espectaculos - Oscar Oscar
domingo 14 de mayo de 2017

Una vuelta de tuerca al aterrador universo Alien

Ridley Scott retoma la franquicia con «Alien: Covenant», protagonizada por Michael Fassbender.

En abril de 1968 el mundo descubrió «2001: Una odisea del espacio». El filme, ideado por las mentes de Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke, describe eventos inminentes en la realidad de la época. La narración encierra, tras su estética, un brillante ejercicio de investigación tan acertado que la NASA escribió un documento en el 2005 argumentando que la película es, hoy en día, «el filme minuciosamente más preciso de la historia, en cuanto a ingeniería aeroespacial se refiere».

Una cinta que pavimentó la autopista hacia un género distinto dentro de la ciencia ficción. Diez años después, en 1979, se estrenó «Alien, el octavo pasajero» metamorfoseando de nuevo el viaje espacial aunque esta vez dentro del terror. Para el director de Alien, el británico Ridley Scott, «2001: Una odisea del espacio» fue la razón por la que existe Alien. «Cuando yo vi en el cine la película de Kubrick, me quedé impactado. A mí el espacio siempre me ha intrigado, pero la película de Stanley Kubrick me pareció la apoteosis. Desde entonces, siempre he querido trabajar en este género. La visión de Kubrick nos afectó a todos, a George Lucas con La Guerra de las Galaxias, y a mí con Alien».

Esta semana Ridley Scott regresa a la franquicia con «Alien: Covenant», la sexta entrega de una saga que Scott defiende ante las criticas. «Con el primer Alien subimos el listón del género de terror, y no pretendo ser un cretino al decir esto pero es una realidad. Yo quería volver a una entrega de puro terror porque es un género que conozco y al que creo que merece la pena regresar», admite Ridley un tanto a la defensiva. Cuarenta años después del primer capítulo, Scott regresa incluyendo la historia de «Prometheus», la teoría alternativa sobre el origen de la humanidad en otro planeta a manos de un humano llamado Weyland (Guy Pearce) y su hijo androide David, a quien da vida Michael Fassbender, un actor que regresa en Covenant asumiendo dos personajes. «Michael me fascina como actor porque tiene una cualidad muy difícil de encontrar y es que es capaz de humanizar cualquier tipo de personaje», declara el cineasta inglés.

La franquicia Alien ha multiplicado exponencialmente su presupuesto y se estima que este último capítulo haya costado al estudio unos ciento cincuenta millones de dólares, veinte más de lo que costó Prometheus. «Me siento libre porque ante todo soy un hombre de negocios. Yo no me considero un artista. Acabo de recibir un premio por parte de la unión de directores, un premio que no lo reciben muchos y que me sitúa a la altura de George Cukor. Mi primera película me costó 70.000 dólares y, para poder hacerla, tuve que tragarme mi salario. He aprendido mucho en esta industria. Un realizador inteligente tiene que poner su mano donde está el dinero y mostrar coraje al hacerlo. Yo hice cuatro películas seguidas que fueron exitazos; Alien, Blade Runner, Legend, y Thelma & Louise. Las cuatro monumentales. Lo siento, me importa una mierda que piensen que soy un engreído, son películas monumentales. Creo que lo que quiero decir es que nunca debes dejarte llevar por lo que digan los demás, lo importante es saber quién eres y de dónde vienes. Yo siempre advierto a los nuevos directores que no escuchen a nadie. Una vez alguien me dijo: "¿Por qué no haces una película sobre gente normal?" Joder, le dije que no porque ese no soy yo», reclama el cineasta que está harto de que le pregunten si le molesta no haber ganado todavía un Oscar. «Te repito, soy un hombre de negocios. A mí me interesa triunfar en la taquilla, ganar dinero. Los premios me dan igual».
Las mujeres en la saga Alien

Scott es un inconformista que concibió uno de los mejores personajes femeninos de la historia del cine; la teniente Ripley (Sigourney Weaver). Desde entonces, ha demostrado que entiende la naturaleza femenina en narraciones sorprendentes como Thelma & Louise, G.I. Jane y, por supuesto, Alien. «Nunca he tenido ningún problema en hacer películas con mujeres protagonistas. Mi madre es una mujer muy fuerte y siempre ha sido una inspiración para mí. No creo que sea algo de lo que yo tenga que alardear como cineasta, pero la verdad es que encuentro normal que una mujer fuerte protagonice una película, lo raro es no encontrar más en la pantalla».

Katherine Waterston es la actriz encargada de tomar el relevo de Elizabeth Shaw (Noomi Rapace en Prometheus) y la teniente Ripley en Alien. «De nuevo hay que viajar a los orígenes. El personaje de Ripley se concibió desde el principio como un hombre y alguien, no recuerdo quien, me sugirió que podría cambiarse en una mujer. Ese cambio tan simple se volvió un objetivo, por eso necesitaba una mujer muy particular para el personaje. Cuando conocí a Katherine Watherson no había hecho nada, solo teatro, pero me demostró tener una gran inteligencia», termina el director, que prepara ya, para estrenar en 2018, el próximo capitulo de la saga.

Fuente: abc.es

Más Leídas