espectaculos espectaculos
lunes 12 de junio de 2017

Vende su premio para poder financiar su nueva película

Abdellatif Kechiche, director de "La vida de Adele", ganador del festival de cine de Cannes 2013, decidió enviar a remate su Palma, con 118 gramos de oro de 18 kilates

Abdellatif Kechiche, director de "La vida de Adele", ganador del festival de cine de Cannes 2013, decidió enviar a remate su Palma, con 118 gramos de oro de 18 kilates fabricada por Chopard, para ayudar a la financiación de su nueva película que, por ahora, está a mitad de camino.

El cineasta franco-tunecino tomó esta decisión después de que se frenó la posproducción de su drama, por su extensión resuelto en dos entregas, "Mektoub, mi amor", como consecuencia de dificultades financieras surgidas tras el retiro de quienes la respaldaban en Francia.

El nuevo largometraje, protagonizado por los actores franceses Lou Luttiau, Shain Boumediene y Ophelie Bau, estaba en etapa de posproducción cuando el banco productor bloqueó su línea de crédito, dejando el proyecto en un lugar indefinido, señaló Kechiche

Todo surgió en una declaración a la revista The Hollywood Reporter, mientras que el banco Cofiloisirs, uno de los dos principales inversores del cine francés actual no hizo comentarios.

"Con el fin de reunir los fondos necesarios para la finalización de la posproducción sin más demoras, la compañía francesa de producción y distribución Quat'Sous subastará objetos de cine relacionados con la obra de Kechiche", continúa la declaración.

"Los artículos que se ofrecerán en subasta van desde la Palma de Oro hasta las pinturas al óleo que desempeñaron un papel central en ese filme".

Un portavoz del director no especificó cuánto dinero se necesitaba para terminar la película, a consecuencia de un acuerdo de no divulgación entre los financistas y la compañía productora.

"La vida de Adele" es la película con más sexo explícito de las ganadoras de la Palma de Oro, la historia de un amor lesbico hot, que también recibió un premio especial para sus estrellas, Adele Exarchopoulos y Lea Seydoux.

No se recuerdan anécdotas similares con respecto a la Palma de Oro, sí que Wim Wenders perdió su premio -entonces no fabricado por Chopard- por "París Texas", jugando al pinball con su colega estadounidense Jim Jarmush, la misma noche en que lo había recibido y que Roberto Begnini extravió el suyo por "La vida es bella", en el aeropuerto de Roma.

En el caso de los Premios Oscar, desde 1950 todos los ganadores firman un contrato por el que, en caso de que quieran venderlo, ellos o sus herederos, deben primero ofrecérselo a la institución que se lo otorgó por el simbólico precio de un dólar.

Por eso mismo esas estatuillas se cotizan muy alto cuando aparecen, muy de vez en cuando, y por ejemplo el Oscar que le fue entregado a Orson Welles por el guión de su clásico filme "El ciudadano", en 1942, se vendió a fines de 2012 por unos 860.000 dólares.
Fuente:

Más Leídas