Mendoza - Las Heras Las Heras
lunes 21 de marzo de 2016

A cuatro meses del asesinato de un joven, la Justicia no tiene peritajes

A Gastón Allende (22) lo mataron en el Barrio La Favorita y sus padres no saben quién es el fiscal ni cuál es la carátula de la causa.

A Gabriel Gastón Allende (22) lo mataron de un tiro en la cabeza el 21 de noviembre del año pasado, cuando fue a devolverle una campera a su hermano, que vive en el barrio La Favorita. A cuatro meses del hecho, su familia no tiene idea de por qué lo asesinaron, en qué circunstancias ni quién fue.

Lo único que les dicen desde la Unidad Fiscal de Ciudad a Sandra y Hugo, padres de Gastón, es que aún no están los peritajes, algo llamativo porque cuatro meses es un plazo más que prudencial para analizar los elementos de prueba.

Cada una de las seis veces que fueron hasta Tribunales los atendieron personas distintas, que siempre les respondieron con evasivas. No sólo no les devolvieron la moto en la que viajaba acompañado Gastón, sino que ni siquiera les han restituido la vestimenta ni la documentación que llevaba el día que lo asesinaron.

"Por suerte, encontramos una fotocopia de su partida de nacimiento para hacer el sepelio", dice Hugo (50), un plomero del barrio 8 de Mayo, de Las Heras.

Huérfanos
Gastón, quien trabajaba de albañil, tenía tres hijos, uno de 5 años, otra de 3 años y un bebé de 6 meses.

A los dos primeros los tuvo con una chica que los abandonó, con lo cual ambos chicos quedaron huérfanos, al cuidado de sus abuelos, quienes aún no les dicen lo que pasó.

"No tengo palabras, no las encuentro. No sé cómo decirles lo que pasó con su papá", alcanza a articular Hugo antes de quebrarse.

De ahí, entre otras cosas, la importancia de que le asignen a esa familia un psicólogo o un profesional que los acompañe durante este trance.

"Mi médico de cabecera me dijo que no podemos hacer ningún tratamiento psicológico si no sabemos qué fue lo que pasó con nuestro hijo. Por eso traté de averiguar, pero no me dijeron cuál es la carátula de la causa. Y yo sé muy bien que si le ponen por ajuste de cuentas, va a quedar archivada", dice Sandra con voz trémula.

Un croquis que no interesa
A la 1 del sábado 21 de noviembre del año pasado Gastón circulaba en su moto con un amigo por el barrio La Favorita. De repente, alguien le disparó y la bala impactó en su cabeza. Lo llevaron al hospital Lagomaggiore y fue derivado luego al Hospital Central, donde murió.

El joven que lo acompañaba se bajó de la moto, corrió y se perdió por ahí para salvarse.

En un primer momento, se habló de una guerra entre bandas, luego de que la intención era robarle el vehículo y después de que se habían equivocado y que en realidad quisieron matar al que terminó escapando.

Uno de los tres hermanos de Gastón fue hasta la Oficina Fiscal N°2, del barrio Cano, donde se inició la causa, y les dibujó un croquis a los investigadores para indicarles dónde vivía el acompañante, para que este dé testimonio. Pero los padres contaron a Diario UNO que no les llevaron el apunte.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas