espectaculos - Andrés Calamaro Andrés Calamaro
sábado 18 de junio de 2016

Liniers: "Acá hay mucho más Gran Hermano que cultura"

"Estoy terminando de darle de comer a mis hijas, ¿me llamarías en 15 minutos?", pregunta Ricardo Siri, más conocido como Liniers, el nombre que aparece en todos sus dibujos. Accedemos a su pedido y cuando le devolvemos la llamada nos atiende con la naturalidad de siempre. Cuando uno habla con Liniers experimenta lo mismo que al ver una tira de Macanudo: familiaridad. Este ilustrador tiene la particularidad de hacerle sentir a uno que es su amigo o, al menos, alguien que ya conoce.
En diálogo con Escenario, el porteño de 42 años y padre del personaje Enriqueta explicó qué es el Stand up ilustrado, show de ilustración y humor en vivo que trae al teatro Plaza con su par chileno, Alberto Montt.
La función será esta noche, a las 21.30, en el reconocido espacio de Godoy Cruz.

–La gente te ha visto sobre el escenario junto con Kevin Johansen, pero ahora con Montt hacés algo totalmente diferente. ¿Cómo es este "Stand up ilustrado"?
–La mecánica es así: uno de los dos habla mientras el otro ilustra lo que el otro va diciendo. Eso genera una especie de contrapunto entre Alberto y yo. Creemos que es bastante divertido, la gente la pasa bien y nosotros también.

–¿Siempre fuiste de contar chistes o hacer reír a tus amigos?
–¡Nunca! (Risas) Cuando era chico era retímido, nunca iba a fiestas ni nada, pero con Kevin (Johanssen) de a poquito le fui perdiendo miedo al escenario, fui experimentando también. Lo que sucedió fue que con Alberto siempre nos tocaba hacer presentaciones juntos. A él le tocaba presentarme a mí o a mí presentarlo a él. Durante estas presentaciones nos aburríamos de hablar de nuestros libros y terminábamos delirando. Así fue que alguien sugirió que hiciéramos un show con esto. Nos ofrecieron un par de fechas en México y nos tiramos a la pileta sin saber si había agua.

–¿Cómo fue la reacción del público en ese debut? Porque además es algo inédito, nadie sabía con que se encontraría...
–Podemos volver a México (risas). Apuntábamos a eso, porque si salía mal nos moríamos. Por eso, justamente no debutamos en Buenos Aires, porque no sabíamos si nos iban a echar.

–¿Hay chistes o anécdotas reales en el espectáculo?
–Uno va pintando su propia aldea y va desglosando las cosas que le suceden como padre de familia y marido, entre otras cosas. Es un stand up bastante clásico en ese sentido, pero el dibujo hace que todo se salga un poco de lo normal o típico.

–¿Qué puntos de encuentro hay entre el humor gráfico que hacés vos y el que hace Alberto Montt?
–Los dos tenemos un sentido del humor bastante parecido y nos dimos cuenta de esto cuando nos hicimos amigos. Es un humor bastante oscuro, ácido y negro. Quizás, en Macanudo no lo uso tanto, pero me gusta tener este espacio en el que me puedo portal mal. Este no es el mundo de Enriqueta, acá soy más oscuro.

–¿Hay algún espectáculo como este en otro país?
–No he visto ninguno hasta ahora, pero como vivimos en la era de Google, seguramente alguien va a buscar "Stand up ilustrado", le va a aparecer que hay unos japoneses que lo hacen y nos van a acusar de haberles copiado. Por eso, no queremos decir que somos los primeros, pero todavía no me he cruzado con un standapero que tenga un dibujante al lado. Lo cierto es que es raro el dibujante que se sube al escenario, eso ya es como una especie de oxímoron. No sé si la naturaleza lo volverá a permitir.

–¿Es cierto que te vas a instalar en Estados Unidos porque te han ofrecido una beca universitaria?
–Sí. Me han ofrecido una beca en historieta, en una universidad de allá. Existe un lugar así, es como que la nave nodriza me está llamando. Deben ser todos chicos pálidos dibujando todo el día. Como me ofrecen eso, agarro mis niñas y a mi mujer y me instalo un tiempo allá. La intención siempre es volver, pero me parece que las aventuras hay que aprovecharlas. Igual, es muy posible que gane Donald Trump y nos tengamos que volver (risas).

–¿Qué dibujantes de la actualidad te gustan?
–Siempre hay alguno. Con la Editorial Común, que manejamos con mi mujer, siempre estamos buscando publicar autores nuevos de Argentina y Latinoamérica. Me gusta Decur, de Rosario; Power Paola, de Colombia. Lo lindo de la historieta es que durante mucho tiempo estuvo metido en un mundo muy chiquito, en el que sólo había superhéroes y chistes, y ahora de repente hay de todo.

–Vos sos bastante responsable de que en Argentina los dibujantes volvieran a ser personalidades...
–Me daba mucha bronca viajar a Barcelona o a Francia y ver a un montón de autores argentinos publicados allá que acá no se publican. Es el que equivalente a que los discos de Andrés Calamaro no se consiguieran acá. Era un desperdicio cultural. Acá hay mucho más Gran hermano que cultura, entonces está bueno que la que aparece la cuidemos.

Para agendar

Stand Up ilustrado
Cuándo: hoy, a las 21.30
Dónde: Teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz)
Entradas: $350, $300, $250 y $200, a la venta en la boletería
Fuente:

Más Leídas