espectaculos - Humor Humor
sábado 07 de enero de 2017

Los bemoles de la pareja bajo el signo de la cabra

Jéssica Echegaray y Julieta Gentile estrenan hoy Cavronas, un espectáculo de humor para divertir a mendocinos y turistas.

Uno de los propósitos más reiterados para un nuevo año es ser feliz o al menos intentarlo. El humor puede propiciar esto y para acompañar a los mendocinos a arrancar bien el 2017, Jéssica Echegaray y Julieta Gentile estrenan Cavronas esta noche, en el café Soul.

"El nombre Cavronas surgió porque mi compañera y yo somos capricornianas y es el signo que se representa con la cabra. Las dos vivimos situaciones donde la cabra surgía, el carácter por ejemplo", cuenta Jéssica.

Sobre el escenario –no lo comparten, porque se presentan alternativamente una u otra– desfilarán situaciones que han atravesado sus vidas: una nueva pareja, una separación, los mandatos socioculturales y otros tantos, que son presentados a través de ese "instrumento que ayuda a sobrevivir", según indica Echegaray, que es el humor.

Con respecto a la estructura, optaron por no hilvanar la presencia de cada una con sketches que las involucraran a ambas, ya que tenían material suficiente y con entidad para que pudieran plantear con autonomía sus monólogos.

"En Mendoza a veces es un poco complicado hacer reír –continúa una de las protagonistas–, no porque los mendocinos seamos mala onda, sino porque nos reímos para adentro", explica la actriz con todo el sentido del humor acerca de nuestro tímido modo de reír.

La pareja, ese misterio


Con respecto a la génesis de este espectáculo de stand up, Jéssica y Julieta siguieron una idea conductora: la pareja, que se desarrolla a partir de las experiencias de volver a estar acompañada luego de varios años de soledad y, en el extremo opuesto, vivenciar una ruptura.

No es casual que decidieran que el estreno fuera en enero, porque ambas cumplen años en este mes, circunstancia que también Jéssica aprovechó para darle un toque de humor e incorporar una canción suya que se trata precisamente de lo arduo de cumplir años en un mes donde casi todos están de vacaciones.

Más allá de la risa, la ironía que caracteriza al stand up estará presente: "Los textos tienen contenido. Mi monólogo es bastante feminista y el de Julieta habla de estar separada a los 40, donde no todo es tan liviano. Yo creo que en Mendoza el humor es más psicológico", refiere Jéssica.

Y para potenciar la idiosincrasia del mendocino frente al humor, la artista primero vio mucho stand up de Buenos Aires y de Europa para comprender qué lineamientos eran adaptables y cuáles no.

A partir de esta observación decidió seguir su propio ritmo, probado en anteriores espectáculos. "No soy de contar chistes de inmediato para tratar de crear empatía con el público. Soy más de contar una historia. Es un ritmo que me animo a decir es muy mendocino, por eso creo que nos gusta tanto Luis Landriscina. Nos engancha más la historia bien contada que el chiste en sí".

Y si las risas llegan, es la recompensa: "A veces te pasan cosas y creés que te pasan a vos nada más. Pero las ponés en el escenario y entendés que nos pasan a todos y que todo esto produzca el humor es muy gratificante", concluye Jéssica.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas