espectaculos espectaculos
lunes 06 de junio de 2016

Seis cosas que no sabías de Zeta Bosio

En su autobiografía, el ex bajista de Soda Stereo recorre su historia

En la autobiografía Yo conozco ese lugar, el ex bajista de Soda Stereo cuenta sus inicios en la música y su versión de cómo se formó el grupo más convocante de la historia del rock latino. Publicado por Planeta, el libro recorre su historia desde la llegada de sus padres de Italia hasta la gira Me Verás Volver, que marcó el reencuentro de Soda Stereo después de un impasse de diez años. Aportando muchas fotos inéditas de su archivo personal, Zeta desanda el recorrido que lo llevó de zapar en el galpón de sus padres lleno de salames a llenar estadios con Soda. "Siempre sentí que lo más importante es el camino", escribe.

1. Fue músico en la orquesta de la Fragata Libertad. Su primer trabajo como músico profesional fue en la Marina, durante el servicio militar. Después de un par de meses de correr, barrer y limpiar, la música le ofreció una salida: buscaban gente que supiera tocar instrumentos para la Orquesta Naval. Ese puesto le permitió zafar del entrenamiento ordinario y le dio una oportunidad única: irse a tocar con la orquesta en la Fragata Libertad. Ese viaje por el mundo fue definitivo en la vida de Zeta. En París, en una escapada tras llegar al puerto de Tolón, sobrevivió unos días como músico callejero y descubrió que quería dedicarse a la música. "Me había ido de Buenos Aires sin saber cómo armar una banda", recuerda, "y volví cargando la experiencia de haber tocado en un cabaret en Turquía, incluso tango en París, y de haber cosechado aplausos en las calles de Europa".

2. La rivalidad entre Soda y Sumo empezó por Omar Chabán. En la primera época de Soda, Luca Prodan, el mítico líder de Sumo, organizó un boicot contra el Café Einstein después de una pelea con Omar Chabán: "Dicen los Sumo que ningún grupo vuelve a tocar en Einstein hasta que ellos digan". Soda Stereo no se podía permitir dejar pasar fechas y tocaron igual, aunque para evitar problemas invitaron a unos amigos del hermano de Zeta de un club de rugby en San Fernando. Según Zeta, a partir de ahí fueron conocidos como "los chetos de Zona Norte" y "la banda de Vía Flaminia", aunque nunca frecuentaban esos lugares. Antes del incidente, Luca había subido varias veces a cantar con ellos covers de The Police. "Con Luca no podías enojarte porque tenía un carisma muy especial y se la bancaba", escribe. "Yo incluso lo admiraba y pagaba mi entrada para ir a ver a Sumo. Eran de otra galaxia... Elegí seguir diciéndolo a pesar de los constantes ataques de Luca."

3. Produjo el primer disco de Peligrosos Gorriones. En medio de un parate forzado de la banda por la decisión de Gustavo Cerati de tomarse un descanso, Zeta empezó a producir nuevos artistas. Grabó el disco de debut de Peligrosos Gorriones, la banda platense liderada por Francisco Bochatón, y consideró junto a Daniel Kon, el manager de Soda Stereo, usar la estructura de Soda para manejar otros artistas y mantenerse a flote durante el parate. Produjeron algunos de los primeros espectáculos de Bersuit Vergarabat y De La Guarda, pero decidieron descontinuar el proyecto. "Le contamos a Gustavo y, como suponíamos, la idea no le gustó nada", recuerda.

4. En un accidente de auto perdió a uno de sus hijos. En medio de la vorágine por la vuelta al ruedo de Soda tras la pausa entre Dynamo y Sueño Stereo, un día de julio de 1994, los dos hijos de Zeta sufrieron un accidente con el auto que los llevaba al colegio. Tobías, su hijo menor, falleció y su hijo mayor, Simón, sufrió quemaduras severas por las que estuvo un año de rehabilitación. "Yo corría el riesgo de vivir deprimido y me costaba mucho volver a insertarme en la vida social", escribe Zeta. Encarar de nuevo la producción para terminar Sueño Stereo fue, en sus palabras, "dar vuelta la página para seguir con mi vida (o lo que quedaba de ella)".

5. La separación de Soda fue una sorpresa para él y Charly Alberti. Después del show de Soda en el Festival Alternativo en Ferro, en 1996, Cerati planteó su necesidad de parar. La noticia cayó como un baldazo de agua fría en el entorno del grupo y acordaron charlarlo nuevamente después del verano. "Nunca, en ningún momento, se me había ocurrido la opción de ponerle un punto final a la banda", dice Zeta sobre esos días. Cuando volvieron sobre este tema, ya en 1997, Cerati dijo que ya no quería formar parte del grupo y se prepararon para su última gira. "El ambiente de aquella gira fue, al menos, raro. No éramos los de antes pero tampoco estábamos peleados, quizás porque era muy liberador saber que esa mala onda pronto se terminaría", dice. "Viéndolo en perspectiva, creo que lo que pasaba era que estábamos tristes."

6. Casi fue el bajista de La Ley. Después de la separación de Soda y de un tiempo largo sin subirse a un escenario, Zeta recibió un llamado desde Chile. Los integrantes de La Ley querían que fuera su nuevo bajista. La oferta le llegó en un momento en que recién recomponía su dinámica familiar después del accidente de sus hijos y años de ausencia. "El solo hecho de analizar la oferta generó un clima de tensión y malestar en mi casa", dice, "que fue determinante para que decidiera rechazar el ofrecimiento".


Fuente: Rolling Stone

Fuente:

Más Leídas