Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
viernes 25 de noviembre de 2016

Alfredo Cornejo, enojadísimo por el caso del fiscal Sidoti, acusó de "corporativos" a los jueces

Fue luego de que el Jury pospusiera por 60 días la resolución del caso del fiscal Sidoti. Alejandro Gullé contestará en días un informe solicitado. El gobernador también criticó a legisladores del PJ.

El Jury de Enjuiciamiento pospuso por 60 días la decisión de juzgar o no al fiscal Fabricio Sidoti, cuestionado por su actuación en el femicidio de Ayelén Arroyo, asesinada por su padre en septiembre pasado.

En una votación en la que quedó claro que todos los miembros de la Corte Suprema de Justicia que integran el tribunal, junto con los legisladores del Partido Justicialista, eligieron esperar un informe del jefe de los fiscales, el procurador Alejandro Gullé, para resolver qué hacer con el caso.

Esto provocó un vendaval de críticas por parte del gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo, quien no dudó en acusarlos de tener una actitud corporativa porque no han sancionado nunca a ningún funcionario judicial, aun cuando en esta oportunidad se trató de un caso extremo de violencia de género.

Sin embargo, la dilación del expediente podría ser por escasos días, ya que es muy probable que Gullé no espere los plazos indicados por el Jury y antes del miércoles próximo envíe los resultados de su propia investigación sumaria en torno a la conducta administrativa con la que obró el fiscal Sidoti, la cual no tiene nada que ver con la investigación que debe realizarse en el ámbito del Jury sobre un posible delito cometido por el funcionario durante su desempeño frente a la denuncia que hizo Ayelén Arroyo.

De este modo, desde la Procuración pretenderán ponerle fin a lo que ya consideran una "constante" dentro del Jury, al derivar todos los casos a ese organismo a modo de no pagar los costos políticos de echar a un fiscal, visión que también tiene el gobernador.

Es que con el de Sidoti, ya son cuatro los casos en los que no hubo actuaciones del Jury: el de Gustavo Fehlmann, acusado de pedir favores sexuales a una alumna a cambio de buenas notas; el de Daniel Carniello, señalado por sus relaciones con un delincuente que solía pasarle datos, y el fiscal Juan Manuel Bancalari, cuestionado por su rol en la causa en la que trabajaban familiares suyos.

De todos modos, en el caso Sidoti lo que se observa a simple vista, según fuentes confiables que tienen el expediente, hubo un error más cercano a la negligencia que a un delito ya que no lo imputó a Roque Arroyo, con la denuncia de su hija, y por otro lado no le pidió una pericia psiquiátrica, que según entienden los expertos hubiera tardado al menos 15 días en llegar. Además, pudo haber cometido un exceso en sus funciones al dictarle la restricción del hogar, porque eso debería concretarlo un juez y no un fiscal. Esto empeora la situación de Sidoti, porque esa orden de restricción se entiende como el detonante del femicidio.

Un atenuante puede ser que el fiscal tomó las medidas que muchos otros de sus colegas siguen para este tipo de denuncias. Por otra parte, no escapan al análisis de todo el caso y su desenlace las acciones que concretó al mismo tiempo el OAL.

Por lo cual, de haber dado lugar al juicio, también podrían haberse escuchado la defensa del fiscal Sidoti junto con la exposición de todos los testigos que estuvieron involucrados en el caso, de manera tal de poner en evidencia las falencias de todo el sistema de abordaje de las víctimas de violencia de género.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas