espectaculos espectaculos
lunes 13 de febrero de 2017

Marta Vicente se muestra en Galería Mandrágora

El jueves inaugura en Galería Mandrágora una muestra mágica y luminosa de la mendocina Marta Vicente. Las obras se podrán ver desde ese día, a las 20, y por varios meses, ya que quedarán en exhibición hasta el 3 de abril próximo.

"Es una muestra muy importante ya que Marta, aunque es mendocina, ha expuesto muy pocas veces en su provincia", explicó Andrea Cano, responsable del espacio de arte. Asimismo, la curadora agregó: "Hace muchos años que sus obras no se ven en Mendoza, por lo que este regreso es muy preciado y un orgullo para nosotros".

En palabras de la propia artista, estos trabajos que presenta ahora están inspirados en: "Ilustraciones de cuentos que guardo desde mi infancia, antiguas fotos de niños temerosos ante ese siniestro instrumento que les roba la imagen, mesas servidas, animales y paisajes. Todo está allí, probablemente salido de algún lugar que llaman inconsciente".

Sobre su bautismo en el mundo del arte, Vicente recuerda: "Mi primer contacto con fue en el taller de mi padre, Mario Vicente, quien era grabador. Estudié artes en la Universidad Nacional de Cuyo y he realizado objetos en papel maché, pinturas, dibujos, historietas e ilustraciones".

Sobre su trayectoria, ella misma agrega: "En varias oportunidades expuse mis trabajos en galerías y salas de arte. Realicé varios libros ilustrados en Argentina, México y España".

Asimismo, en 2003 obtuvo el premio "A la Orilla del Viento" del Fondo de Cultura Económica al mejor libro ilustrado. Actualmente, vive y trabaja en Buenos Aires.

Al observar su cuerpo de trabajo, el cual está exhibido en su blog personal (ver QR), uno se percata fácilmente de la sensibilidad que tiene esta artista para reflejar universos imposibles de tocar, pero que desde niños todos hemos sido capaces de imaginar.

Desde imágenes inspiradas en el libro Alicia en el País de las Maravillas hasta figuras de gatos misteriosos y retratos de personajes femeninos y temerarios con rostros lánguidos, su obra es única y absolutamente vinculada a su personalidad.

En cuanto a la galería que alberga la exposición, Mandrágora, se sabe que inauguró el año pasado y surgió del deseo de Andrea Cano de tener un lugar que vincule, acerque y ayude a sensibilizar a los mendocinos frente al arte.
Fuente:

Más Leídas