espectaculos espectaculos
sábado 24 de septiembre de 2016

Pepe Monje es un patovica en una noche muy particular

El actor, que hizo varias veces de malo en la pantalla chica, llega a la provincia con un unipersonal dramático de alto calibre. La función es hoy en el Quintanilla.

Pepe Monje atiende a Escenario en un breve corte del rodaje de su próximo proyecto televisivo, en el que hace de padre de Heidi. La novela infantil, basada en el clásico cuento, se verá pronto por la pantalla de Nickelodeon. Si bien hace tiempo que no se lo ve en el prime time de la TV argentina, Monje ha seguido su carrera en el teatro y en producciones independientes que se han emitido por la TV Pública.
Esta noche, su presente teatral lo trae a Mendoza, provincia de la que asegura amar "la tonada de sus habitantes". El actor de 49 años viene con la propuesta Patova, que se verá a las 22, en el teatro Quintanilla.
Las entradas ya están a la venta y se pueden conseguir en la boletería de la sala por dos valores: $180 (para jubilados y estudiantes) y $250 (general).
La obra narra desde el humor y el drama una historia de amor y locura a través del personaje de Sopa, un patovica humilde y muy querible.
A lo largo de los sucesos que le suceden en una sola noche, el protagonista va develando su lucha particular entre lo real y lo imaginario.
Se trata de un unipersonal que escribió Alfredo Megna y que lleva a escena Pepe Monje bajo la dirección y puesta de Eduardo Lamoglia. Se estrenó en marzo, en Buenos Aires, y la producción general es de Daniel Dee.
Los fantasmas del protagonista van apareciendo en cada historia que cuenta y así también el público va conociendo a los otros personajes que interpreta el actor.
"Este proyecto se diferencia y se presenta como necesario en la contemporaneidad, ya que aborda una cuestión poco explorada con profundidad, de un modo crítico y catárquico", adelanta la sinopsis de la producción, dando a entender que así como la obra tiene ribetes de humor, el drama irá ganando lugar con el paso de las escenas. El desenlace, aseguran, es para nada predecible.
En diálogo con este medio, el actor adelanta cómo es la experiencia de hacer una obra exigente y de gran factura.

–¿Cómo es el personaje que interpretás?
–Son varios en realidad, como cinco en total, porque van saliendo de las historias que recuerda el protagonista y todo sucede en la terraza de un boliche que está al borde del Riachuelo. El personaje principal es el patovica de la discoteca.

–¿Ya habías hecho un unipersonal?
–Sí. Hace unos años hice un trabajo así, pero tenía textos de Bobby Flores. Fue en el '99, aproximadamente. Esta es la segunda oportunidad. Es algo que me gusta bastante.

–¿Es mayor la presión de hacer una obra solo que con un elenco? Porque, de alguna manera, todo recae sobre vos...
–Sentís más presión al hacer un unipersonal, pero en la puesta también te podés apoyar. A veces uno pierde referencia al estar actuando solo, pero en este caso el texto y la puesta en escena de Eduardo Lamoglia contienen todo, tanto al personaje como a la obra en su totalidad.

–Estás grabando una nueva novela infantil que se verá por toda América Latina...
–Sí. Se llama Heidi, bienvenida a casa y va a salir en febrero por el canal internacional Nickelodeon. Estoy filmando todos los días, lo cual me exige bastante tiempo. Interpreto al padre de Heidi. Es una versión libre, bien familiar y estamos muy entusiasmados con el proyecto.

–Te alejaste bastante del prime time y optaste por hacer series independientes y teatro, ¿estás más cómodo así?
–Es verdad que estuve trabajando en producciones del INCAA y en cosas de más bajo perfil, no es que lo haya elegido así. Se dio de esta manera. Dicen que el público se renueva siempre, entonces tenía ganas de hacer algo vinculado a lo infantil, como para ampliar el abanico, y se dio esto, así que estoy muy contento.

Para agendar

Cuándo: hoy, a las 22
Dónde: teatro Quintanilla (subsuelo de la plaza Independencia, Ciudad)
Entradas: $250 (general) y $180, (estudiantes y jubilados)
Fuente:

Más Leídas