Mendoza Mendoza
domingo 09 de octubre de 2016

Aeropuerto: ya colocaron la tercera manga y amplían la sala de embarque

A un mes del cierre, las obras en El Plumerillo marchan a ritmo frenético para que esté listo el 8 de diciembre. La aeroestación está siendo renovada por completo. Además construirán una salida de emergencia al Acceso Norte

Un mes después del inicio de las obras en El Plumerillo, el aeropuerto mendocino está irreconocible. Una voraz y variopinta fauna mecánica de toque dinosáurico va y viene a su antojo modificando todo el tiempo el paisaje natural y estructural del lugar.

Cavan pozos, rompen pisos, sacan escombros, mueven materiales, aplanan la tierra, abren espacio al hormigón donde antes había viñedos. Caminar distraído por sus alrededores puede implicar terminar aplastado por estos monstruos mecánicos.

Sólo los seres humanos habilitados y encargados de diversas faenas que demandan las obras pueden desplazarse por el área crítica, advertidos de los cuidados que deben tener.

A ritmo frenético marchan las obras de remodelación del aeropuerto El Plumerillo, que el 8 de diciembre próximo debe ser entregado listo, lavado, vestido y peinado para hacer el corte de cintas y comenzar a funcionar.

En una recorrida, Diario UNO permitió verificar todos los cambios que se han concretado.

En la plataforma ya luce instalada la largamente prometida tercera manga para pasajeros que aguardó casi dos años a un costado para ser levantada porque el aeropuerto no dejaba nunca de operar.

La estructura, una rampa que permite subir al avión desde el primer piso de la sala de preembarque sin pisar nunca la plataforma, fue colocada en el ala Sur de la terminal aérea.

Su presencia habilitó otras reformas que ya estaban previstas en el proyecto. Entre ellas, la ampliación de la sala de arribos nacionales en un tercio, la que está justamente del lado Sur, como también la construcción en el primer piso de la sala de preembarque para la tercera rampa.

La obra gruesa de ambas (todo construcción en seco) está a punto de concluirse antes de que empiecen con los detalles.

También ya fueron ampliadas las salas similares del sector internacional, que continuará operando en el ala Norte.

El techo de la aeroestación Francisco Gabrielli se hizo a nuevo. Ahora se trabaja en la estructura interna que sostendrá el cielo raso, el que aún no ha sido colocado.

La playa de estacionamiento, la que ya había sido desmantelada, quitándole todos los parasoles y repavimentada en algunos sectores, está en pleno proceso de ampliación.

Sus dimensiones se extenderán para que tenga una capacidad para 800 vehículos una vez concluida.
Además se construirá una salida de emergencia hacia el Acceso Norte, con la que hasta ahora la terminal no contaba.

El agrandamiento de la playa de estacionamiento implicó sacrificar la mitad del viñedo de uvas Malbec que engalana el frente del Aeropuerto y donde todos los años se hace la Fiesta de la Cosecha, con presentaciones artísticas y conciertos de la Orquesta Filarmónica.

El viñedo de El Plumerillo no es un viñedo más. Es casi único en el mundo y tiene su similar en el aeropuerto de Burdeos, Francia, que es anterior y de donde se imitó la idea.

Por eso la mitad restante será conservada para que la terminal aérea no pierda ese toque mendocino que sorprende a los turistas con las montañas de fondo.

En cuanto a la pista, los ingenieros aguardan que fragüe la base de cemento de la franja central levantada, lo que se espera que se extenderá a fines de octubre. Recién entonces avanzarán con la capa de hormigón.

Siete compañías constructoras trabajan a todo vapor en la remodelación, que una vez concluida habrá insumido un costo de $1.300 millones (unos 85 millones de dólares) y abrirá las puertas a nuevas rutas de Mendoza a Sudamérica, ya que varias compañías aéreas internacionales aguardan la reapertura para abrir sus corredores directos a nuestra ciudad desde Río de Janeiro, Panamá, Colombia y Lima, en Perú.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas