espectaculos - Brasil Brasil
viernes 15 de julio de 2016

Sentido adiós al director de El beso de la mujer araña

El séptimo arte está de luto con la muerte de Héctor Babenco.

El realizador cinematográfico argentino Héctor Babenco, que residió en Brasil desde 1969 y realizó allí toda su carrera adquiriendo luego la ciudadanía, y falleció el miércoles por la noche, a los 70 años, estaba internado en el Hospital Sirio Libanés de San Pablo. Murió a causa de un paro cardíaco.

Considerado uno de los máximos referentes del cine brasileño y autor de filmes famosos como Pixote, Carandiru y El beso de la mujer araña, Babenco realizó una notable carrera en la que unió popularidad y éxito de taquilla junto con un cine expresivo y con resonancias sociales y políticas que interrogó su época.

Precisamente por El beso de la mujer araña en 1985 obtuvo una nominación al Oscar como mejor director y a la vez que su protagonista, William Hurt, ganó una estatuilla.

Hijo de un sastre antiperonista y nacido en la ciudad de Mar del Plata en 1946, Babenco se fue de la Argentina a los 17 años eludiendo el Servicio Militar Obligatorio y luego de estar viviendo en Europa varios años llegó a Brasil en 1969, casado con la italiana Fiorella Giovangnolli.

Aun cuando al comienzo de su estadía en San Pablo se ganaba la vida como fotógrafo de restoranes y vendedor de enciclopedias, en 1972 realizó su primer documental a pedido del Municipio de San Pablo sobre el Museo de Arte de la ciudad y en 1973 uno sobre el famoso corredor de Fórmula 1 Emerson Fittipaldi.

Su estreno en la ficción fue con el melodrama O Rei da Noite, en 1975, mientras que su segundo largometraje comercial fue Lucio Flavio, pasajero de la agonía (1979), que se vio en Argentina y en el que une las historias de un particular ladrón de bancos y el funcionamiento de los escuadrones de la muerte en un Brasil atravesado por la dictadura militar en la década del '60.

La historia de un niño que escapa de una favela de San Pablo y vaga por las calles con otros de su edad, en un filme descarnado y sensible que tituló Pixote, fue su salto definitivo a la popularidad en 1981, que además de un éxito internacional le valió una nominación a los Globos de Oro y le abrió las puertas de Hollywood, donde con William Hurt y Raúl Juliá filmó El beso de la mujer araña.

Establecido en la meca del cine, Babenco tuvo un importante fracaso comercial con El amor es un eterno vagabundo, que protagonizaron Jack Nicholson y Meryl Streep.

En 1990 se le declaró un cáncer linfático que lo obligó a un trasplante de médula y varios años de tratamiento y que de algún modo volvieron al suyo un cine más autobiográfico e intimista, rodando en 1998 Corazón Iluminado, donde escribió el guión junto con Ricardo Piglia, que protagoniza Miguel Ángel Solá y narra la vuelta de un argentino al país.

Carandiru, de 2003, relata la vida en ese presidio, el motín que se genera y la violenta represión que deja más de 100 muertos y fue un suceso en la historia del cine brasileño con cinco millones de espectadores, también rodeado de circunstancias personales, ya que lo basó en el libro que escribió el oncólogo que lo trató del cáncer.

"La génesis de Carandiru es muy peculiar, ya que a fines de los '80 quedé paralizado por una enfermedad muy grave, que prácticamente me hizo retirar de combate y me decidió a encarar una cosa muy radical como es un trasplante de médula ósea que por 12 años me alejó del cineasta para transformarme en el paciente argentino", relató el mismo Babenco.

En el extenso período de recuperación, el realizador fue tratado por el oncólogo Drazio Varella, quien, además, los lunes hacía medicina voluntaria en Carandirú, el mayor presidio de América Latina, preparado para dar asilo a 3.000 personas pero con una superpoblación que llegaba a 8.000 internos. "A lo largo de 14 años de medicina fue escuchando historias y decidió escribirlas", resumió el argentino haciendo referencia al taquillero libro Estación Carandiru, de Varela, en el que se basó para el filme.

"Yo estaba muy flojo, muy lastimado, muy triste, con una imaginación muy pequeña y sentí que agarrarme de ese libro era devolverle algo a quien (Varela) me había ayudado tanto", destacó Babenco.

A ese filme le siguió El pasado, basado en el libro homónimo de Alan Pauls, y Mi amigo hindú, de 2015, protagonizada por Willem Dafoe, donde relata su lucha contra el cáncer.
Los restos de Babenco fueron velados ayer en la Cinemateca de San Pablo, en Brasil.

Fuente: Télam
Fuente:

Más Leídas