Mendoza Mendoza
domingo 20 de marzo de 2016

Área Fundacional: en el museo las lluvias dejaron filtraciones

La reparación incluye el cambio del sistema de canaletas y de la cubierta del techo por otra con aislante térmico. Invertirán $1.600.000 para evitar que se vuelva a filtrar agua. Salvar las ruinas arqueológicas es el objetivo

Han pasado 455 años. Desde entonces en ese lugar funcionó el Cabildo, un matadero, una feria municipal y un museo. Ahora aseguran que las lluvias de este verano sobre el Área Fundacional fueron las más severas en 20 años, en especial la de la noche de la Vía Blanca.

Esas tormentas, en alianza con los sismos y el desgaste propio de 23 años de construcción, provocaron filtraciones de agua en el techo del museo. Es por eso que las autoridades de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza ya tienen prácticamente listos los trámites para empezar las obras de reparación.

Se cambiará la cubierta de todo el techo y el sistema de canaletas para evacuar el agua. Aún no hay una fecha definida, aunque será dentro de poco tiempo porque la voluntad política está, y el presupuesto de $1.600.000 también. Pero sobre todo porque es fundamental que no se filtre agua, ya que las ruinas arqueológicas que atesora el museo en su interior necesitan de un cuidado especial.

En varios sectores hay termohidrómetros que sirven para controlar el balance entre temperatura y humedad que necesitan los cimientos excavados para no pulverizarse. El agua que entró por las lluvias no alcanzó a estropear el acervo histórico del museo, pero obligó a mejorar su cuidado.

Las mismas autoridades del lugar encargaron a fines de año pasado una serie de estudios sobre las condiciones edilicias, vislumbrando las consecuencias que finalmente trajo consigo el fenómeno climático El Niño.

Horacio Chiavazza, director del Área Fundacional, descartó que las obras de refacción vayan a ser parches. "Además del sistema de canaletas -dijo- vamos a cambiar la cubierta del techo por una nueva con aislante térmico, ya que el edificio está expuesto al sol permanentemente y eso nos obliga a tener siempre el aire acondicionado prendido para conservar la temperatura necesaria".

Actualmente el techo de fibrocemento está hecho de asbesto, del que a veces se desprenden fibras que son nocivas para la salud. Ese es otro de los motivos que refuerzan la decisión de remplazar la cubierta por otra de un material adecuado e inocuo. Lo que se va a mantener del techo es el cielo raso compuesto de esterilla.

Todos los caminos conducen a...

Por la pendiente que tiene la Ciudad, gran parte del agua acumulada por las lluvias -y la basura que esta arrastra- termina confluyendo en la zona del Área Fundacional. Durante la mentada tormenta de la Vía Blanca, los profundos desagües de la plaza Pedro del Castillo no fueron suficientes y el agua terminó arrasando parte del parquizado. Ese sector, que se encuentra a la entrada del museo, también será reparado.

Chiavazza recuerda que ese lugar se inunda desde la época colonial: "Bermejo y toda esa zona, durante el siglo XIX, era una ciénaga. Rodeo del Medio, por ejemplo, se llama así porque cuando uno viajaba para aquel lado tenía que rodear el pantanal para avanzar".

Por ese motivo es que el historiador pide que todos seamos responsables del cuidado del ambiente. "Veo permanentemente a los placeros de acá sacar enormes cantidades de residuos; las acequias no tienen que ser resumideros de basura, tienen que cumplir otras funciones como regar", remarcó.

Acaso el primero del país

El Museo del Área Fundacional se inscribe dentro de los museos de sitio. Chiavazza explicó que son muy pocos los que hay en el país y que sin dudas el que él dirige es uno de los primeros.

El museo de sitio se caracteriza por una construcción hecha sobre una ruina o una excavación arqueológica, por ejemplo; es una edificación in situ.

En 1993, sobre los cimientos del Cabildo de Mendoza se levantaron cuatro paredes y se construyó el museo, que está diseñado de forma tal que permite seguir con las excavaciones que se necesiten hacer. Sus columnas son de metal, los caminos internos son desmontables, lo que hace que la arquitectura se adapte a las necesidades del museo.

En cambio, los museos localizados, como el Cornelio Moyano, ubicado en el corazón del Parque General San Martín, son edificios adonde se llevan los descubrimientos, las muestras, entre otras cosas, explicó el funcionario.

Fuente:

Más Leídas