espectaculos - Mendoza Mendoza
viernes 01 de abril de 2016

Una vieja amistad para inaugurar una nueva sala

Lito Cruz habla de la obra que junto con su amiga mendocina Pinty Saba presenta en Mendoza en el nuevo teatro Las Sillas.

Este viernes por la noche en la escena mendocina habrá un doble motivo para festejar. Por un lado, que el emblemático elenco de Teatro Las Sillas –que en este 2016 cumple 30 años de trabajo en Mendoza– vuelve a tener su sala propia y por el otro, que para inaugurar este espacio se presentará la obra "¿Qué hago? ¿Y si le escribo una carta?", protagonizada por Pinty Saba –el corazón de este elenco– y su amigo, el reconocido actor Lito Cruz, que ha viajado desde Buenos Aires para participar de las tres funciones y para dictar un seminario.

Antes de viajar a Mendoza, la voz llena de matices y el excelente humor de Lito Cruz respondieron estas preguntas para Diario UNO.

–Me parece fantástico que en esta obra se rescate el valor del género epistolar, en una época donde las cartas han caído en desuso...
–Lo que quisimos hacer no es sólo por el valor de la carta, sino pensar "¿qué hago? ¿Y si le hablo por teléfono, y si le mando un mail, y si le mando un whatsapp, y si no le hablo, ¡qué hago!". Hay momentos así. Pero también quisimos explorar el tema de cómo era el teatro isabelino, en la época en que no había nada en el escenario, salvo los actores, por eso lo primero que van a ver es un prólogo de William Shakespeare, de Enrique V.

–¿Por los 400 años de su muerte?
–A propósito de un homenaje a él y me parece que puede ser interesante. También vamos a apelar mucho, pero mucho a la imaginación del espectador y después lo que nos gustaría es hacer un debate.

–¿Abrir el juego al público?
–Claro, ver si los hacemos imaginar, si ingresan en el mundo que les propone ese pequeño cuadrado del escenario y se sumergen en él y pueden viajar un poquito en estas historias. Es un desafío grande lo que hacemos con Pinty.

Charlar con el gobernador
–Supongo que para un actor es un plus interesante inaugurar una sala de teatro...
–Lo importante es seguir poniéndonos de pie con la cultura argentina, con la cultura de los actores, de los músicos, de los cantantes... Porque si no va a ser todo comercial.

–¿Qué opinión tenés de las políticas culturales?
–Y hasta ahora no es nada optimista, hasta ahora... Vamos a ver. Lo estamos haciendo todo en privado. Ojalá pueda tener una charla con el gobernador o con el secretario de Cultura y hablar un poco de los proyectos que tienen que ver con la proyección cultural de una ciudad, de una provincia que tiene una significación enorme en la República Argentina, que es Mendoza. En La Argentina tenés a Buenos Aires, a Mendoza y no quiero hablar más porque los cordobeses y otros más me van a matar (risas).
Generaciones futuras

–Además vas a dictar un seminario de actuación para teatro, cine y televisión...
–Sí, hoy de 15 a 19 en la misma sala del Teatro Las Sillas. Vamos a ver cuál sería la nueva manera de trabajar con el actor, en esta época en la cual la mente tiene una vertiginosidad que no teníamos nosotros, por ejemplo a través los videoclips, los videojuegos. Yo espero que el teatro esté a la altura de esas velocidades mentales que tienen los chicos y que nosotros los viejos ya no las tenemos, como yo, que tengo más años que Matusalén (risas).

– Con todo esto que hablás de los videojuegos, ¿Creés que las nuevas tecnologías nos están volviendo menos sensibles?
–No, creo que no, que estamos mucho más sensibles porque el cerebro humano está progresando. Imagínate como era el hombre de Neandertal y cómo ha evolucionado el cerebro. Cómo habrá evolucionado la ciencia que ahora hasta hablamos de ondas gravitacionales...

–Es un punto donde en las explicaciones casi se tocan la ciencia con la poesía...
–Estamos en una época en que la ciencia es poesía y la poesía ya casi es ciencia, pero yo confío. Lo veo en los chicos, por ejemplo mis nietos. Ellos ingresan al mundo después del parto con un cerebro distinto, con una curiosidad enorme, no sólo por su propia vida, sino por lo que pasa en el universo.

Amorosas cartas
–¿En esta obra se puede ver un poco esa relación asimétrica que a veces se da –en este caso en los personajes del director de teatro y la actriz–, donde hay un ascendente, admiración, que puede mutar en amor?
–Eso lo van a ver en las cartas, porque lo interesante es que hay toda una vida contenida en unas cartas. Pero además, vos sabés que mis hijas encontraron las cartas que me mandaba mi mujer y yo a ella. Estuve 45 años casado. Encontraron en esas cartas toda una vida de la madre de ellas y mi mujer, que se murió hace cinco años. Yo le dije: "¿Ahora te morís, que tenemos los chicos y todo?". Pero ella no me hizo caso y se fue.

–Fue reconstruir la historia de amor...
–Ellas tienen todo lo que hemos construido: la casa, los lugares, todo es para ellas, hasta les hice la herencia. O sea que prácticamente soy un vagabundo (risas). Cuando ella falleció me compré un gatito siamés que ahora se lo llevó mi hija, o sea ¡que ni el gato me quedó!", concluye Lito, que tiene la capacidad de cerrar con una sonrisa una carta difícil de su vida.

Cuándo: viernes a las 21.30 y sábado a las 21 y 22.30
Dónde Teatro Las Sillas (Círculo Médico de Mendoza, Olegario Andrade 510, 2º piso, Mendoza)
Reservas: 0261-3649953 / 4297742
Entradas $250

Empezar con todos los vientos a favor
Pinty Saba está feliz de tener un "hogar teatral" de nuevo, luego de cambiar varias veces de sala a lo largo de estos 30 años que tiene su compañía. Su nueva casa es grande, tiene capacidad para 215 personas.
"Es un auditorio muy lindo que tenía el Círculo Médico, que hemos reformado, revitalizado y convertido en teatro. Ahora volvemos a tener nuestro espacio, aunque nunca dejamos de trabajar como compañía".

–Qué actividades van a desarrollar en este espacio?
–Tiene un hall que hemos aggiornado como barcito, que nos va a permitir combinar actividades con la música. Arrancamos con el espectáculo de Lito, pero vamos a tener una oferta cultural que va a apuntar fundamentalmente al teatro, pero también a los eventos musicales, de danza. Vamos a tener talleres para todas las edades y seminarios, no sólo de teatro. Además de la milonga Las Sillas, los sábados a las 0.

–¿Cómo se conocieron con Lito?
–Éramos compañeros de actuación en Buenos Aires en los '90. Cuando sabe que estoy embarcada en alguna empresa me apoya siempre. El solo me dijo: "dale, recuperemos el trabajo, volvamos a hacer juntos una obra e inauguremos tu sala", así que imagínate que para mí es muy hermoso y muy conmovedor. Es empezar con todos los vientos a favor.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas