espectaculos - estrenos estrenos
jueves 28 de septiembre de 2017

Zama de estreno: "Cada época genera su propia locura"

Entrevista. Lucrecia Martel estrena su filme Zama, basado en el libro del mendocino Antonio Di Benedetto. Una historia de soledad, demencia y liberación.

La cineasta salteña Lucrecia Martel estrena Zama, su nueva película tras nueve años, que se basa en la novela homónima del mendocino Antonio Di Benedetto y en la que construye una idea del pasado –extraño y surreal– para recorrer la mente perturbada del funcionario colonial Diego de Zama, un héroe absurdo que vive esperando lo imposible: una carta del rey de España que lo aleje del puesto de frontera en el que se encuentra estancado.

Protagonizada por el mexicano Daniel Giménez Cacho, la española Lola Dueñas, el brasileño Matheus Nacthergaele y los argentinos Juan Minujín, Rafael Spregelburd y Daniel Veronese, el cuarto largometraje de la autora de La ciénaga, La niña santa y La mujer sin cabeza llega a las salas tras su paso por Venecia, Toronto y Nueva York, con una historia ambientada en el Gran Chaco, en tiempos de una América salvaje y misteriosa.

lucrecia-martel-2.jpg
Lucrecia Martel.
Lucrecia Martel.

"En el fondo está la idea de que cualquier persona que se resiste, perece. Los huracanes a los árboles rígidos los arranca de raíz, mientras las palmeras se doblan, pero sobreviven. Sólo queda lo flexible. La mejor forma de oponerse a algo malo que te toca vivir es la flexibilidad. Y no creerse tanto algo, porque mutar es la acción más vital posible. No hay que resistir, sino mutar", dijo Martel en relación a la situación que sufre Zama.

Definida por Martel como "un sortilegio" y una "película de liberación" que cada espectador puede interpretar a su manera, Zama describe la pesadilla real de un burócrata mediocre rodeado por un entorno decadente y enfermizo, en el que se ve obligado a "hacer cosas que preferiría no hacer, traicionando, afirmando lo que no cree, actuando como si sus días no fueran parte de su vida, sino un interludio que hay que soportar hasta que llegue su esperado traslado para reencontrarse con su familia".

La cineasta explicó que si bien Zama resiste durante años ese estado deplorable, hacia el final no tiene más remedio que ser flexible y dejarse arrastrar: "Se me ocurre que cuando Di Benedetto escribió esta novela no estaba lejos de su mente la metáfora de que una persona sin manos no tiene de dónde agarrarse y entonces debe dejarse llevar".

lucrecia-martel.jpg
Lucrecia Martel.
Lucrecia Martel.

–"Zama" no es muy diferente a tus filmes anteriores, de algún modo tu interés es el mismo: una indagación en la subjetividad del protagonista. ¿Cómo pensaste una puesta en escena para eso?
–La decisión número uno fue que yo tenía que filmar lo que Di Benedetto había visto y escuchado. Había una idea de mantenernos dentro de la cabeza del personaje con pequeñas apuestas, entre ellas la idea de que muchos textos de diálogo estuvieran sobre planos de Zama. Me parecía que la repetición de ese dispositivo iba a generar una especie de voz interior hecha de muchas voces. Genera la sensación de que la película es muy subjetiva y que todo lo que estás viendo está dentro de la cabeza del protagonista.

–¿Podría decirse que "Zama" es una película sobre la desesperación y la locura?
–Para mí es una película de liberación. La idea era armar todo este dispositivo sobre un hombre que cree algo de sí mismo que lo único que le genera son insatisfacciones y que cuando abandona eso entra en un terreno de aventuras que a cualquiera nos gustaría, aunque también sabe que puede salir mal, pero liberado.

Zama

–¿La película se corre de la realidad para crear un mundo de locura surrealista?
–Ser parte de la sociedad significa de por sí una capacidad de locura enorme. Que todos tan mansamente nos sometamos a las horas de trabajo que son sacrificios sin ningún beneficio más que económico es una demencia. Se trabaja para la supervivencia. Hay una necesidad de demencia para pertenecer a la sociedad. No hay tanta normalidad. Cada época genera su propia locura y solamente con locura se puede vivir en esta sociedad.

–Llama la atención el papel de héroe absurdo, condenado a la esperanza, que tiene Zama...
–Claro, hasta el final, cuando le dice al otro personaje: "Hago lo que nadie hizo por mí, digo no a sus esperanzas". Di Benedetto seguramente estaba imbuido por ese espíritu, porque vivió los años '50 y es difícil creer que no haya leído a Albert Camus. Estamos en una cultura tan predeterminada por el catolicismo que creemos que al final de nuestros sacrificios todas las cosas malas que sufrimos van a ser recompensadas. La recompensa por el sacrificio y la idea de que el sentido está siempre más allá es la base de la locura católica. Y en ese sentido Zama es muy humana.

Sobre el autor del libro
Antonio Di Benedetto. Nació el 2 de noviembre de 1922 en Mendoza. Fue, además de escritor, uno de los más destacados periodistas de nuestro medio, llegando a ser subdirector de diario Los Andes.
Dictadura. Fue detenido en 1976, encarcelado y torturado por la último gobierno de facto. Estuvo preso, bajo tormentos, durante más de un año.
Zama. Fue su segunda novela y la escribió en 1956. Es considerada una obra maestra de las letras latinoamericanas.

di-benedetto.jpg
libro Di Benedetto copiar.jpg
Antonio Di Benedetto.jpg

Fuente: Télam

Más Leídas