Mendoza Mendoza
domingo 04 de septiembre de 2016

Armas de fuego: 8 de cada 10 las compran para defenderse

Lo aseguran así en las armerías y dicen que es una tendencia que viene desde hace cinco años, por los delitos.

La tenencia de armas para defensa propia volvió al centro de la escena a raíz de los recientes casos: un militar que vivía en el barrio Tamarindos, de Las Heras, mató a un ladrón cuando intentó asaltarlo y un médico en Buenos Aires hizo lo mismo con el delincuente que quiso robarle el auto.
Esta semana se conoció que en el conurbano y la Ciudad de Buenos Aires un delincuente muere abatido por su víctima cada cuatro días, según estadísticas judiciales. En Mendoza, 8 de cada 10 personas compran armas para defensa y no por deporte, según lo que explican en las armerías.
"Antes era al revés: la mayoría compraba para cazar. Pero desde hace cinco años eso cambió y desde entonces se sostiene", dijo una de las vendedoras de Carcarano, tienda de armamentos que se ubica en la Sexta Sección.
Mario Chesi, dueño de El Tirolés, una de las armerías más importantes de Mendoza, dijo: "Son muchos más los que compran para defensa que los que lo hacen para cazar. De todos modos, un cliente me puede comprar un arma, pero yo no sé cuándo se la voy a entregar porque el RENAR (Registro Nacional de Armas), que ahora es ANMAC (Agencia Nacional de Materiales Controlados), no está entregando credenciales desde marzo. Es una situación confusa".
Estadísticas en la provincia
En Mendoza, hay 46.676 armas registradas y 28.946 legítimos usuarios, según datos del RENAR.
Los especialistas explican que desde mediados de la década pasada el RENAR comenzó a restringir los permisos.
Lo cierto es que los que pueden tratan de conseguir armas para defensa, como el juez federal Claudio Bonadio, quien en 2001 mató en un hecho confuso a dos personas que habrían intentado asaltarlo.
Se calcula, a su vez, que por cada arma legal hay otra ilegal.
"Es un cálculo que se hace siendo conservador y surge de encuestas en las que se compararon los registros oficiales con las personas que dicen que tienen armas", explicó Martín Appiolaza, especialista en Seguridad Ciudadana.
Chesi piensa que la restricción del RENAR favorece el mercado negro y atenta contra el formal. Appiolaza, en cambio, no ve una relación directa entre restricción del circuito legal y aumento del ilegal.
"No creo que nadie compre armas para delinquir, pero una medida restrictiva complementada con reducción de stock evita a mediano plazo que se reduzca la disponibilidad. Esto va de la mano con cambios culturales sobre uso de armas y violencia", agregó Appiolaza, quien trabajó como asesor en la Municipalidad de Rosario.

Cambio de paradigma
"Hasta principios de los '90, muchas armas podían comprarse sin ser registradas. Era un trámite voluntario. Entre los '70 y los '90 se vendieron un millón de revólveres de calibre bajo y de baja calidad. Pero durante la década pasada, todas las fuerzas políticas coincidieron en controlar la entrega de armas y avanzar con el desarme", explicó Appiolaza, director de Prevención, Participación y Derechos Humanos de Godoy Cruz.
"Entre 2000 y 2002, las políticas de control de armas en la provincia lograron transformarse en algo sostenible", finalizó Appiolaza, quien integró el programa de desarme que se llevó adelante durante aquellos años.

Casi 100 personas se capacitan en el Tiro Federal por año
Quienes ingresan al Tiro Federal de Mendoza lo hacen como socios o participantes del curso de tiro que dicta un instructor con aval del Registro Nacional de Armas (RENAR). La membresía es personal, no existe la figura de amigo.

La capacitación dura entre 6 y 10 clases. Son ejercicios que se deben aprobar para obtener el permiso que entrega el RENAR, que está en proceso de conversión a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC).

"La cantidad de personas que hacen el curso es siempre similar. Son unas ocho por mes, o sea unas 100 por año", dijo Osvaldo Figuero, encargado de la armería del Tiro Federal.

46.676 personas en la provincia de forma legal, según datos del RENAR. Existe la misma cantidad de ilegales.

28.946 según el RENAR, son las personas que están autorizadas a tener un arma. El carnet se debe renovar cada 5 años.
Fuente:

Más Leídas