espectaculos espectaculos
domingo 09 de octubre de 2016

Valentina Fusari en el círculo de guitarristas

Desde este martes y durante 10 días, la bailarina y coreógrafa mendocina volverá a colaborar en el proyecto creativo de Robert Fripp, con un ensamble de 100 músicos de diversos países

Lo que el mundialmente famoso guitarrista inglés Robert Fripp (fundador y líder de la agrupación de rock King Crimson) ideó a partir de un novedoso método de afinación, culminó en una integral experiencia artística que hoy incluye a guitarristas de todo el planeta. Así surgió en 1985 su clase, Guitar Craft (que se ha impartido también en Mendoza), y luego el grupo The League of Crafty Guitarists.

La bailarina y coreógrafa mendocina Valentina Fusari se sumó en 1994 a este proyecto creativo y ahora es parte nuevamente, incluso como organizadora, del encuentro que se va a desarrollar entre el 11 y el 22 próximos en la localidad de Villa Allende (Córdoba), con la última Introducción al Círculo de Guitarras (Guitar Craft) dictada en persona por Robert Fripp. El cierre de este ciclo irá acompañado de la performance de The Symphony of Crafty Guitarists II, un ensamble de más de 100 guitarras en escena.

Diario UNO habló con Fusari sobre esta singular experiencia y su participación en el curso y en la sinfonía final.

–¿Cuál será tu tarea como parte de este encuentro en Córdoba?
–Voy como invitada para ser parte del staff artístico y de la organización del curso, que es el de Introducción al Círculo de Guitarras que va a dar Fripp, y como cierre se hace un concierto, que es la Sinfonía de Crafty Guitarists II. Somos un equipo muy numeroso y en mi caso estoy involucrada también con la organización, porque en estos cursos, además de hacerse el concierto final, hay dos semanas intensivas de convivir todos juntos en un mismo espacio.

–¿Vienen músicos de diferentes países?
–Sí, de Europa, Estados Unidos, Japón, Rusia, Argentina y toda Latinoamérica, y entonces el modo de llevar a cabo este ensamble de 100 guitarras ha sido alquilar un gran monasterio en Córdoba.

–¿Cuál es tu aporte específico en el concierto final?
–Desde mi visión de coreógrafa colaboro en el desplazamiento de los músicos: cómo caminan, la ubicación en el espacio, todo desde el movimiento. Más allá de la logística del curso, que implica por ejemplo atender la distribución de las personas en las habitaciones y la alimentación, que tiene que ser sana, energética, que los mantenga dúctiles para tocar. En este caso es una dieta vegetariana.

–Es decir que en esta oportunidad no vas a incorporar la danza, sino que vas a trabajar con los músicos...
–Exacto, no va a haber danza. Muchas veces me han pedido sugerencias para que desde el punto de vista coreográfico dé mi opinión sobre cómo están caminando los músicos, porque no se quedan quietos, transitan el espacio, el círculo. En la sinfonía a veces se forman en círculos concéntricos o van caminando y tocando a la vez. Hay un cruce de músicos y sonidos que es difícil de hacer para ellos, porque tienen que moverse con el instrumento mientras van escuchando lo que va sucediendo.

–¿Por qué los músicos se ubican en círculo?
–Por el modo de trabajar, de transferirse el sonido, hay un contacto más directo entre ellos. Es muy atrapante lo que se genera a nivel del sonido.

–¿El público que asiste dónde se ubica?
–Depende cómo sea el lugar: el público puede estar alrededor o dentro del círculo.

–Esta disposición en círculo desde tu punto de vista es ya un planteo coreográfico...
–Exacto, porque apenas los vi pensé que eso era coreográfico, esa espacialidad, ese modo de estar en escena.

–Antes de conocer a Fripp ya trabajabas con su música. ¿Cuáles son los puntos de contacto entre su obra y lo que hacés vos en la danza?
–Para mí tiene una racionalidad y una abstracción tan fuertes como lo emotivo. Hay un límite entre lo racional y lo emotivo que me conmovió, porque yo a partir del movimiento he buscado también eso, que la abstracción del movimiento pueda transmitir y emocionar.

–¿Y con el Ballet Contemporáneo de Capital que dirigís qué proyectos vienen después de haber estrenado hace poco "Amore mío"?
–En noviembre con mi hermana Lucía tenemos una serie de funciones con la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza que se llama "Ciudad en danza", que se iniciaría este año para compartir un espectáculo al aire libre con otros grupos que hacen contemporáneo. En diciembre vamos a San Juan invitadas a cerrar un ciclo de danza. También nos han invitado a un proyecto, ser parte de la ópera La Traviata, que se haría a fines de noviembre en el Independencia y el Ballet Contemporáneo sería parte de ese proyecto.

Fuente:

Más Leídas