espectaculos - Godoy Cruz Godoy Cruz
viernes 05 de agosto de 2016

Lizy Tagliani: "Yo no me inventé un personaje"

La irreverente mediática, que se ganó el corazón del público por mostrarse tal cual es durante su paso por el "Bailando", llega con su show de monólogos al teatro Plaza.

De ser estilista de los famosos a ser una famosa por mérito propio. La historia de Lizy Tagliani parece sacada de una película, pero es real. La ahora humorista fue tocada por la varita de Marcelo Tinelli y en poco tiempo se convirtió en una mediática capaz de llenar teatros de todo el país. Justamente, eso es lo que está haciendo por estos días: recorrer la Argentina en su primera gira nacional que la trae este viernes a Mendoza por primera vez.

La función será a las 21.30, en el teatro Plaza de Godoy Cruz y las entradas están a la venta en la boletería de la sala.

La puesta que trae se titula Recargada, y en ella esta entretenedora por naturaleza propone al espectador un recorrido por su historia de vida de una manera desopilante y divertida, haciendo un repaso de ella, desde su infancia y hasta la actualidad, pasando por su adolescencia, su familia y su trabajo.

Mediante su monólogo, ella demuestra cómo se puede llegar a cumplir los sueños de una manera divertida y clara, con anécdotas simples y cotidianas.

En el espectáculo la acompañan los bailarines Celeste Muriega y Jorge Moliniers, quienes han hecho carrera también en el "Bailando" y deslumbran con varios cuadros de danza.

En diálogo con Diario UNO mientras salía del programa matutino que hace junto con Santiago del Moro en Radio Pop, la ahora "diva" de 46 años demostró ser amena y tan auténtica como se la ve y oye en los medios, esos que tan bien supo conquistar.

–¿Con qué se va a encontrar la gente que vaya al teatro esta noche a ver a Lizy Tagliani en vivo?
–Van a enterarse de mi historia de vida, pero de una forma graciosa y con anécdotas reales. La verdad es que, hasta ahora, no hay nadie que no se haya reído durante la función y eso me hace muy feliz. Hay también pasos de comedia y momentos para reflexionar, como para que no sea todo un solo monólogo.

–Da la sensación de que así como sos arriba del escenario o en la televisión sos en la vida real. ¿Te lo dicen a menudo esto?
–Eso es lo que me dicen todos, sí. Pero no sólo mis amigas, que me conocen desde siempre, sino la gente que me conoce ahora. Se quedan sorprendidos. Lo que pasa es que no lo registro a eso, porque como yo no me inventé un personaje sino que soy así, no me parece nada de otro mundo. Lo que se vio en la tele es lo que soy, uno hace chistes o prepara una previa, pero nunca fingí nada, mi esencia es la misma. Es más, lo que más me dice el público es que no cambie nunca, que siga siendo igual de humilde.

–Cada participante tiene una experiencia diferente en el "Bailando": hay quienes lo han pasado mal, como Carla Conte, y otros, mejor. ¿Cómo fue tu experiencia?
–Mi experiencia fue única. Yo la pasé bien. En todo momento, el equipo se encargó de contenerme. Cuando estuvo a punto de explotar un quilombo, me ayudaron y me aconsejaron. Un día no sé qué me había pasado y yo estaba gritando en el camarín como una loca, me debo haber creído que era Susana Giménez, y entró el Chato Prada (productor de ShowMatch) a contenerme. Me explicó cómo era este medio y me explicó por qué la gente busca pelear. La verdad es que no puedo me quejar. Marcelo (Tinelli) me pareció una persona muy generosa. Yo venía de otro palo, el de la peluquería... ¡nada que ver! Pero también soy bastante segura de lo que quiero. Nunca quise ser famosa, entonces sólo hago las cosas que me gustan y me suman.

–Otra característica que tenés es que cuando has pasado por malos momentos o rupturas amorosas, has sido muy abierta al respecto...
–No creo en la vida privada cuando se es famoso porque cuando te metés en la casa de la gente para mostrar lo bueno, después lo malo también lo quieren ver. Siento que la gente y los periodistas sí respetan el tema de la intimidad de la pareja y nunca he sentido que ese nivel se haya cruzado conmigo, porque es un tema que me da pudor, pero todo lo demás lo he hablado sin problemas. Yo hablo de mi vida porque yo fui quien decidió meterme en la casa de la gente.

–Por cada Lizy Tagliani y Flor de la V, hay cientos de argentinos que no viven sus vidas como quisieran. ¿Sentís que en Argentina se puede ser uno mismo?
–Creo que sí, pero lo más importante es la familia, no la sociedad o el país. Cuando en la familia te enseñan que tenés que ser vos mismo y vivir la vida que vos querés, entonces uno puede ser libre. La sociedad es una consecuencia nada más, la base está en la casa y después en la escuela.

–Estás en la radio y haciendo teatro, ¿seguís atendiendo clientes en tu peluquería?
–Sí. Sigo peinando y cortando el pelo. Lo que pasa es que no tomo turnos personales porque nunca sé qué día o a qué hora voy a estar. Ayer, por ejemplo, hice unas mechas azules, porque ahora la gente joven está obsesionada con las mechas azules. A mí me encanta mi profesión, no la quiero dejar.

-20 años de trayectoria tiene Lizy Tagliani como peluquera. Tiene su propio salón y sigue atendiendo clientes varias veces a la semana. Sin embargo, no ofrece turnos con ella misma porque nunca sabe cómo estará su agenda mediática.

Recargada
Con Lizy Tagliani
Cuándo: viernes, a las 21.30
Dónde: Teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz)
Entradas_ $300 y $350
2x1 con la tarjeta de beneficios Club UNO
Fuente:

Más Leídas