Mendoza Mendoza
jueves 03 de noviembre de 2016

Audiencia pública: las 8 horas del juez Valerio bajo la lupa

Se pronunciaron asociaciones de mujeres, representantes de universidades, fiscales, abogados, alumnos y alumnas, familiares de víctimas, y militantes de agrupaciones políticas.

Una audiencia pública que se extendió por 8 horas, con más de 80 oradores, debió pasar el juez penal José Valerio, el elegido por Alfredo Cornejo para ocupar la vacante que dejó Herman Salvini en la Suprema Corte de Justicia.

Se pronunciaron asociaciones de mujeres, representantes de universidades, fiscales, abogados, alumnos y alumnas, familiares de víctimas, y militantes de agrupaciones políticas. Todos tuvieron su momento para avalar y rechazar a Valerio, de 62 años. Fue en el Salón Ricardo Rojas, del Senado, que resultó sumamente pequeño para la gran cantidad de gente que quiso estar presente, y con precarios recursos: faltaron sillas y el equipo de audio falló en casi todo momento.

La previa
La espera para ingresar comenzó a las 8. Muchos se quejaron porque al momento de ingresar al salón ubicado en el ex Banco de Mendoza ya había gente ocupando lugares sin haber cumplido los requisitos exigidos para exponer.

De todas maneras, cada asistente a la audiencia pudo opinar.

A favor y en contra
Los principales cuestionamientos al penalista que aspira a acceder a la Suprema Corte giraron en torno a causas en las que la Segunda Cámara del Crimen tuvo intervenciones polémicas, y que lo tuvieron a él como uno de los principales protagonistas.

Entre otras, el caso del asesinato del comunicador Alejo Hunau, en el que se adujo que el joven tenía conductas sexuales "desviadas", lo que resultó la puerta por la que el entonces imputado Diego Arduino –finalmente condenado en otro juicio– obtuviera su libertad.

También se cuestionó la pena de diez años de prisión para el asesino de Fernanda Toledo por parte de quien fuera su pareja, ya que no se tuvo en cuenta el agravante del vínculo por no estar casados legalmente, y la condena por exceso de legítima defensa para Cinthia Rojas, quien mató a su pareja mientras la golpeaba estando ella embarazada. Estas son algunas de las causas por las que se lo cuestionó.

Otro motivo de las más de 600 impugnaciones a Valerio no tuvo que ver con su accionar particular como juez sino por la necesidad de que a la Suprema Corte ingrese una mujer con perspectiva de género, ya que actualmente está integrada sólo por varones, y al parecer así continuará.

Por estos motivos recibió el repudio de Silvia Ontivero, la madre de Alejo Hunau; de María de Domínguez, de Madres de Plaza de Mayo; de Mariana Hellin, integrante de la Asociación de Abogados y Abogadas por los Derechos Humanos de las Mujeres; de Laura Chazarreta, de la Colectiva; de Sandra Pasarella, ex titular del Inadi; de concejales y militantes de los partidos de izquierda; de Silvia Minoli, directora de la escuela Virgen del Rosario de Lavalle, adonde acudía la desaparecida Johana Chacón.

Por otra parte, hubo numerosas muestras de apoyo hacia el juez. Lo hicieron muchos de sus ex colegas, compañeros de militancia partidaria –Valerio fue integrante de la Juventud Radical en épocas de facultad y luego legislador provincial–, docentes y alumnos de las cátedras que él dicta.

Le brindaron su apoyo Carlos Le Donne, Orlando Farruggia, Miguel Mathus, Silvia Lemos, Mirtha Olivera, Emilio Vázquez Viera y Fernando Armagnague, entre otros. Destacaron la calidad de la formación de Valerio, su solidez intelectual, la cantidad de años en los que ha ejercido la docencia con generosidad y apertura hacia los alumnos.

Además subrayaron su apego al cumplimiento de los principios constitucionales y democráticos.
Fueron más de 2.600 ponencias las que se recibieron durante la semana habilitada para tal fin en el Senado provincial.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas