espectaculos - Daniel Quiroga Daniel Quiroga
sábado 27 de agosto de 2016

"Los actores tenemos que despertar mentes"

Daniel Quiroga es quizás el artista más popular de Mendoza. Recibió ayer su primera distinción en 35 años de carrera. Fue en la Legislatura provincial

Con una choripaneada con amigos, en su casa de El Bermejo, celebró ayer al mediodía Daniel Quiroga la distinción que le otorgó la Legislatura de Mendoza.
Fue a causa de sus 35 años de carrera teatral, aunque el Negro siente que le queda mucho por aprender sobre las tablas.

Se puede decir que es uno de los poquísimos –si no, el único– de los actores mendocinos que vive del teatro literalmente.

"No doy clases ni esas cosas. Mi sueldo me lo da el escenario", confirma el artista, quien ve a su tío, Ernesto Suárez, como quien le "mostró este horizonte" cuando todavía no cumplía los 18 años.
"El teatro es efímero, pero a la vez eterno, porque una obra dura más o menos una hora y media, pero queda en tu mente y en tu corazón. Y es como las artes marciales, se transmite de hombre a hombre, de maestro a discípulo".

Con su "maestro", el Flaco Suárez mantiene espectáculos emblemáticos de bares y salas, que cada fin de semana llenan sillas o butacas como Educando al nene, El trámite o Venía por el casting.

"Lo que me queda de este acto son los afectos que estaban presentes, ellos son los que me forman como ser humano. Es lo que valoro, más allá de cualquier diploma", confiesa el actor, conocido popularmente gracias a un buen número de obras humorísticas que han conquistado al público como Agarrate Catalina (todavía en cartel), Comienza la función, Jorgito y La venganza será terrible.

El Negro Quiroga cuenta: "Cuando me llamaron para decirme de este premio, recién ahí me di cuenta de la cantidad de cosas que he hecho, ahí me cayó la ficha de tanto trabajo". Dice y remarca: "He cambiado en estos años y lo importante es el contenido, lo que uno construye hacia dentro de uno mismo, no cambié mi convicción y perseverancia laboral. Sólo laburo, laburo y laburo".

En este sentido, no se considera un maestro. "Todavía me siento un alumno, tengo mucho para aprender de los jóvenes y de los grandes, es la forma más bonita de seguir creciendo", afirma.

Revela que en su trayectoria, nunca se puso metas a cumplir. "Todo lo que tengo ha sido producto del trabajo diario. Lo otro –festivales, premios, distinciones, viajes, giras internacionales– me ha sorprendido en esta carrera. Claro que es producto del trabajo", sostiene el Negro, quien inició su formación como mimo, entregó joyas de la pantomima como Algo contigo, tuvo una reconocida carrera en el exterior, en Ecuador, y un celebrado papel en televisión con la serie Bhiper Dumas (2013).

El humor está en su piel, se define mediante un proceso actoral gestual, corporal o textual. "Siempre he trabajado desde el humor para llegar a una reflexión. Mi propósito es cultivar desde el humor, hacer que el humor sea cosa seria", reflexiona.

Y para completar su pensamiento, a la hora de definir el arte escénico, Quiroga expresa sin dudarlo: "El teatro tiene que ser un grito, un grito sobre lo que sucede a nuestro alrededor; como lo fue siempre, desde la época medieval, los farsantes o los grandes comediantes que mostraban la realidad de los pueblos. Y eso es lo que somos, por eso tenemos una gran responsabilidad arriba del escenario: despertar mentes".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas