espectaculos espectaculos
miércoles 05 de octubre de 2016

Qué fue de la vida de Tobey Maguire tras Spiderman

Hay personajes que se pegan a la piel de un actor con la misma adherencia que una tela de araña

Hay personajes que se pegan a la piel de un actor con la misma adherencia que una tela de araña. Spider-Man es uno de ellos. Y de ello puede dar buena cuenta no sólo Andrew Garfield (a ver cómo se quita el sambenito de ser el Hombre Araña que hizo las películas del Hombre Araña que no gustaron a casi nadie) sino también el bueno de Tobey Maguire.Él si fue un Spidey admirado y querido, pero una tercera película muy por debajo del nivel esperado, y un personaje muy por encima de lo que muchos actores podrían soportar, le han convertido en una rara avis en Hollywood: la ex estrella con 41 años y cara de niño con la que los estudios no saben muy bien qué hacer.

La tela de araña

'Spider-Man' (2002) y 'Spider-Man 2' (2004), ambas dirigidas por Sam Raimi, fueron dos éxitos sin paliativos. De hecho, la segunda entrega se sigue contando como una de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos. Entre los dos títulos sumaron más de 1.600 millones de dólares de recaudación en todo el mundo, y los fans aplaudieron todas y cada una de las decisiones tomadas por el director, incluída, por supuesto, la elección de Maguire como protagonista.

Pero entonces llegó 'Spider-Man 3' y todo se vino abajo. Curiosamente fue, de las tres películas de la saga, la que más dinero recaudó, pero por contra fue unanimente considerada una decepción tanto por los fans como por la crítica. Quizás la estocada al film llegó cuando el propio Raimi reconoció que 'Spider-Man 3' era un fiasco: "Metí la pata a lo grande con esa película y la gente me va odiar para siempre. Deberían odiarme por ello. Es una película que, simplemente, no funciona".

Aquel varapalo provocó que 'Spider-Man 4' fuese cancelada, y que Sony optara por tirar adelante un reboot. Obviamente, Maguire ya no podía regresar al instituto con los 33 años que por entonces tenía, y el estudio decidió contratar a Andrew Garfield para asumir el papel del Hombre Araña.

Dorian Gray

Decimos que Maguire no podía regresar al marco temporal de 'Spider-Man' más de un lustro después, pero lo cierto es que físicamente hubiese dado el pego. Y es que pocas personas en el mundo (Jordi Hurtado y alguno más) logran mantenerse tan jóvenes con el paso de los años. Para el actor esto ha supuesto que muchos no le vean creíble en papeles adultos. En 'El Gran Gatsby' (2013) no estaba mal, y sin embargo... Había algo que, por contraste, resaltaba demasiado: Ya nadie se acordaba del chico con cara angelical de 'Titanic' al ver a DiCaprio, pero muchos seguían viendo a Peter Parker al contemplarle a él en la gran pantalla. Ni dejándose barba ha logrado desprenderse de la etiqueta de estrella joven. Con 26 años fue un superhéroe de instituto y todos nos lo tragamos. Ahora con 41 cuesta verle en papeles más adecuados a su edad. Lo servido por lo comido.

Mala suerte

Maguire siempre ha tenido un enorme interés en el cine más allá de la interpretación. Ya en 2002, cuando se estrenó Spider-Man, fue productor de 'La última noche', de Spike Lee.En 2011 fundó la productora Material Pictures con la que ha liderado diversos proyectos. Pero desafortunadamente, cada uno de ellos se cuenta como fracaso. Quizás el más sonado haya sido el de 'Rock of Ages' (Adam Shankman, 2012), que tan sólo recuperó la mitad de los 75 millones de euros de su presupuesto. Tampoco han ido demasiado bien 'La Quinta Ola' (J. Blakeson, 2016) o 'El caso Fischer' (Edward Zwick, 2014), su último papel como actor en el cine.

La atracción del azar

Si con el ajedrez (de eso trata 'El Caso Fischer') no le han ido demasiado bien las cosas, con el juego aún peor. Muchas habladurías han surgido alrededor de Maguire y su supuesta adicción al póker y los juegos de azar. En 2011 fue vinculado a un club de póker ilegal con el que también estuvieron implicados Leonardo DiCaprio, Ben Affleck y Matt Damon. Maguire fue demandado después de que se descubriera que el cabecilla del local, Bradley Ruderman, había estado usando su dinero para apuestas. Tres años después, el libro de memorias 'Molly's Game', de Molly Bloom, organizadora de partidas de póker de alto standing, definía al actor como "el peor dando propinas, el mejor jugador y el peor perdedor", y relataba alguno de los episodios desagradables que Maguire había protagonizado en sus partidas.

En todo caso, Tobey es ahora padre de dos hijos y tiene dinero de sobras, gracias a Spidey, para vivir semirretirado, esperando tener algo más de suerte en sus producciones. Siempre puede ocurrir como en 2014, cuando lideró el reparto de la mini-serie 'The Spoils of Babylon', toda una apuesta que acabó resultado ganadora, convirtiéndose en una de las series revelación de la temporada.

Fuente:

Más Leídas