motor de las ventas
"Sabemos que cuando no se aceptan tarjetas se corren riesgos de perder clientes. Pero hay que considerar la comisión que cobran los bancos y el plazo mayor a 20 días hasta que se acreditan las compras", dijo Octavio D'Ascanio, presidente de la Asociación Mendocina de Expendedores de Naftas y Afines (Amena).

Este plazo que hay entre que la carga de combustible y la acreditación de la compra es lo que genera que en muchas estaciones de servicio no se acepten tarjetas de crédito y sí de débito. En las primeras el tiempo es de 18 días hábiles, mientras que en las segundas es de 72 horas.

Los dueños deben pagar con anticipación para que el camión llegue con los combustibles hasta la bomba (antes permitían pagar hasta una semana después). Esa necesidad de contar con liquidez hace que los propietarios de las estaciones de servicio renegocien con los bancos los cupones de compra para que les giren el dinero antes de los 18 días hábiles, pero para eso las entidades financieras cobran una segunda comisión.

Este diseño de cobros allana el camino para que algunos empresarios se harten de las tarjetas de crédito y dejen las de débito, con suerte para los clientes.

Del inalámbrico ni hablemos
El vicepresidente de la asociación que nuclea al rubro gastronómico, Fausto Manrique, dijo que "existe una ley que obliga a todos los comercios a recibir tarjetas de crédito y débito; pero al mismo tiempo hay otra norma que autoriza a cada negocio a cobrar con el mecanismo que desee, siempre y cuando notifique al cliente con carteles".

Si bien en muchos locales de comidas reciben plástico, lejos está de ser una modalidad extendida.
El posnet fijo funciona con la línea telefónica y el inalámbrico con un chip, como si fuese un celular. "Como las líneas telefónicas no andan muy bien, casi nadie tiene inalámbrico porque se corta como las llamadas de los celulares. Muchas veces pasa que se rechazan las transacciones y hay problemas", explicó Manrique.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas