espectaculos espectaculos
sábado 24 de septiembre de 2016

MacGyver se reinventa a sí mismo

Lo nuevo, 24 años después, está producido por Peter Tinkov, dirigido por el maestro de la acción y el terror James Wan.

La idea de un remake casi siempre tiene una mala digestión de inicio. Las odiosas comparaciones son inmediatas y eso tiende a condicionar el producto, aunque irremediablemente atraiga a los nostálgicos para ver si pasa la criba, y al mismo tiempo pueda conectar con las nuevas generaciones que jamás se tomaron la molestia de ver el concepto original.


Ahora, en plena era dorada de la televisión, el turno ha sido para MacGyver, uno de los clásicos de la pequeña pantalla en los 80 que protagonizó Richard Dean Anderson durante siete temporadas -de 1985 a 1992- y que tanto daba de sí que llevó a burlas por la forma inverosímil -y muy poco realista- del protagonista de inventar complejos aparatos.


Lo nuevo, 24 años después, está producido por Peter Tinkov, dirigido por el maestro de la acción y el terror James Wan -conocido por su trabajo en la saga Saw- y protagonizado por Lucas Till, un texano de 26 años que, como Wan, hará su debut en la pequeña pantalla y que hasta ahora era conocido por sus papeles en la saga X-Men. La producción se acaba de estrenar en EEUU, y llegará a España el 24 de octubre -a las 23.10 horas y a través de Fox-.


De Till es menos conocido su carácter versátil, como mandan los cánones: además de hacer cine, formó parte de un vídeo musical de Taylor Swift y ha protagonizado varios anuncios para la televisión. También actuó junto a Miley Cyrus en sus tiempos de niña buena, aún en el papel de Hannah Montana.


Till es la esperanza de CBS para revivir el concepto creado por Lee David Zlotoff y que conecte con las masas, de momento con una temporada por delante. Tanto Wan como Till han prometido humor, acción, invenciones sacadas de la manga y modernidad servida por la tecnología. Aunque los paralelismos son indudables con la versión protagonizada por Richard Dean Anderson, los responsables han tratado de distanciarse para empezar de nuevo.


"Creo que es un tipo de héroe diferente", explica Wan desde la azotea del hotel Beverly Hilton. "No es ni James Bond ni Jason Bourne", sino un modelo más real, la clase de tipo que se hace daño y no puede seguir corriendo como si nada. "Sólo queríamos que encajara con el modelo de la televisión actual, centrarnos en los personajes y darle un toque moderno".


Su principal vehículo es un actor que califica como "impecable", no sólo por la rubia cabellera, "que es una de las más llamativas" que haya visto Wan "en mucho tiempo", sino por su aire desenfadado. "Después de hacer pruebas con cientos de actores, llegó él como si no le importara nada el papel, relajado, encantador y carismático, y eso nos convenció", dice, riéndose delante de Till.


Éste no lo rebate, pero admite que por dentro tenía unas ganas inmensas de hacerse con el trabajo. "Me llamó mucho la atención la propuesta", dice. "Creo que la gente está preparada después de 24 años entre una serie y otra, y estoy seguro de que no se van a aburrir".


El intérprete hace énfasis en lo importante que era tener las justas dosis de humor, "pero sin caer en el ridículo", con referencias a McGruber, la parodia que se sacó de la manga Will Forte en el programa Saturday Night Live... "Realmente no parecemos tan estúpidos".


Más bien todo lo contrario. El texano reconoce que le gusta protagonizar las escenas de acción, algo que facilitó mucho el trabajo de Wan durante los primeros episodios. "Supongo que me viene de ir a ver la película A todo gas de James Wan en el pase de medianoche antes de su estreno", bromea. El malayo, por su parte, lo entiende como una gran ventaja: "No tengo que hacer montaje ni cortar la escena. Siempre tuvimos la referencia de Harrison Ford porque a él le gusta hacer sus propias escenas de acción. Me deja mantener la interpretación intacta".


Está por ver si el público la acoge en plena etapa de remakes y continuaciones, tanto del cine como de la televisión. Buenos ejemplos son Madres forzosas o Arma letal. Pese a la mucha creatividad desplegada con conceptos como Breaking Bad, por mencionar sólo una serie de los últimos años, nunca falta el reciclaje. Los puristas deben de estar retorciéndose en sus sofás frente al aparato.


Fuente: El Mundo

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas