espectaculos espectaculos
domingo 06 de marzo de 2016

Noche clásica para celebrar Vendimia

Primera repetición. La Orquesta Filarmónica de Mendoza y la soprano Verónica Cangemi unen sus talentos para brillar hoy en el teatro griego Frank Romero Day.

El teatro griego Frank Romero Day hoy tendrá los oídos y el corazón muy alertas. No es habitual lo que escuchará y lo que miles de mendocinos y turistas podrán compartir en una singular comunión musical, porque esta noche se presentan, a partir de las 20, la soprano Verónica Cangemi y la Orquesta Filarmónica de Mendoza. En el caso de la soprano mendocina, es la primera vez que actúa en este escenario, en el caso de la Filarmónica, hace 18 años que no estaban en el Frank Romero Day.

Gustavo Fontana, director de la Filarmónica, define las emociones que tanto él como los músicos de la orquesta comparten: "Estamos muy contentos, muy entusiasmados. Cuando nos hablaron de la posibilidad de ir y tener un público tan diverso, de casi 7.000 u 8.000 personas, es un espacio que no podemos resignar. La verdad es que siempre es bueno generar público nuevo, que se acerque a conocer nuestra propuesta, que abarca todas las estéticas posibles, como lo vamos a demostrar esta temporada".

La soprano Verónica Cangemi, de extensa carrera nacional e internacional, no tiene miedo de enfrentar al Teatro Griego: "Lo que más me emociona no es el tamaño del lugar, porque he vivido en varios lugares del mundo el hecho de estar frente a tanta cantidad de personas, pero lo que más me emociona es que es mi pueblo, mi Argentina, mi Mendoza querida, porque es muy lindo llegar a este momento de mi carrera y poder entregar la música en esta fiesta que es tan importante para todos los mendocinos".

El repertorio

La diversidad de la que Cangemi y Fontana hablan no es un aspecto menor a la hora de elegir el repertorio. En el Teatro Griego habrá niños, jóvenes, adultos, ancianos, que no han escuchado música clásica y ópera o que lo han hecho toda la vida. Y el desafío es brindar un show que los incluya a todos.
Fontana cuenta el repertorio: "Vamos a comenzar con la obertura festiva de Shostakóvich, que es una obra de una frescura y una espectacularidad destacada, muy breve, que pasa rápido y hay que estar muy atentos. Después vendrá un aria de Fausto, de Gounod; el vals de las flores del Cascanueces, de Tchaikovsky; el Ave María, de Schubert, y se pondrá de relieve a todos los solistas de la orquesta con el Bolero de Ravel".

A esto se sumarán boleros, un arreglo de Lito Valle de Libertango de Piazzola y, adhiriendo al centenario del nacimiento de Alberto Ginastera, su Malambo, entre otras obras, ya que se trata de una hora y cuarto de presentación.

Para Cangemi, la diversidad de su repertorio también fue clave: "Al ser un público variado, voy a hacer entonces un repertorio muy variado. Arias de ópera, boleros, canciones italianas... Un poco de todo lo que he hecho en mi vida musical. Es un resumen breve de lo que yo pude hacer en mi vida, de lo que yo pude cantar, de lo que puede cantar una artista mendocina que representa a Mendoza en todo el mundo".

Acento mendocino

Tanto Fontana como Cangemi, destacan lo valioso de acercar la ópera, la música clásica, al público, para quitarle esa etiqueta de elitista que suele cargar.

"La música en sí es contundente, este es un espectáculo en todo sentido. Por eso, yo siempre insisto que la gente vaya a escuchar música en vivo, porque una grabación es un documento, no tenés al artista enfrente tuyo, sintiendo su energía, su adrenalina. Nada es comparable a la sensación de la música en vivo, que se la percibe no solamente con el oído, sino con el cuerpo, con el corazón, con las entrañas", explica Gustavo Fontana.

Y uno no puede dejar de preguntarse –y preguntarle– hasta qué punto influye saber un poco o mucho de música en ese disfrute. Y el director de la orquesta responde: "Si vas a ver un deporte que te gusta y disfrutás, si conocés un poquito el reglamento, me parece que lo disfrutás aún más. Creo que hay un momento en que la gente sola quiere saber más y se empieza a abrir un poco el panorama y en eso podemos colaborar. Es donde la tarea mía, como director de un organismo provincial, se ve completa".

Para Cangemi, el contacto que el público tendrá hoy con la música clásica en una oportunidad única: "Lo interesante de esta presentación es que todo el mundo pueda sentir, ver, conocer, la orquesta.

Cuántas personas van a ir a la Vendimia y nunca han podido ir a un teatro para escuchar un violoncello, un violín. Eso es cultura para mí", a firma contundente.

Y es más, se enorgullece participar en esta edición de la Vendimia donde, en las noches de repetición, los artistas principales son todos mendocinos. "Eso es lo que me parece histórico para nosotros, porque siempre hemos tenido algún personaje que viene y si bien uno respeta a los artistas de afuera, también tenemos que ponernos la camiseta. Eso es lo que yo quiero destacar, chapeau, como dicen los franceses, al señor gobernador Alfredo Cornejo y a este Gobierno, que no se les ocurrió hacerlo en ningún otro lugar, sino en nuestra fiesta mayor, para que se destaquen los talentos que tiene la propia provincia", aclarando que no tiene ninguna bandera política, "pero respeto a los gobiernos que apoyan a nuestra cultura".

Pagó el pasaje de su bolsillo

Verónica Cangemi entendió que esta Vendimia estará marcada por la austeridad y decidió hacer un gesto al respecto: "Cuando me hicieron esta propuesta me vine de Europa especialmente para esto. Aclaro que no me pagaron el pasaje desde Europa, lo he hecho voluntariamente, de mi bolsillo, para poder colaborar con el Gobierno. Tuve que pedir permiso en Alemania y la ópera me lo dio, me concedió una semana para venir acá y colaborar, porque yo me dije: 'Es el momento de mi provincia y yo necesito estar'. Y bueno, no había presupuesto para pasajes internacionales, para costos internacionales, entonces yo les dije que no se preocuparan, que iba a estar. Creo que es algo que cualquiera que quiere la cultura de Mendoza hubiera hecho".

Es más, el viaje es tan relámpago, que se vuelve al viejo continente: "Mañana mismo vuelvo a Europa y me quedo hasta el 27 de marzo. Vuelvo por unos 20 días y regreso otra vez a Europa, a España, a cantar en el Liceo de Barcelona. Este es un año de nuevos contratos y de visitar varios países. Tengo la suerte de poder vivir de mi trabajo y estoy muy feliz por eso".

Para saber

Segunda noche de Vendimia

Cuándo: hoy, a las 20
Dónde: teatro griego Frank Romero Day (Parque General San Martín, Ciudad)
Entradas: de $60 a $240, a la venta de 10 a 15, en el teatro Independencia (Chile y Espejo, Ciudad)


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas