espectaculos espectaculos
jueves 15 de septiembre de 2016

"Me enamoré de Borges por su ética y por su escritura"

Lo dijo María Kodama durante su visita a la Feria del Libro para presentar su escrito de conferencias. El gobernador rebautizó las salas del Le Parc y Braceli presentó el Festival Internacional de Poesía

A seis días de su apertura, la Feria del Libro 2016, dedicada a Rodolfo Braceli, vivió ayer una intensa jornada de actividades. Como estaba anunciado, las salas del Espacio Cultural Julio Le Parc fueron rebautizadas. Además, comenzó el Festival Internacional de Poesía y María Kodama visitó la provincia para compartir el homenaje a quien fue su esposo, Jorge Luis Borges.

El gobernador Alfredo Cornejo y el secretario de Cultura, Diego Gareca, realizaron el acto formal, a través del cual se puso en vigencia la resolución con la que se establecieron nuevos nombres para las salas del Le Parc. De este modo, la antigua designación de colores fue remplazada por importantes hacedores del arte y la cultura de Mendoza.

Ahora la ex Sala Roja se llama Vilma Rúpolo, en honor a la bailarina, coreógrafa y directora. La ex Circular lleva el nombre del reconocido y popular actor y director Ernesto Suárez; mientras que la antigua Sala Azul fue designada Tito Francia, en virtud del polifacético músico y guitarrista. La ex Violeta honra al escritor Armando Tejada Gómez y la antes Naranja, lleva el nombre del artista plástico Chalo Tulián.

Como no podía ser de otro modo, acompañaron el acto los dos artistas vivos homenajeados, Vilma Rúpulo y Ernesto Suárez. El actor aprovechó la ocasión y la gente reunida para interpretar un monólogo después de que los funcionarios pronunciaran algunas palabras al público presente.
"Queremos que estos nombres reflejen a generaciones futuras, valores y energía", dijo Cornejo.

Una personalidad esperada
Rodolfo Braceli aún no daba pie para que participara otro de los invitados al encuentro poético, cuando en una sala contigua, María Kodama, hacía su ingreso. La albacea de la obra de Borges charló ante un auditorio de 80 personas, ansiosas por robarse una anécdota o historia de la intimidad y producción de uno de los escritores más importantes que tuvo la Argentina.

"A Borges le gustaba la tranquilidad de Mendoza", dijo Kodama cuando fue consultada por un oyente sobre su relación con la provincia. La heredera, protectora y difusora de la obra del gran escritor, presentó su libro Homenaje a Borges, en el que reúne 20 de las conferencias que brindó en universidades e instituciones del mundo, en estos 30 años de ausencia del autor de El Aleph.

"Me enamoré de Borges por su ética y por su forma de escribir. Era una persona que tenía sus propias ideas y las defendía contra todo. Además no se dejaba seducir fácilmente. Era irónico cuando era necesario. No era una persona soberbia, al contrario, era un hombre muy humilde", dijo a lo largo de la fluida conversación guiada por el escritor Ramiro Quiroga y presentada por la docente Marta Castellino.

"La crítica que se hace hacia mi persona está hecha por malnacidos y me divierte mucho. La crítica desnuda quiénes son esas pobres personas", dijo Kodama dedicando palabras a sus detractores. La escritora conocida por su relación con Borges confesó que le divierte mucho escribir y que no sabe si algún día publicará su producción.
Hoy participará en un acto que se le realizará al escritor en San Rafael. El Laberinto de Borges, ubicado en la finca Los Álamos, fue impulsado por la familia Aldao Bombal en el Sur mendocino. Se trata de una obra monumental, turística y cultural, que diseña el laberinto con senderos de verdes arbustos y una torre de hierro que será bautizada para homenajear al poeta y cuentista.

La palabra justa
Simultáneamente a la designación de las salas, Rodolfo Braceli encabezó la apertura del festival dedicado a los artistas del verso y la palabra justa. Con sus lecturas, divagaciones y comentarios, el escritor celebró un género que en Mendoza lleva cuarto años consecutivos reuniendo a poetas internacionales, con los poetas argentinos y locales.

"El periodismo y la poesía permiten acercarnos al misterio humano", señaló Braceli frente a espectadores atentos, entre otras de las luminosas frases que fue convidando mientras leía sus poemas prohibidos y quemados en 1962 y sus escritos inéditos actuales. "La poesía está incluso en los libros de poesía", ironizó en un momento.

"Los poetas insistimos en el placer de sentirnos incomprendidos, pero ahora tenemos una seria competencia con la producción de metáforas. Vivimos en la era de los eufemismos y el mundo está contado a través de metáforas. Tenemos que estar atentos porque nos van a quitar el oficio", describió, protestando contra el uso que se hace del idioma para ocultar realidades atroces.
Fuente:

Más Leídas