Mendoza Mendoza
martes 19 de abril de 2016

Aún con inflación alta, los hipotecarios convienen

Pese al alza de los precios, las cuotas de las nuevas líneas que se están lanzando son menores a la oferta que había. El 80% de las consultas se hacen en los bancos y el 20% en inmobiliarias. Hay bancos que ofrecen hasta $2 millones

Aún con una inflación anual que ronda el 35%, la cuota a pagar en un crédito hipotecario de la nueva línea que lanzó el Banco Central junto con seis entidades crediticias es más baja que las otras opciones disponibles en el mercado.

Por ejemplo, para solicitar un crédito de $1 millón, amortizado a 15 años, hay que tener un ingreso mínimo comprobable de $26.855 para pagar una cuota inicial de $8.000.

Mientras, si se compara con las otras líneas que ofrecen los bancos, el ingreso mínimo que hay que mostrar es de $68.600 y la cuota que habría que pagar es de $20.500. Es decir, respecto a las otras condiciones, la nuevas líneas hipotecarias tienen mejores perspectivas.

Y aunque la inflación se mantenga al 35% y la cuota se actualice en esa proporción, también es de esperar, que lo haga en ingreso del contrayente del crédito, por lo tanto, el impacto sobre la relación cuota ingreso debería quedar equilibrado.

Esto es lo que ha llevado a consultar a muchos interesados. "El 80% de las consultas llega a los bancos y el 20% se canaliza a través de las inmobiliarias", sostuvo el presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza, Miguel Astorga.

Los bancos que inicialmente se sumaron al programa son el Banco Ciudad, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; el Banco Provincia, (BAPRO) que es la entidad pública de la provincia de Buenos Aires; el Hipotecario, el Galicia, el Santander Río y el Macro. Estos cuatro últimos, con presencia en Mendoza, ya tienen las líneas disponibles tanto para salvar consultas de sus clientes en forma personal o a través de sus páginas web. Todos han habilitado un simulador on line que le permite a cualquier usuario saber si está en condiciones de acceder al préstamo de acuerdo con los ingresos que puede demostrar.

Allí dan los detalles básicos de las líneas. El monto máximo al que se puede acceder es de $1 millón de pesos con un plazo máximo de amortización de 15 años, aunque algunas entidades han extendido hasta $2 millones el monto a prestar.

La cuota será ajustada tomando en cuenta el coeficiente de estabilización de referencia (CER), que es un índice que elabora el INDEC. Para hacer ese índice la entidad se basa en el índice de precios al consumidor (IPC) y este último va a estar atado al valor del metro cuadrado de la propiedad, que lógicamente va a subir. Es decir, cuando suba el precio del metro cuadrado, subirá la cuota.
Las dudas

De todas maneras, la operatoria aún tiene muchos puntos pocos claros que ni siquiera los bancos pueden salvar.

Una de las inquietudes que se plantean es que la transacción se hace en UVIS (Unidades de Vivienda) y hay que ver si los que venden están dispuestos a recibir UVI en lugar de pesos. "En esto será clave la confianza de los vendedores y la aceptación de los bancos de la UVI. Si el vendedor no tiene la certeza de que el banco les cambiará las UVI por pesos, no se atreverá a aceptar la transacción", sostuvo Astorga. "Este es el aspecto que aún no está claro, habrá que ver con el transcurso de las semanas cómo se van concretando las primeras operaciones", agregó.

El aspecto positivo de la operatoria es que ofrece flexibilidad para el pago de la cuota cuando aumente al ritmo de la inflación.

Los bancos fijan un límite máximo, que suele ser de 30% del ingreso neto. El sistema presume que la evolución de los ingresos acompañará de manera no lejana a los precios. De todas formas, se establece una condición: si en algún mes la suba de la cuota supera el 10% lo que habría sido el aumento en caso de considerarse –en lugar del CER– el soeficiente de variación salarial (CVS), entonces el banco deberá ofrecer al cliente la opción de prolongar en hasta el 25% el plazo del crédito.
Fuente:

Más Leídas