espectaculos espectaculos
domingo 08 de mayo de 2016

¡Vuelve más épico que nunca!

Mel Gibson regresa con su nueva película: la historia de Desmond Doss, un médico de guerra que salvó cien vidas y siempre se negó a empuñar un arma.

Ya han transcurrido varios años desde que se vio a Mel Gibson en pantalla. Fue en el villano de «Los mercenarios 3», una señal que los críticos señalaron como lo único que podía hacer en Hollywood después de los últimos altercados fuera de la pantalla que le han dejado marcado casi como una persona no grata en la meca del cine. Tras aquella trilogía de Mad Max, Arma letal y su nombramiento como hombre más sexy del planeta, su estrella fue declinando, sobre todo cuando se supo que detrás de su perfil conservador, super religioso, cristiano y cumplidor de las normas, llevaba años siendo infiel a su mujer, que era sumamemnte machista y misógino, medio alcohólico, antisemita y que, además, fue detenido por conducir bebido.

Sin embargo, su contradictoria existencia no lograba borrar su talento como director: «Braveheart», «Apocalipto» y «La pasión de Cristo» lo atestiguan. Ahora, con 60 años, sin el físico de antes e inflado por tanto alcohol, Gibson se ha vuelto a refugiar en la dirección con una película, «Hacksaw ridge», sobre una figura heroica. Se trata de Desmond Doss. Protagonizada por Andrew Garfield (el último Spiderman), relata la historia de un médico en la Segunda Guerra Mundial que expuso su vida una y otra vez en el frente exponiéndose para salvar del fuego a sus compatriotas heridos. Lo curioso del caso de Doss es que era un firme católico creyente y creía firmemente en el no matarás, por lo que siempre se negó categoricamente a empuñar cualquier arma, pistola o cuchillo, con la que defenderse.

Fue una decisión controvertida porque hubo un tramo de la guerra en el que el objetivo principal de los enemigos era matar médicos, con el fin de evitar que salvaran vidas y de minar la moral de los soldados. Eso no evitó que Doss (el primer objetor de conciencia que ganó la medalla de honor del congreso) se arriesgase una y otra vez para salvar a sus compañeros.

En total se piensa que salvó más de cien vidas, aunque él asegura, en un alarde de modestia, que no pudieron ser más de 75, lo que resulta igualmente extraordinario.

Pues sobre esto, Gibson ha elevado una epopeya típica de su cine en la que ha contado con estrellas de primer orden comoVince Vaughn, Sam Worthington y Hugo Weaving junto al ya mencionado Garfield. Es probable que la vida personal de Gibson no se recupere tras esta película pero sí que se mantenga su gran valía como director.

Fuente: abc.es

Más Leídas