Una princesa que asume su propio destino

La bella durmiente. El clásico infantil está dirigido por Wanda Abner, avezada realizadora de comedias musicales.

La historia de La bella durmiente, con sus varias versiones en la literatura (desde Charles Perrault hasta los hermanos Wilhelm y Jacob Grimm) ha mantenido la fascinación por la princesita condenada a dormir por siempre por un maleficio.

Los chicos podrán en estas vacaciones revivir la magia de este relato en el musical de Pablo Flores Torres, con la producción general y dirección de Wanda Abner, quien también actúa en la obra en el rol de una de las hadas madrinas, Serena. Esta joven promesa sanjuanina hace cuatro meses que se ha instalado en nuestra provincia, después de una carrera que incluye haberse formado en arte dramático, canto lírico y con maestros como Julio Bocca y Ricky Pashkus en Buenos Aires.

Más allá de que este cuento es parte de la cultura general, Wanda aclara que siempre tratan –en este caso con el autor Pablo Flores Torres- de darle un nuevo rumbo a una historia conocida por todos.

"Queremos mostrar que las princesas se transforman cuando maduran y toman las riendas de su vida de otra manera. En este caso no es la típica princesa que espera que la salven y listo. La salvan, pero después ella se tiene que hacer cargo para tomar el rumbo de ese destino del que es parte".

Cantar para contar
La puesta de esta obra es musical, es decir que la mayoría de lo que transcurre en escena es cantado. "A través de las canciones condensamos la historia, es lo que hace Pablo en todos sus musicales, porque él es autor de muchísimas obras, algunos de los cuales seguramente haremos aquí. Lo que él hace es contar una historia o el sentimiento de un personaje en la canción", explica Wanda.

Es bueno aclarar que lo que se cuenta cantando no sólo es para los más chiquitos, sino para toda la familia, ya que hay conflictos y sentimientos que los abarca a todos. "Por ejemplo, la reina y su relación con su hijo Santiago, que es el que se va a casar con Aurora. Ella también siente que su hijo maduró y vive eso en parte como una pérdida, como un dolor, ya no es el hijo chiquitito que tiene que cuidar", cuenta Wanda acerca de este personaje con el cual muchas mamás se identificarán.

Por eso con sus situaciones graciosas, intensas o emocionantes La bella durmiente espera a toda la familia.

El poder del amor en clave musical
La obra comienza con el nacimiento de la princesa Aurora, hija del rey Henry de Irlanda y futura heredera al trono.

La reina María de Hispania se hace presente en la celebración para comprometer a su hijo Santiago en matrimonio con la pequeña para cuando ambos tengan la edad suficiente.

Además, llegan para conocer a la pequeña las tres hadas protectoras del Reino: Serena, Lila y Golbin, quienes le regalan a la recién nacida tres dones. Pero hace su aparición el hada malvada del relato: Ivanna, quien condena a la pequeña a pincharse el dedo con el huso de una rueca y morir así a los 16 años. Afortunadamente, una de las hadas, Serena, logra darle la oportunidad de sólo caer en un profundo sueño, hasta que la despierte un beso de amor verdadero.

Esta clásica historia se vuelve graciosa, con enredos, risas, ternura y acción, donde el poder del amor podrá finalmente sobreponerse a todo lo que se presente.

Más funciones
-14 y 21 de julio. También se presentarán en Teatro La Compañía (San Martin 2494, Mendoza), a las 19.30, con la entrada al mismo valor ($120).
-Los protagonistas.
Aurora: Melisa Stevanato. Serena: Wanda Abner. Lila: Lala Marianetti. Golbin: Pablo Gordon. Reina María de Hispania: Paola Falciani. Santiago: Matías . Rey Henry de Irlanda: Luis Machuca. Ivanna: Claudia Racconto. Boris: Vanina Mur. Secuaces: Gonzalo Altavilla y Maximiliano Sabio.

La bella durmiente
Musical de Pablo Flores Torres, dirigido por Wanda Abner
Cuándo: martes, miércoles, y el 19 y 20 de julio, a las 19.30
Dónde: Teatro Selectro (Capitán Fragata Moyano 102, Ciudad)
Entradas: $120
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas