Mendoza - Mendoza Mendoza
sábado 19 de agosto de 2017

Afirman que cayó el 40% la venta de frutas y verduras

La brecha entre lo que se paga en la góndola y lo que recibe el productor es siete veces mayor en promedio.

"Las ventas han caído el 40% y la situación es bastante compleja", afirma Omar Carrasco, presidente de la Asociación Frutihortícola de Argentina sobre la baja en el consumo que afecta a los productores de frutas y verduras. A esto debe añadirse otro ingrediente que complica aún más la realidad agrícola primaria y es la brecha entre lo que se paga en la góndola y lo que recibe de eso el productor.

Carrasco le atribuye esta caída del consumo a una serie de factores que convergen para que se haya alcanzado este punto crítico. En primer lugar, dice que como las familias están pagando muchos créditos, cuando cobran sus salarios les queda poco efectivo para comer en el mes. "Vemos muy poco circulante en el mercado, y llama la atención porque siempre la fruta y la verdura ha sido lo más barato de consumir", analiza. Explica que las verduras no están más caras ahora que hace diez años y para eso pone de ejemplo que hasta hace cinco años un cajón de tomate redondo se pagaba entre $500 y $700, y hoy se lo consigue por $300.

En segundo lugar, Carrasco apuntó contra las políticas gubernamentales equivocadas para ayudar al sector. "Realmente ningún gobierno toma la iniciativa de aplicar a las economías regionales verdaderas políticas de Estado. Lo que hacen es salir cuando ocurre alguna cuestión climática con créditos y subsidios, y el productor no se puede meter en créditos", se lamenta.

El referente señala un tercer factor: los hábitos de consumo y la falta de educación. "La gente quiere comer palta en esta época, que está carísima porque no es la temporada. Tenemos una cultura de consumo de verduras bastante baja. Una acción que debería hacer el Gobierno es promocionar que, por ejemplo, en las escuelas los chicos coman frutas, tratar de inyectar que se alimenten más sanamente", opinó.

Producto por producto


De acuerdo a un informe elaborado por el economista Pablo Salvador de la fundación Ideal, lo que paga el consumidor final en Mendoza es 7,4 veces más caro que lo que recibe el productor en el campo, considerando la temporada 2016/2017.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa también elabora todos los meses el índice que mide esta brecha y hace el seguimiento producto por producto. En julio hubo, por primera vez, una menor disparidad desde 2015, cuando empezó a medirse este indicador.

El estudio de julio señala que a lo largo del mes los valores se multiplicaron por 4,61 veces en el trayecto desde que salieron del campo y llegaron al consumidor, esto es el 5,1% por debajo de julio del año pasado . La reducción promedio en la brecha se debe, principalmente, al comportamiento de cuatro productos: el brócoli, el tomate, la naranja y el zapallito, todos con fuertes mejoras en los precios al productor, que le permitieron disminuir la diferencia entre los valores de destino y góndola.
Fuente:

Más Leídas