espectaculos espectaculos
domingo 03 de julio de 2016

"Le escribí veinte mensajes al director rogándole que ensayáramos"

Jake Gyllenhaal reconoce que llegó «aterrorizado» al rodaje de «Demolición», que cuenta la hsitoria del hundimiento interno de un ser humano

Cuando la vida se convierte en una metáfora para Davis, el personaje que Jake Gyllenhaal interpreta en «Demolición», el público entiende que vive negando sus sentimientos, que las emociones de este banquero millonario están tan asoladas como los objetos que destruye. Cuesta imaginar a otro actor que no sea Gyllenhaal y su desconcertante mirada en el papel de este hombre que pelea contra el enemigo que lleva dentro.

- Para Davis el mundo es algo que no funciona.

- Intenta hacer todo lo que cree que tiene que hacer para lograr el éxito, es un capitalista que ha perdido el sentido de la realidad. Se ha olvidado de sentir y no se escucha ni a sí mismo. Cuando llega el sufrimiento está desorientado, perdido, y su actitud previa al accidente tiene mucho que ver con su reacción posterior.

- ¿Cómo lo explicaría?

- Contiene elementos divertidos y emotivos. Me dio vergüenza interpretar ciertos momentos del personaje porque se parecía demasiado a mí. Yo intentaba escapar de mi ego, expresar las emociones del personaje en sus silencios, en esa primaria satisfacción de romperlo todo.

- ¿Dudó a la hora de interpretarlo?

- Por un instante. Lo primero que me llamó la atención fue mi falta de interés hacia la estructura de la historia, me pareció demasiado convencional, sin embargo, según fui releyendo el guión, la narración me fue desarmando. Descubrí que la insensibilidad que muestra es muy humana.

- ¿Cree que al público le costará identificarse con el personaje?

- No creo que se trate de eso. El error es intentar que todo el mundo se identifique con un personaje. No todos reaccionamos igual ante el dolor.

- Usted es un actor muy meticuloso y, sin embargo, para este personaje el director no le dejó prepararse.

- Sí. Hasta tal punto me asusté que llegué aterrorizado a rodar, porque no había ensayado una sola línea. Recuerdo que durante las semanas previas le escribí veinte mensajes rogándole que ensayáramos, que al menos habláramos, pero no quiso. Me dijo: quiero tu miedo, y créeme que se lo di.

- ¿Disfruta con el reto?

- Sí. He tomado la decisión de trabajar con directores que disfrutan de mi interpretación y no elegir aquellos con los que yo quisiera colaborar. Jamás ruedo una película pensando en el éxito, lo irónico es que, hasta ahora, mis películas se producen por un precio razonable y los inversores acaban recuperando su dinero.

- ¿Filmes de bajo coste para audiencias elitistas?

- Me gusta formar parte de un espacio limitado, me siento más libre cuando el público entiende mi trabajo. Digamos que me encuentro seguro expresando mi naturaleza como artista en un ambiente que no es para todo el mundo. Soy un actor que necesita su proceso intelectual y se deja llevar por su instinto. Requiere educación e inteligencia ser un buen actor, no se trata solo de tener unos dientes bonitos.

- Usted es un actor muy intenso.

- No, la intensidad forma parte de mi filosofía. Soy un tipo muy auténtico que se lleva bien con su locura. Creo profundamente en la pasión por un proyecto.
Fuente: abc.es

Dejanos tu comentario

Más Leídas