Mendoza - Presupuesto Presupuesto
viernes 18 de marzo de 2016

Alfredo Cornejo: "Nos endeudamos o echamos a 15.000 personas"

El gobernador de Mendoza estuvo en el Senado nacional para apoyar, junto a otros mandatarios, el arreglo con los holdouts.

"Mendoza no tiene otra opción más que tomar deuda o despedir a 15.000 empleados públicos. Hay que tomar deuda sí o sí". La frase corresponde al gobernador Alfredo Cornejo, que estuvo en el plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda, y de Economía, del Senado de la Nación, que está en plena ronda de consultas para tratar el proyecto que permitiría cerrar un acuerdo con los fondos buitre.

Concretamente, la iniciativa oficial busca derogar las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y autoriza al país a emitir deuda por U$S12.500 millones para cancelar el litigio con los holdouts.

Cornejo dijo que el acuerdo "es necesario para normalizar nuestra macroeconomía y recibir créditos internacionales para entrar en la senda del crecimiento y, más aún, del desarrollo".

"Mendoza tiene hoy un problema estructural, sus gastos son superiores a sus ingresos. Esto se debe a malas administraciones pero también a malos repartos de recursos nacionales, cada vez más, en detrimento de las provincias. Necesitamos cubrir este déficit con endeudamiento internacional. Hoy el stock de deuda es a corto plazo", indicó.

Y agregó: "Si no se resuelve el problema de la deuda internacional, no vamos a poder acceder a créditos con buenas tasas de interés", refirió el mandatario ante la comisión que preside el kirchnerista Juan Manuel Abal Medina.

Además de Cornejo, el Senado recibió a sus pares Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Carlos Verna (La Pampa), Gerardo Morales (Jujuy), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Hugo Passalacqua (Misiones), Sergio Casas (La Rioja), Omar Gutiérrez (Neuquén), Pablo González (vicegobernador de Santa Cruz), Miguel Lifschitz (Santa Fe), Lucía Corpacci (Catamarca) y Alberto Weretilneck (Río Negro).

El balance fue muy favorable para las aspiraciones del oficialismo, porque la mayoría de los mandatarios apoya el acuerdo con los holdouts.

En primera línea
En cuanto Argentina finalmente arregle su situación financiera con los holdouts, Mendoza está lista para salir a buscar financiamiento internacional para aliviar el ahogo financiero que tiene desde el año pasado.

La necesidad más urgente que tiene es reacomodar su deuda que asciende a $9.600 millones, entre la renovación de deuda y el financiamiento del déficit que viene acarreando de años anteriores. Los fondos que consiga serán para patear vencimientos hacia adelante, que están todos amontonados en 2016, 2017 y 2018, y lograr así mayor margen de movimiento con los recursos que tiene a la mano.
La provincia hizo los deberes en febrero cuando el gobernador Cornejo y su equipo técnico más cercano, estuvo en Nueva York reuniéndose con banqueros y fondos de inversión. En esa visita preparó el terreno para que ahora, que el contexto se pone más favorable, finalmente puedan conseguir mejores créditos. Es decir, a mejores tasas de interés, a plazos más convenientes y montos más cercanos a las necesidades de la caja, que está raquítica.

"Hoy no hay posibilidad de pensar en otra cosa que no sea conseguir fondos para refinanciar las deudas, no se puede pensar en grandes inversiones, ni en pagar todas las deudas para quedar con un presupuesto equilibrado. El desendeudamiento, hoy, no es una posibilidad", sostuvo el administrador de la Agencia de Financiamiento del Ministerio de Hacienda, Lisandro Nieri.

Las aspiraciones que se trazó el gobierno de Cornejo en febrero, eran en estos meses de marzo y abril dejar todo listo para conseguir colocar un bono por U$S300 millones. La cifra aún no está cerrada; Nieri se muestra cauteloso de definir montos, pero lo concreto es que Mendoza, junto con un pequeño grupo de provincias, entre las que están Buenos Aires, Neuquén, Córdoba, Santa Fe, Chubut y la Ciudad de Buenos Aires; están en condiciones de salir a buscar plata fresca.

"Que la Argentina corrija su situación con los deudores internacionales, favorece a Mendoza. Nosotros no tenemos deuda con los holdouts pero si mejora la calificación del país, también se benefician las provincias, porque se podrán conseguir mejores condiciones de crédito", cerró Nieri. La gran apuesta de Nación y las provincias es que las tasas de interés vayan bajando a partir de que se consolide la normalización financiera de la Argentina. Pero todavía falta como para que se puedan pagar tasas como las que pagan Uruguay, Bolivia o Paraguay, la mitad de la que pagará el Gobierno.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas