Mendoza - Mendoza Mendoza
lunes 08 de agosto de 2016

Buscan duplicar la cantidad de policías en la calle para finales de 2016

El jefe de la Policía, Roberto Munives, propone que el modelo de reorganización de los recursos humanos aplicado en Alvear se extienda a toda Mendoza.

A fines de año debería estar en la calle haciendo tareas preventivas alrededor del 30% del total de la fuerza policial (el doble que ahora), y para cumplir ese objetivo el modelo de reorganización de los recursos humanos aplicado hasta ahora en el departamento de General Alvear será extendido a toda Mendoza.

Esa es la propuesta que tiene el jefe de la Policía de Mendoza, Roberto Munives, mientras responde a los "constantes embates" según sus propias palabras, que provocan dentro y fuera de la fuerza policial los casos de corrupción de comisarios generales por los servicios extraordinarios, de robos de armas de oficiales, de botines productos de asaltos a ciudadanos, que se suma a policías acusados de ejercer violencia de género.

Es que desde su visión, el hecho de estar en los títulos de todos los medios indica que hay verdaderos cambios dentro de la policía, porque "esto se sabía, pero nadie se animaba a contarlo". Por este motivo, luego de su paso por la Bicameral de Seguridad para informar sobre algunas de las denuncias que tomaron estado público, quedó claro que los casos que están en plena investigación han provocado una corriente de arrepentidos o testigos que están dispuestos a revelar la trama que todavía queda por descubrir. Y, por supuesto, sabiendo que todo esto recién comienza, porque como explica el propio Munives: "La corrupción nunca es ejercida por una sola persona, requiere de un grupo".

Por eso deja en manos de la Inspección General de Seguridad las investigaciones, mientras busca cumplir sus planes detallados por escrito, con fechas y métodos expresos. Planes que ha discutido más de una vez con el gobernador Alfredo Cornejo. Entre ellos, elevar la calidad del servicio que presta la policía, en cantidad y calidad, en particular el que puede ver el vecino en la calle.

Munives entiende que ese cambio debe ser paulatino y para manejarlo sin debilitar la organización interna prefiere dirigirlo con cautela, "porque si el volantazo es grande, luego viene una crisis y las crisis traen descreimiento", comparando así el proceso que implica su plan.

Si todo sale al pie de la letra, en horarios claves como la madrugada deberían estar patrullando más de 2.500 policías, para lo cual habrá una reducción de efectivos en dependencias policiales. En total hay 400 dependencias en toda la provincia que requieren de personal jerárquico y administrativo, además de los efectivos que patrullan la calle.

En el ejemplo de General Alvear, Munives explicó que "el jefe departamental tenía dos comisarías, y el resto, que era el doble de estas dos comisarías, funcionaba bajo la conducción de comandos distantes, porque estaban en Mendoza o en San Rafael. Entonces se retransmitían las órdenes sin tener un contacto cierto con lo que sucedía en territorio. Pero desde ahora el personal responde administrativamente de Mendoza, pero todo lo táctico y operativo lo tiene bajo su órbita el comisario, para que la función principal sea la prevención".

En este caso, 11 policías que hacían tareas administrativas, de un total de 35, fueron destinados nuevamente a disposición de la prevención, según explicó el funcionario.

Esto fue posible sólo con revisar el proceso de administración, había un policía que registraba las salidas de los patrulleros de las comisarías y otro las de los de la Unidad Especial de Patrulla. Es decir, unificaron en un solo efectivo esta tarea en particular.

El segundo aspecto de la redistribución está relacionado a las horas de descanso que pueden tener los policías, ya que empezarán a trabajar cerca de su domicilio, para evitar trasladarse a lugares distantes. Pero para que esto sea realmente efectivo, también están bajo la lupa los servicios extraordinarios, porque muchos efectivos para aumentar sus ingresos aceptan trabajar durante su franco.

Sobre este punto, Munives indicó que tales servicios también serán otorgados con relación al lugar en donde presta servicio habitualmente el efectivo.

"Al tener más hombres en las calles, habrá más plasticidad para que el policía esté más descansado", dijo el jefe de la Policía, sin dejar de reconocer que esto requerirá de un cambio cultural dentro de la fuerza para disminuir la sobreexigencia a la que se exponen los uniformados, muchas veces con derivaciones indeseables como los conflictos familiares.

" Lo que queremos es tener policías proactivos, que trabajen en la prevención, que tenga contacto con la gente, que impacte en la sensación del ciudadano que llama al 911 y tarda en llegar una hora un móvil. Mi meta es que se responda a un llamado en menos de 10 minutos, que no se nos vayan los sospechosos, que la gente no nos llame porque le robaron, sino porque vieron algo raro", resume Munives.

Cornejo pretende un trabajo conjunto entre todos
El gobernador Alfredo Cornejo tras la nominación de Alejandro Gullé para procurador de la Corte sentenció en las redes sociales: "Basta de que ante hechos delictivos se echen la culpa entre la policía y la Justicia, desde ahora la inseguridad es responsabilidad de ambos".

El mandatario mendocino confía en que haya cambios con el juez propuesto para nuevo jefe de fiscales.

Cornejo enfatizó: "El concepto nuevo de mi gobierno es que trabajen en conjunto el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial para luchar contra la inseguridad".
Fuente:

Más Leídas