Mendoza Mendoza
domingo 21 de agosto de 2016

"Antes quería cambiar el mundo, ahora sólo a Luján"

El intendente Omar De Marchi habló de las dificultades que encontró al asumir y de cómo trabaja para superarlas. También se refirió a la visita del presidente Macri esta semana, y contó los pormenores de la organización

Después de terminar su primer período como intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi tuvo una fuerte aspiración: ser gobernador de Mendoza por el Partido Demócrata, al que representó, aunque luego se convirtió en legislador nacional. Más adelante, la carrera política lo llevó hacia otras huestes: las del PRO, que fundara el presidente Mauricio Macri.

Hoy, De Marchi asegura que ya no piensa en gobernar la provincia, porque toda su energía está en "poner a Luján en la agenda nacional".

En diálogo con UNO, el dirigente cuenta entretelones de la visita presidencial de esta semana, las dificultades para gestionar un departamento que encontró colapsado y los proyectos a futuro para la comuna.

–Hubo cierto revuelo en torno a la visita de Mauricio Macri, ¿la seguridad fue el principal temor?
–No fue temor, pero sí un poco de recelo por lo que había pasado la semana anterior en Mar del Plata con el Presidente, pero la verdad es que quedó demostrado que aquello fue obra de un minúsculo grupo de inadaptados. En Mendoza salió todo bien, hubo mucho entusiasmo y varios momentos emotivos.

–¿Estaba preparado que Macri le pidiera usar el baño a la vecina?
–Te aseguro que no. Veníamos en el auto y me dijo: "Tengo que ir al baño o no podré subir al escenario". Le respondí que ocupara uno de los baños químicos ubicados a los costados. Pero bueno, cuando llegamos me dijo: "No aguanto más", y en la primera puerta que encontró tocó el timbre y entró (risas).

–¿Ser un partido joven como el PRO es una ventaja o una contra a la hora de gobernar?
–Es una ventaja, porque no tiene preconceptos ni viejos vicios de la política y se planta de cara al futuro. Sin embargo, hay que considerar que el Presidente gobierna en el marco de una coalición, y allí el radicalismo tiene un gran peso político, como también otros partidos provinciales y sectores del peronismo. Argentina está entrando en un momento político interesante; de hecho, los países que tienen éxito están gobernados por coaliciones, que a su vez se van alternando en el ejercicio del poder.

–¿Cree que en las próximas elecciones van a ir juntos como frente Cambia Mendoza?
-Sí, por supuesto. Tenemos que hacer el esfuerzo por consolidar esta coalición, sino se convertiría en una aventura electoral.

–¿Ha pensado en postularse para ser gobernador?
– Hoy tengo el ciento por ciento de mi energía puesta en Luján. Te lo digo sinceramente: estoy muy entusiasmado.

–¿Le está costando sacar adelante al departamento?
–Me cuesta pero estoy entusiasmado. Yo quiero mucho a Luján, y no lo digo para quedar bien: yo nací a 200 metros de la plaza departamental. Mi familia de origen llegó a Luján a principios del 1900. En esta tierra están enterrados mis abuelos y mi madre. Mis hijos han nacido en Luján.

–¿Ha podido avanzar en lo que había que recuperar?
- Sí, Luján ha cambiado totalmente. Tenemos un departamento ordenado y un Municipio presente. Cuando llegamos, los residuos domiciliarios llevaban cuarenta días acumulándose. No me refiero a la basura de las acequias, sino a la bolsita con desechos que la gente deposita en la puerta de su casa. Así era en todo el departamento. Era escandaloso.

–Tras realizar este orden, ¿cuáles son sus prioridades de gestión?
–Nuestra idea es poner a Luján en la agenda nacional y que sea un lugar importante. Para esto, lo básico tiene que funcionar. Después vendrán las grandes obras y los íconos para Luján. Queremos hacer un gran teatro en el centro: tenemos la idea de que la localización sea donde hoy está la Municipalidad. Frente a la plaza hay 4.000 metros de edificios viejos: ése es sitio ideal pero antes tenemos que trasladar la sede municipal. Otro de nuestros proyectos es realizar un trabajo de recuperación en el microcentro de Carrodilla, entre la calle Paso y el Calvario. También arrancamos con los planes de ordenamiento territorial de Chacras de Coria, de Cacheuta y de Potrerillos.

–¿Cómo considera este momento en su carrera política?
–Creo que es muy bueno. Yo empecé desde joven militando en el PD, y aunque siempre he tenido actividad privada he estado en el mundo político desde la universidad. Hoy tengo 50 años y estoy en un momento bueno, de prudencia y de serenidad. No quiero llevarme el mundo por delante y priorizo lo importante. Antes uno quería transformar el mundo de un día para el otro, hoy lo único que me preocupa es transformar Luján".
Fuente:

Más Leídas