espectaculos espectaculos
domingo 10 de julio de 2016

Spielberg: "La magia nos da esperanzas"

"En 'Mi amigo el Gigante' lo que más me gusta es la idea de que una niña y un gigante se unan para perseguir sueños", reconoce Spielberg.

En una era en la que los superhéroes dominan la taquilla, Steven Spielberg se atreve a desenmascararla con «Mi amigo el Gigante». La cinta es un híbrido (entre acción real y animación) que utiliza la interpretación del actor Mark Rylance y la pone en manos del talento de los creadores del motion capture. «Efectivamente. Lo que quería lograr era una transportación fluida de la brillante actuación de Rylance dentro de las imágenes digitales. Digamos que he traducido su interpretación al lenguaje digital, pero Mark sigue siendo el alma de la película y del personaje» reflexiona Spielberg sobre la Croisette de Cannes. Dos actores, Mark Rylance, la nueva musa de Spielberg, como el gigante, y Ruby Barnhill, como Sophie, conmueven con unos diálogos pausados, personalísimos, que pertenecen al tiempo anterior a los smartphones. La narración se desarrolla en el territorio de Spielberg, allí donde un niño (niña en este caso) y una criatura se encuentran. «Es precisamente el hecho de que sea niña lo que llamó mi atención. Sophie, la protagonista, es más fuerte que el gigante, más valiente. Ella es Dorothy en 'El Mago de Oz' y él representa al cobarde león» explica el realizador.

Corría el año 1975 cuándo Spielberg conquistó la audiencia internacional con «Tiburón», un filme que dejó al público chapoteando en la orilla de sus playas y coronó al cineasta con récords desconocidos hasta entonces. Su trabajo siempre ha sido sinónimo de espectáculo; «ET el extraterrestre», «En busca del Arca Perdida», «Parque Jurásico», «Encuentros en la Tercera Fase», son irrefutables emblemas cinematográficos que marcaron a varias generaciones. «Yo no hago películas pensando en romper barreras, o en si hay un equilibrio entre mi visión y lo que se espera de mí, lo que busco siempre es contar una buena historia. En 'Mi amigo el Gigante' lo que más me gusta es la idea de que una niña y un gigante se unan para perseguir sueños», reconoce Spielberg

Visualmente el filme es una delicia, basado en el libro de Roald Dahl del mismo título publicado en 1982. La adaptación de Spielberg es un homenaje a la fantasía, una celebración a la infancia. «Uno tiene muchos privilegios cuando, siendo niño, puede creer en la magia», afirma un director que aún hoy, cumplidos los setenta, continua siendo un ferviente defensor del hechizo que provoca el cine. «He estado rodando muchas películas históricas, en las que tienes que ser fiel a la realidad. Me he visto obligado a censurarme y, no creas, soy bueno a la hora de detenerme y no inventar ficción en un filme histórico, pero es frustrante. Este filme fue una aventura, un escape. Lo único que he necesitado ha sido imaginación y respeto por el libro de Roald Dahl. Cuanto peor está el mundo más magia necesitamos, porque la magia nos da esperanza y la esperanza nos mantiene activos. Creo que la esperanza que surge de la magia se puede encontrar en el cine. Los cineastas brindamos esperanza al público, que puede hallar en nuestras narraciones motivos para seguir luchando en su día a día».

El reto tecnológico de «Mi amigo el Gigante», con miles de efectos especiales, la convierten en la cinta más ambiciosa del motion capture incluyendo «Avatar», «El Planeta de los Simios» y «Beowulf». «He esperado una década en hacerla porque la tecnología no estaba preparada. Rodé con esta técnica 'Las aventuras de Tintín', pero esta cinta ha sido un desafío mucho mayor por incluir los personajes digitales dentro del mundo real», reconoce el director que rueda en Londres su próximo filme «Ready Player One». «Es una historia cargada de nostalgia hacia los años 80, una época en la que fui muy feliz, años maravillosos en los que crecer y educarse».
Fuente: abc.es

Más Leídas