espectaculos espectaculos
lunes 12 de junio de 2017

Tiburones: el regreso de los malos

A 42 años del clásico de Spielberg, esos depredadores vuelven a tomar el rol de villanos en 47 Meters Down, filmada bajo el agua.

Cuarenta y siete metros separan de la superficie la jaula donde por accidente quedaron atrapadas dos hermanas en el fondo del océano. A su alrededor, tiburones hambrientos.

El depredador vuelve a ser el villano de la película, un papel que le ha tocado repetidas veces desde que en 1975 se estrenó en la gran pantalla el clásico de Steven Spielberg.

Más de 50 cintas sobre tiburones han circulado por los cines, pero 47 Meters Down, que se estrena el próximo viernes 16 en Estados Unidos y en julio en nuestro país, se desarrolla casi en su totalidad bajo el agua.

Y como en todas las tramas de terror, uno, al borde del asiento, ruega a las hermanas Lisa y Kate (Mandy Moore y Claire Holt) que no entren al ruinoso barco de Taylor (Matthew Modine), y mucho menos que se metan en una jaula oxidada para sumergirse en el mar de México para ver tiburones, cuya atención atraen lanzando sangre al agua.

Pero si alguna vez respondieran a estos llamados lógicos, no existiría el género.

Es así como estas muchachas, con escasa experiencia en buceo, terminan a 47 metros de profundidad, con menos de una hora de oxígeno en sus tanques y rodeadas por tiburones.

"Encuentro más aterradora la premisa de ahogarse, de quedarse sin aire, es una carrera contra el tiempo. Ese sería mi mayor temor, mucho más que los tiburones, que son de por sí bastante espeluznantes", dijo Moore en un encuentro con periodistas la semana pasada.

El director Johannes Roberts decidió que una vez que las chicas caían al agua, no había necesidad de tener una cámara en la superficie.

"No tenía interés en tener tomas con reacciones de Taylor o los otros en el barco. Imagínate que en Gravedad uno estuviera volviendo al puesto de control, hubiera matado la película", explicó.

Esta visión obligó a Moore y Holt a pasar ocho horas por día durante ocho semanas dentro de un tanque, a una profundidad de seis metros.

"Físicamente desgastante"
La película, que inicialmente sería distribuida sólo en DVD, se filmó principalmente en Gran Bretaña, lejos de la paradisíaca costa mexicana que ilustra el filme. Otra parte en República Dominicana.

"No teníamos idea de cuán desgastante físicamente iba a ser", destacó Moore, que consideró que ella y Holt fueron conejitos de indias: "Nadie sabía el efecto que tendría ocho semanas filmando bajo el agua".

La producción diseñó una máscara de nueve kilogramos con un visor más grande para poder ver las expresiones de las actrices y un radio que les permitía interactuar.

Pero la comunicación con el resto del equipo de filmación era por señas. Las instrucciones del director llegaban desde la superficie a través de un parlante al tanque.

Antes de comenzar a filmar, las actrices recibieron un curso básico de buceo.

En una escena, Holt llegó incluso a quitarse el equipo y colocárselo de vuelta en la profundidad. "Tuve bastante miedo, pero había gente cuidándonos", recordó la actriz australiana.
Una en casi 4 millones
Ochenta y un ataques de tiburones "no provocados" se registraron en el mundo en 2016, según el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones (AIAT), que gestiona la Universidad de Florida desde 1987.

Ninguno de ellos fue en México.

Para Modine, que bucea desde adolescente, es un "filme sobre errores humanos". "Es una película de horror sin el aspecto sobrenatural, es algo que puede pasar", consideró.

Aunque reparó en que las probabilidades de ser atacado por un tiburón son casi nulas. "Tenemos más chance de ser alcanzados por un rayo o devorados por un hipopótamo", dijo el actor, que lamentó la muerte de 100 millones de escualos al año a manos del hombre.

El Museo Internacional de la Vida Silvestre de Tucson, en el suroeste de Estados Unidos, calculó que las probabilidades son una en casi 4 millones.

Pero este animal lo tiene todo para ser el villano perfecto, y 42 años después de Tiburón, las películas que incluyen al escualo mantienen a cualquiera en ascuas en la sala.

Es el miedo a lo desconocido, a la oscuridad del océano, a lo impredecible.
Fuente: AFP vía Noticias Argentinas

Más Leídas