Colesterol Colesterol
viernes 29 de julio de 2016

Las propiedades de las mandarinas

Las mandarinas son frutos cítricos dulces y deliciosos, pueden utilizarse en muchos platos y además tienen varios beneficios para la salud.

Añadir frutas a nuestra dieta es la forma más eficaz y natural de obtener vitaminas y mantenernos saludables. El caso de las mandarinas, también conocidas como tangerinas, no es la excepción.

Las mandarinas son frutos cítricos dulces y deliciosos, pueden utilizarse en muchos platos y además tienen varios beneficios para la salud.

En OtraMedicina en más de una ocasión hemos visto el poder de las propiedades de todo tipo de frutas, desde las primas de las mandarinas, las naranjas, hasta las propiedades de las uvas. Para seguir conociendo los beneficios de las frutas, hoy te presentamos los beneficios que tienen algunas de las propiedades de las mandarinas.
Qué son las mandarinas

Antes de comenzar a ver cuáles son las propiedades de las mandarinas comencemos viendo qué son las mandarinas y algunas de sus características fundamentales.

Las mandarinas son el fruto cítrico del árbol conocido como mandarino. Como todos los cítricos, las mandarinas son una importante fuente de vitamina C. Éstas se caracterizan por un color naranja claro y por ser muy similares a las naranjas, aunque tienen un menor tamaño.

También tienen un aroma más intenso que las naranjas, un sabor dulce bien definido y su cáscara es mucho más fácil de quitar. Su pulpa consta de varios gajos agrupados, que contienen el jugo de la fruta y unas pocas semillas.

En la antigüedad esta fruta se cultivó en las zonas tropicales de Asia, sobre todo en la antigua China e Indochina. Hoy en día China continúa siendo el principal exportador de esta fruta, la cual por sus propiedades es utilizada justamente en la medicina tradicional china con frecuencia.


Beneficios de las mandarinas
Reducen el riesgo de desarrollar cáncer

Se cree que el consumo asiduo de mandarinas puede ayudar a prevenir el cáncer. Investigadores de la Kyoto Prefectural University of Medicine en Japón, señalan que tomando jugo natural de mandarinas a diario los pacientes con hepatitis viral crónica pueden reducir los riesgos de desarrollar cáncer de hígado.

El estudio duró un año entero y en él 30 pacientes que tenían hepatitis viral crónica añadieron el jugo natural de mandarinas a sus dietas diarias y como resultado, ninguno de ellos contrajo cáncer. Comprender este hecho se hace más fácil si tenemos en cuenta que otros 45 participantes que no tomaban jugo de mandarinas desarrollaron cáncer de hígado en el mismo estudio.
Son una importante fuente de vitamina C

El 80% de las cantidades de vitamina C y potasio que consumes todos los días fácilmente lo puedes conseguir con la ingesta de apenas una mandarina al día. Por ello son una de las mejores fuentes naturales de vitamina C pero además, tienen propiedades antioxidantes que te ayudan a mantenerte más joven y saludable.

La vitamina C es necesaria para el buen desarrollo del cuerpo en general y nuestro cuerpo no es capaz ni de generarla ni de retenerla. Aún peor: cada vez que orinas eliminas la vitamina C de tu cuerpo. Por eso adquirir constantemente estas vitaminas es tan importante y por esto también, comer mandarinas es muy importante para tu cuerpo.

Ayudan a tratar problemas con el colesterol

Acabamos de señalar que las mandarinas poseen propiedades antioxidantes, pues bien, sus propiedades antioxidantes además de mantenerte más joven, ayudan a mantener bajos los niveles de colesterol.

Estas propiedades actúan sobre todo a nivel de las arterias, donde trabajan constantemente limpiando y librando los espacios en los que se acumula el colesterol. A su vez, esto reduce las probabilidades de sufrir un accidente cardiovascular y enfermedades cardíacas al bajar la presión arterial.
Ayudan a bajar de peso

Las mandarinas también son una importante fuente de fibra dietética. Cada porción de 100 gr tiene unos 3 gr de fibra, el consumo de esta fruta ayuda a sentirse lleno durante un buen tiempo y como consecuencia, reduce el deseo de alimentarse y de comer en exceso.

Pueden utilizarse en todas las comidas y son muy fáciles de transportar. Al tener cáscara se mantienen higienizadas naturalmente, las puedes llevar en la mochila, en el bolso o hasta en un bolsillo. Simplemente quitas la cáscara y disfrutas mientras obtienes los beneficios de esta dulce fruta.


Fuente:

Más Leídas